image

La empresa de calificación e investigación Weiss Ratings, con sede en Florida, ha lanzado una advertencia sobre los riesgos de las criptohipotecas en el clima económico actual de Estados Unidos.

La empresa prestó especial atención a Milo, una empresa de banca digital de Miami que ofrece hipotecas a 30 años respaldadas por Bitcoin (BTC), Ether (ETH) o stablecoins como garantía. La firma requiere cero pagos iniciales y las tasas de sus préstamos varían entre el 3.95% y el 5.95%.

En el informe del martes, el analista de Weiss, Jon D. Markman, instó a ser cautelosos con este tipo de hipotecas, citando el mal desempeño de las acciones y las criptomonedas este año, una burbuja inmobiliaria en Estados Unidos, el aumento de las tasas de interés y los próximos cambios de política de la Reserva Federal.

“El producto parece ser como una ganancia, asumiendo que los precios de los bienes raíces y las criptomonedas siguen subiendo […] excepto que hay señales de que es poco probable que ambas apuestas sean ganadoras a corto plazo. Bitcoin ha bajado un 40% desde que alcanzó los USD 66,000 en noviembre de 2021.”

“Y los precios de las propiedades en Estados Unidos ahora enfrentan vientos en contra por un cambio en la política de la Fed y el aumento de las tasas hipotecarias”, agregó.

Markman sí concluyó que no todo el riesgo de las criptomonedas es malo, pero podría serlo en el sector inmobiliario, antes de añadir que “no importa lo que hagan los mercados, el potencial de éxito de las criptomonedas es real.”

Muchos inversores en criptomonedas y acciones han anticipado negativamente los posibles impactos en el mercado de las subidas de los tipos de interés este año, ya que la Fed pretende frenar la inflación.

Dado que ambos mercados están sufriendo un rendimiento mediocre debido a una miríada de factores, analistas macro como Alex Krueger han sugerido audazmente que los últimos anuncios de la Fed fijados para esta semana “determinarán el destino del mercado” en adelante.

Quitando el mercado de la vivienda de la ecuación, si el precio de BTC o ETH se desplomara significativamente en los próximos meses, parece haber una buena cantidad de margen de maniobra para los usuarios de Milo.

Según los términos y condiciones de la hipoteca, el precio de los criptoactivos colateralizados “puede bajar de valor con cero consecuencias siempre que no llegue al 35% del importe total del préstamo”. Para evitar la liquidación, los usuarios deben recargar su garantía en un plazo de 48 horas tras alcanzar el porcentaje mínimo. Las stablecoins también podrían utilizarse en tiempos de volatilidad del mercado.

Milo recaudó USD 17 millones de financiación en una ronda de serie A en marzo y tiene planes para desarrollar sus productos hipotecarios para satisfacer una mayor demanda, junto con el aumento de su plantilla de empleados.

Sin embargo, Markman también planteó la preocupación de que el “plan más grande de Milo es agrupar los préstamos hipotecarios respaldados por criptomonedas y ofrecerlos como bonos a los gestores de activos y compañías de seguros”, comparándolo con el comportamiento que dio lugar a la caída del mercado de la vivienda en 2009.

“Es una estrategia interesante […] pero dadas las condiciones actuales del mercado, los inversores deberían ser escépticos, especialmente con los valores financieros. Todo esto debería sonar familiar. Agrupar préstamos hipotecarios de riesgo, para luego venderlos a gestores de activos desprevenidos, fue la receta de la Gran Recesión de 2009.” 

Aclaración: La información y/u opiniones emitidas en este artículo no representan necesariamente los puntos de vista o la línea editorial de Cointelegraph. La información aquí expuesta no debe ser tomada como consejo financiero o recomendación de inversión. Toda inversión y movimiento comercial implican riesgos y es responsabilidad de cada persona hacer su debida investigación antes de tomar una decisión de inversión

Sigue leyendo:

Las inversiones en criptoactivos no están reguladas. Es posible que no sean apropiados para inversores minoristas y que se pierda el monto total invertido. Los servicios o productos ofrecidos no están dirigidos ni son accesibles a inversores en España.