image

Lamentablemente, en la mañana de ayer jueves 24 de febrero, el presidente de Rusia, Vladimir Putin, ordenó la invasión de Ucrania. El primer ataque militar de este tipo en suelo europeo desde el fin de la Segunda Guerra Mundial en 1945. Para colmo de males, el ataque fue realizado con una amenaza nuclear. Al parecer, no habrá respuesta militar por parte de la OTAN. Ucrania se quedó sola. Seguramente, Putin obtendrá su victoria. Pero no será gratis. No habrá respuesta militar (por ahora). No obstante, habrá sanciones económicas. Estados Unidos, La Unión Europea, El Reino Unido, Canadá, Australia, y Japón han tomado medidas.

Ciertamente, Putin consolida su imagen de “hombre fuerte” y sus seguidores probablemente están extasiados con su macho.  ¿Quiénes apoyan al autócrata a nivel internacional? Cuba, Venezuela, Nicaragua, Iran, Bielorrusia y China. Ninguno de estos países supera la importancia de la Unión Europea para la economía rusa. Putin está perjudicando a su país para inflar su ego. Ucrania, con el tiempo, se ha convertido en un país cada vez más occidental. Y Rusia todavía no ha podido superar la nostalgia de sus glorias pasadas.

Rusia, históricamente, ha sufrido un conflicto permanente entre sus dos identidades. Es decir, hay dos rusias, una rusia que busca su identidad mirando hacia occidente y otra que se encierra en sí misma. Debemos recordar que el territorio hoy conocido como Rusia formó parte del Imperio Mogol por muchos años. Rusia vivió por siglos aletargada en la Edad Media. Hasta la llegada de Pedro el Grande, en 1689, no había pasado por el derecho romano, el Renacimiento, y la Reforma: Lo único que había vivido era el despotismo mogol. Las reformas de Pedro el Grande, sin embargo, fueron impuestas a la fuerza. Tras su muerte, los zares siguieron impulsando una actitud pro-occidente. La tradición autoritaria y la voluntad del pueblo ruso por mantener su carácter diferencial con occidente son componentes característicos de este gigantesco país. La población rusa parece necesitar un liderazgo fuerte y autoritario que le aporte seguridad psicológica. El desastre en potencia.

Ahora bien, hablemos, con un ojo crítico, de las criptonoticias más populares de esta semana.

El precio de bitcoin se desploma a la vez que Putin anuncia una “operación militar especial” en Ucrania

Los mercados se preocupan, porque la situación es preocupante. Todo conflicto militar es lamentable. Hay un costo humano y un costo económico. El precio de Bitcoin se desplomó con la noticia de la incursión y se recuperó después de las declaraciones de Biden. No habrá una guerra entre la OTAN y Rusia en Ucrania. Ucrania, militarmente hablando, quedó sola. Y Putin puede hacer lo que le da la gana. En esta oportunidad, nos toca tragarnos el orgullo. Le toca a Ucrania pagar los platos rotos.

Putin consolida su imagen de macho después de su amenaza nuclear. Pero se le olvida que la OTAN es una alianza nuclear. Ahora bien, Ucrania no es miembro de la OTAN. Y escalar el conflicto en estos momentos empeoraría la situación para todos. Por el momento, lo mejor es que Putin obtenga lo que quiere. La respuesta más sensata por ahora es la sanción económica. Y los mercados se han calmado con la posición. La medida seguramente afectará el costo de la energía, acentuando el problema de la inflación. No obstante, no se trata (por ahora) de una guerra a gran escala.

Trudeau, el primer ministro canadiense, revoca los poderes de la ley de emergencias

La sociedad necesita leyes. La sociedad necesita orden. Pero la sociedad también necesita libertad. Los distintos grupos tienen el derecho a protestar. Pero los países requieren un civismo mínimo. El exceso de libertad personal es caos y libertinaje. El exceso de Estado es opresión. Determinar el punto medio nunca es fácil. En un mundo tan complejo y fragmentado como el de actual, el debate político sano ya no existe. El mundo de hoy se divide en amigos y enemigos. No hay reconocimiento mutuo. No hay conversación. La rabia, el resentimiento, la indignación, y la desconfianza es la lluvia de todos los días. ¿Podríamos hablar de política objetivamente? Lo dudo mucho.

Binance lanzará un token de aficionado a la F1 que podría dispararse más de un 3,000% y los clientes podrán comprar antes de la cotización oficial

Aquí tenemos un proyecto que puede captar mucha gente. Se trata de una asociación importante. Binance, uno de los exchanges más importante de este espacio, y la F1. Desde un principio, podemos asumir que la promoción será espectacular. Por ende, no es del todo insensato pensar que tendremos un lanzamiento movido a nivel de volumen y precio.

En fin, nunca es fácil identificar la llegada de un ciclo bajista. Claro que perdimos impulso con los virajes macroeconómicos. No obstante, todavía es muy temprano para declarar un invierno cripto a mi parecer. No dudo en las capacidades de Vitalik como desarrollador informático. Pero siempre sigo sus opiniones y me he dado cuenta que los temas financieros no son su punto fuerte. Ciertamente, todo indica que tendremos un primer semestre del año sumamente volátil. Y, sin lugar a dudas, debido a la realidad macroeconómica, el crecimiento se desacelerará considerablemente. Pero todavía podríamos tener crecimiento. Aún es posible que para la segunda mitad del año nos acerquemos al máximo histórico. ¿Qué significa “criptoinvierno”? ¿Significa que descenderemos por debajo de los $30mil? ¿O significa que crecemos con lentitud?

Especialistas señalan 6 criptomonedas con potencial alcista y una de ellas podría ser la criptomoneda más valorada de 2022

La gente se queja de la prensa. Pero el público es un enfermo que no mejora. Si escribes lo que la gente quiere escuchar, tu artículo se hace viral. Si escribes algo crítico y profundo, el número de lectores baja radicalmente. Escribes que este mercado es muy especulativo y la gente se ofende con la palabra “especulación”. Al parecer, aquí todos somos monjas descalzas luchando por un bien mayor. No obstante, escribes un artículo sobre 6 criptomonedas alcistas y todas las semanas obtienes un récord de visitas. Luego, las cosas se van por el drenaje y la culpa es de la prensa. En la actualidad, la gente siempre es inocente. Y los demás (prensa, gobierno, bancos, etc) siempre son culpables. La verdad es que aquí no se salva nadie. Todos somos hijos de la época.

Aclaración: La información y/u opiniones emitidas en este artículo no representan necesariamente los puntos de vista o la línea editorial de Cointelegraph. La información aquí expuesta no debe ser tomada como consejo financiero o recomendación de inversión. Toda inversión y movimiento comercial implican riesgos y es responsabilidad de cada persona hacer su debida investigación antes de tomar una decisión de inversión.

Te puede interesar: 

Las inversiones en criptoactivos no están reguladas. Es posible que no sean apropiados para inversores minoristas y que se pierda el monto total invertido. Los servicios o productos ofrecidos no están dirigidos ni son accesibles a inversores en España.