image

Un grupo bipartidista de legisladores en Washington, D.C., presentó el jueves un proyecto de ley actualizado para regular a los desarrolladores de criptomonedas, distribuidores, exchanges y proveedores de stablecoin, poniéndolos bajo el control regulatorio de la CFTC o Comisión de Comercio de Futuros de Materias Primas de Estados Unidos.

La Ley de Intercambio de Productos Digitales de 2022 (DCEA) fue reintroducida en el Congreso por los representantes republicanos Glenn Thompson y Tom Emmer con el apoyo de los copatrocinadores demócratas Darren Soto y Ro Khanna.

La versión actualizada incluye una sección que cubre a los proveedores de stablecoin, que pueden registrarse como “operador de productos digitales de valor fijo.” Estos operadores estarían obligados a compartir el funcionamiento de la stablecoin, conservando registros para el regulador y proporcionando información sobre los activos que respaldan la “mercancía digital de valor fijo” y cómo están asegurados.

Según el último proyecto de ley, la DCEA autorizaría a la CFTC a registrar y regular los exchanges de criptomonedas que ofrezcan operaciones al contado de criptoproductos, es decir, aquellas que les permiten a los traders comprar criptomonedas al precio actual.

La DCEA no afectaría al poder regulador de la Comisión del Mercado de Valores de Estados Unidos (SEC) sobre las ofertas de valores de activos digitales, sino que clasificaría las criptomonedas que no son valores como materias primas digitales que se someterían a la regulación de la CFTC.

Los criptoexchanges también estarían sujetos a las mismas normas que otros proveedores de productos básicos para incluir nuevas criptomonedas en sus plataformas. Los exchanges deben demostrar que las criptomonedas “no son fácilmente manipulables” analizando su mecánica como su “propósito, funcionalidad, estructura de gobierno, distribución y participación.”

Los desarrolladores de criptomonedas también podrían registrarse voluntariamente en la CFTC y hacer las declaraciones requeridas para la negociación pública y la cotización en un exchange. Un resumen de la ley dice que el registro garantizaría la exactitud de los registros y la información pública sobre las criptomonedas está estandarizada y podría ayudar a facilitar los listados públicos de los exchanges.

La incertidumbre regulatoria ha afligido a los negocios de criptomonedas que operan en los Estados Unidos, y en un comunicado los copatrocinadores del proyecto de ley dijeron que ayudaría a aliviar la incertidumbre prevaleciente de las normas actuales. Soto dijo:

“La claridad normativa es fundamental para que los mercados de productos digitales promuevan la innovación y la protección del consumidor. Los innovadores están gastando hasta el cincuenta por ciento de los costes de desplegue en honorarios legales debido a la actual ambigüedad normativa entre lo que es un valor y lo que es una mercancía.”

El organismo de defensa de la industria, el Crypto Council for Innovation, calificó el proyecto de ley como “un paso adelante”, ya que crea una “nueva atmósfera de oportunidades sin ahogar la innovación”, y añadió:

“Este es uno de los pocos proyectos de ley introducidos que la industria debe seguir de cerca.”

En febrero, el presidente de la CFTC, Rostin Behnam, les dijo a los legisladores durante una audiencia en el Senado sobre los activos digitales que la Comisión carecía de autoridad para forzar el espacio de las criptomonedas debido a las diferentes regulaciones.

Behnam calificó el espacio de las criptomonedas como “en esencia […] un mercado no regulado” y dijo que una mayor autoridad reguladora para la CFTC “solo nos permitirá ver lo que ocurre bajo el capó.”

El proyecto de ley deberá pasar a una audiencia en la Comisión de Agricultura. Si se aprueba en la Cámara de Representantes, pasará a la Comisión de Agricultura del Senado para su debate.

Sigue leyendo:

Las inversiones en criptoactivos no están reguladas. Es posible que no sean apropiados para inversores minoristas y que se pierda el monto total invertido. Los servicios o productos ofrecidos no están dirigidos ni son accesibles a inversores en España.