image

La revolucionaria tecnología de Bitcoin (BTC) está impulsando la adopción de criptoactivos en el Reino Unido. Cada vez más británicos compran criptomonedas, según un estudio de Coinbase realizado por Qualtrics.

Los puntos clave indican que el 33% de los británicos posee algún tipo de criptomoneda, frente al 29% de octubre de 2021. Además, más de la mitad, el 61%, de los encuestados tiene la intención de aumentar sus tenencias en los próximos 12 meses.

Para Danny Scott, CEO del principal exchange de Bitcoin del Reino Unido, CoinCorner, las estadísticas “parecen increíblemente altas”. Scott sugirió que “estamos viendo un período de calma del mercado minorista en este momento”, y añadió que “cuando el precio se asienta, también lo hace el interés de los novatos”.

“Sin conocer la fuente de esto, me atrevería a adivinar que el tamaño de la encuesta era pequeño y que, afortunadamente, caía en la dirección de una mayor adopción que la realidad”.

Las cifras de Statista sugieren que la posesión de criptomonedas en el Reino Unido es mucho más baja -alrededor del 7%, mientras que notas previas de Cointelegraph sugerían que la posesión de criptomonedas en el Reino Unido estaba por debajo del 10%.

Para Scott, “en lugar de ver esto de forma negativa, deberíamos verlo como una oportunidad para tomar un respiro y construir la infraestructura para la siguiente ola, pues todos sabemos que la industria sigue operando en ciclos”. De hecho, el Bitcoin cruzó recientemente el punto medio en el camino hacia su próximo halving.

El informe de Coinbase también destacó que Bitcoin es la criptomoneda favorita entre los consumidores del Reino Unido. Ethereum (ETH) es poseído por el 52% de los encuestados con Dogecoin (DOGE) y Binance Coin (BNB) con el 34% y el 33%, respectivamente.

En el Reino Unido, no sólo el mercado minorista está interesado en las criptomonedas: El Tesoro de Su Majestad también parece estar siguiendo de cerca la lenta acción del precio del Bitcoin. La decisión del Tesoro de Su Majestad de crear un NFT de la realeza para el verano atrajo la atención de la comunidad cripto en abril, en medio del debate sobre la regulación de las stablecoins en el Reino Unido.

Un portavoz de Coinbase dijo a Cointelegraph que la población de 67 millones de británicos crea un “centro de inversión en criptomonedas líder en Europa”, destacando que hay una proporción creciente de personas que invierten estos activos.

“Los recientes trabajos de encuesta sugieren que la tendencia de adopción puede continuar, puesto que muchos comparten la ambición de ampliar el tamaño y la diversificación de sus carteras de inversión”.

Añadiendo una nota de precaución, el portavoz sugirió que “está claro que hay más trabajo que hacer en torno a impulsar la comprensión y la conciencia de estos activos”. Un experimentado empleado de la Autoridad de Conducta Financiera (FCA) asumió recientemente un puesto en el departamento de activos digitales para apoyar la “visión del gobierno para las criptomonedas”.

Para el CEO Coincorner, se trata de “un caso de uso real y cotidiano, en lugar de centrarse en clientes que quieren especular con cientos de criptomonedas diferentes que no ofrecen nada de utilidad en el mundo real”.

Cointelegraph ha recopilado un análisis de los cambios en el panorama financiero y criptográfico del Reino Unido a la luz de los recientes cambios en la postura de la FCA sobre las criptomonedas.

Aclaración: La información y/u opiniones emitidas en este artículo no representan necesariamente los puntos de vista o la línea editorial de Cointelegraph. La información aquí expuesta no debe ser tomada como consejo financiero o recomendación de inversión. Toda inversión y movimiento comercial implican riesgos y es responsabilidad de cada persona hacer su debida investigación antes de tomar una decisión de inversión.

Sigue leyendo:

Las inversiones en criptoactivos no están reguladas. Es posible que no sean apropiados para inversores minoristas y que se pierda el monto total invertido. Los servicios o productos ofrecidos no están dirigidos ni son accesibles a inversores en España.