Hubo un tiempo en que todas las criptomonedas cotizaban contra Bitcoin (BTC). Los especuladores se aventuraban en otras monedas cuando veían tokenomía asegurada o un hype prometedor, pero Bitcoin era su moneda de liquidación preferida.

Las cosas han cambiado. Las stablecoins constituyen ahora un pilar crítico de USD 150,000 millones en el mercado de las criptomonedas. Los futuros perpetuos amplifican en exceso el sentimiento del mercado y, la mayoría de las veces, dominan la acción de los precios. Últimamente ha entrado en el mercado mucho más capital, incluso de fondos institucionales, con un impacto sólo moderado en el precio de Bitcoin. Por ello, algunos antiguos alcistas ahora descartan el Bitcoin por considerarlo aburrido.

image

¿Es este el fin del maximalismo de Bitcoin? Probablemente no. Pero, quizás, es el momento de ser más realistas.

Bitcoin en un mar de memes

Al igual que las acciones de Disney pueden mantener su valor junto al oro, los nuevos nombres nativos digitales como el proyecto de tokens no fungibles (NFT) Bored Ape Yacht Club (BAYC) pueden subir junto a Bitcoin en el ámbito de los activos digitales. Y, al igual que los inversores estarían dispuestos a obtener los derechos de un Mickey Mouse casi centenario, el BAYC representa un nuevo enfoque para la creación de marcas. Y, podría funcionar.

image

Sin embargo, puede que no sea así. Es especulativo, que es lo que les gusta a los traders.

La volatilidad de ApeCoin (APE) no es la misma que la de bitcoin actual. Los simios siguen el hype de la marca, mientras que Bitcoin ahora cotiza en un contexto macroeconómico. Es realista afirmar que el Bitcoin se está consolidando como un valor fundamental, no solo en el espacio de los activos digitales, sino incluso con algunos valientes inversores institucionales, que suelen rehuir la volatilidad. El Bitcoin es la capa base establecida en el mercado de activos digitales, pero ¿será también el activo de reserva definitivo?

Para ser justos, no es Ripple (XRP), Shiba Inu (SHIB) o Bitcoin Cash (BCH) lo que vemos que empiezan a tener los fondos soberanos. Tampoco hay fondos de jubilación serios que los estén recogiendo. Los realistas ven que porque Bitcoin ha demostrado ser resistente a lo largo de múltiples crisis y porque está realmente descentralizado y fuera del alcance del control de cualquier gobierno, es diferente de sus contendientes.

Podemos ver que en el sector de los “pagos”, el dominio de Bitcoin, con una capitalización de mercado de USD 750,000 millones, es evidente, ya que empequeñece a los siguientes. Al mismo tiempo, sin embargo, no podemos descartar el ascenso de otras “criptomonedas” frente a Bitcoin como algo inútil simplemente porque no son Bitcoin. El realismo abre la conversación y una mayor comprensión, que es en última instancia el motor clave de la adopción.

image

Bitcoin para boomers

Desde el punto de vista del precio, bitcoin solo es aburrido para aquellos que ansían la montaña rusa del comercio especulativo. A medida que ese interés mira hacia otro lado, Bitcoin está creciendo y eso en sí mismo puede desbloquear más crecimiento.

Mientras los influencers de YouTube corren desde el farming y el breeding a el staking y la acuñación, ¿no hemos visto también que la conversación sobre Bitcoin se ha vuelto mucho más madura y centrada en los primeros principios?

No, no llegamos a ver un Bitcoin de USD 100,000 en 2021. Pero, entonces, ¿realmente necesitamos ser tan codiciosos cuando ni siquiera hemos alcanzado el 5% de adopción global todavía? Sí, en un mundo menos aburrido, el Bitcoin puede beneficiarse de la codicia y la especulación humanas -como todas las inversiones-, pero esos mismos impulsos pueden hacer caer en picado el valor de cualquier activo.

Bitcoin toma tiempo

Un maximalista de Bitcoin normalmente quiere poseer suficiente Bitcoin para que le vaya bien en el tiempo y en el espacio. Probablemente también quiere ver una economía más justa y equitativa – de ahí su apoyo a Bitcoin en primer lugar. Un maximalista también debería estar de acuerdo en que es mejor ver a miles de millones de personas poseyendo un poco de Bitcoin que a unos pocos millones poseyéndolo todo.

De hecho, los momentos de compra no sólo son útiles para los más comprometidos con Bitcoin, sino que también ayudan a una mayor distribución ya que nuevos participantes son atraídos por la oportunidad de compra. Eso es algo bueno.

En este sentido, es útil preguntarse cuánto Bitcoin crees que debería poseer o tener como objetivo. Y luego actuar en consecuencia.

La mayoría de los incondicionales de Bitcoin, incluido Michael Saylor, tardaron tiempo -quizá años- en llegar a sus inspiradoras opiniones. El famoso financiero Ray Dalio todavía está evolucionando. La mayoría de los políticos apenas entienden el Bitcoin y tengo que suponer que incluso hay momentos en los que el presidente de El Salvador, Nayib Bukele, que hizo del Bitcoin una moneda de curso legal en su país, mira los gráficos y se siente nervioso.

Cualquiera que se acerque al espacio de las criptomonedas por primera vez porque un perro gracioso o un primate pixelado se presentó como un activo híper-sonoro también va a necesitar tiempo, mucho tiempo. Pero, el resultado final no es necesariamente el maximalismo de Bitcoin.

Sin embargo, al ser una participación básica, la mayoría de los participantes en el espacio ya tienen cierta exposición a Bitcoin. Solo con mirar la teoría del juego que se desarrolla en los mercados emergentes y en el contexto del actual régimen de sanciones, así como la inflación, la mayoría de los inversores en activos digitales saben que es bueno tener “algo de Bitcoin”.

¿Demasiado tóxico?

Algunos dicen que los maximalistas de Bitcoin son tóxicos. Pero, la gente es tóxica en todas partes. Y, lo que los maximalistas de Bitcoin hacen un buen trabajo es reiterar los primeros principios, lo que ayuda a anclar la conversación. Su lema es: “Bitcoin no te necesita a ti, tú necesitas a Bitcoin”. ¿Es cierto? Bueno, cierto o no, el punto es: No pongas los ahorros de tu vida en una memecoin porque la comunidad es muy amable contigo.

Seamos realistas. El mundo está lidiando con la degradación de la moneda, la minería de Bitcoin puede servir y sirve a los objetivos medioambientales, Estados Unidos y sus aliados congelaron las reservas extranjeras rusas, el futuro es profundamente digital, la inflación no es transitoria y mantener Bitcoin en el contexto de cualquiera de ellos tiene todo el sentido.

Los mercados bajistas muestran de qué están hechos realmente los proyectos y los protocolos. El token Smooth Love Potion (SLP) de Axie Infinity cotiza actualmente unas 40 veces por debajo de su máximo histórico. El Bitcoin está a unas 2 veces por debajo de su máximo histórico. Llegar a los USD 69,000 más pronto que tarde no sería descabellado, ni siquiera fuera de lo normal.

Por último, que los bancos “se metan en el Bitcoin” es una especie de contrasentido y algunos podrían argumentar que Bitcoin no necesita nada de eso, pero es igualmente realista decir que la integración del Bitcoin con las finanzas globales y la infraestructura existente hace que el activo sea más resistente, ya que atrae a más interesados que invertirán a largo plazo.

Nadie tiene que ser un maximalista del Bitcoin, pero todos deberían ser realistas.

Este artículo no contiene consejos o recomendaciones de inversión. Cada inversión y movimiento comercial implica un riesgo, y los lectores deben realizar su propia investigación a la hora de tomar una decisión.

Los puntos de vista, pensamientos y opiniones expresados aquí son sólo del autor y no reflejan o representan necesariamente los puntos de vista y opiniones de Cointelegraph.

Ben Caselin es el jefe de investigación y estrategia de AAX, el exchange de criptomonedas que será impulsada por la tecnología LSEG del London Stock Exchange Group. Con una formación en artes creativas, investigación social y tecnología financiera, Ben desarrolla ideas sobre Bitcoin y las finanzas descentralizadas y proporciona dirección estratégica en AAX. También es miembro activo de Global Digital Finance (GDF), un organismo líder del sector dedicado a impulsar la aceleración y la adopción de las finanzas digitales.