image

Un trader de criptomonedas que estafó a más de 170 personas fue condenado el miércoles a 42 meses de prisión por operar una serie de fondos de criptomonedas que decían obtener grandes ganancias pero que, en realidad, estaban perdiendo dinero y, en cambio, operaban como un esquema Ponzi.

El Departamento de Justicia de los Estados Unidos (DOJ) dijo que Jeremy Spence, de 25 años de edad, había solicitado millones a través de representaciones falsas, “incluyendo que el comercio de criptomonedas de Spence había sido extremadamente rentable cuando, de hecho, el comercio de Spence había sido consistentemente no rentable”.

Spence, que operaba los canales de redes sociales para un esquema de criptoinversión llamado Coin Signals, recibió la decisión del juez de distrito de los Estados Unidos Lewis Kaplan para el Tribunal de Distrito de los Estados Unidos para el Distrito Sur de Nueva York. Spence también fue condenado a tres años de libertad supervisada y se le ordenó devolver a sus víctimas una cantidad de más de USD 2.8 millones.

Spence fue detenido en enero de 2021 por la Oficina Federal de Investigación (FBI). La Comisión de Comercio de Futuros de Materias Primas (CFTC) presentó cargos civiles por separado.

Spence se declaró culpable de fraude de productos básicos en noviembre de 2021 por solicitar más de USD 5 millones a inversores de criptomonedas involuntarios mediante la creación de varios fondos de criptomonedas desde noviembre de 2017 hasta abril de 2019, que afirmó falsamente que estaban obteniendo rendimientos, pero que en realidad estaban generando pérdidas.

Un ejemplo proporcionado por el DOJ dijo que Spence publicó un mensaje en un grupo de chat en línea afirmando que uno de los fondos obtuvo un rendimiento del 148% ese mes.

Según Law360, el juez Kaplan, que presidió el caso, dijo:

“Lo que me llamó la atención fue la estupidez de la gente a la que engatusó para que invirtiera con usted. Hay consecuencias en la vida real de estos problemas, y son graves.”

Buscando obtener ganancias, los inversores transferían criptomonedas a Spence para que invirtiera, pero como sus operaciones no generaban ganancias, creaba saldos de cuentas falsas para ocultar las pérdidas. Spence comenzó a operar un esquema Ponzi utilizando los fondos de los nuevos inversores para pagar a los anteriores, estimándose que se distribuyeron de esta forma criptomonedas por un valor de unos USD 2 millones.

En una declaración al tribunal, Spence le dijo al juez Kaplan que está “mortificado” por su propio comportamiento, disculpándose con sus inversores y afirmó que no estaba calificado para comerciar con la cantidad que se le envió, añadiendo que “entró en un mundo para el que [él] no estaba preparado en absoluto”.

Cointelegraph solicitó un comentario a los representantes legales de Spence, pero no recibió respuesta al momento de escribir este artículo.

Aclaración: La información y/u opiniones emitidas en este artículo no representan necesariamente los puntos de vista o la línea editorial de Cointelegraph. La información aquí expuesta no debe ser tomada como consejo financiero o recomendación de inversión. Toda inversión y movimiento comercial implican riesgos y es responsabilidad de cada persona hacer su debida investigación antes de tomar una decisión de inversión

Sigue leyendo:

Las inversiones en criptoactivos no están reguladas. Es posible que no sean apropiados para inversores minoristas y que se pierda el monto total invertido. Los servicios o productos ofrecidos no están dirigidos ni son accesibles a inversores en España.