A Terra (LUNA) le ha ido mejor que a sus principales criptomonedas rivales cuando se trata de resistir los impactos negativos en el mercado del actual conflicto entre Ucrania y Rusia.

El precio de LUNA ha subido casi un 18% esta semana hasta superar los 58 dólares, más que Bitcoin (BTC), cuyo rendimiento en el mismo periodo ha sido de poco más del 1,5%. Del mismo modo, el token de Terra obtuvo mejores resultados que su rival Ether (ETH), que subió alrededor de un 4% esta semana.

image
Los diez principales activos y su rendimiento en múltiples plazos. Fuente: Messari

Durante el fin de semana, Bitcoin cayó por debajo de su nivel de soporte psicológico de 40.000 dólares, ya que el temor a una posible invasión rusa de Ucrania desalentó el sentimiento de riesgo. El lunes continuó bajando después de que el presidente ruso Vladimir Putin reconociera dos repúblicas separatistas autoproclamadas en el este de Ucrania y ordenara el envío de tropas allí.

Los datos proporcionados por CryptoQuant mostraron que la correlación entre Bitcoin y las acciones estadounidenses alcanzó un máximo histórico el 23 de febrero, lo que sugiere que BTC no ha estado actuando como un refugio seguro en el actual conflicto geopolítico.

Otras criptomonedas también cayeron debido a la crisis ucraniana, con Ether cayendo hasta un 9,5% y XRP un 16,5% desde su máximo semanal WTD de 2,760 dólares y 0,80 dólares, respectivamente.

Los VCs compran 1. 000 millones de dólares en LUNA

El movimiento de rebote de LUNA tomó impulso después de que la Luna Foundation Guard (LFG), una organización sin fines de lucro que apoya el ecosistema de Terra blockchain, anunció el martes que había recaudado USD 1.000 millones a través de la venta de tokens LUNA. Los compradores incluyeron a Three Arrows Capital – una firma de capital de riesgo liderada por el escéptico de Ethereum, Su Zhu – y Jump Crypto, un grupo de comercio que anteriormente ayudó a la plataforma de puente cruzado de Solana, Wormhole, a reponer sus $ 300 millones robados.

DeFiance Capital, Republic Capital, GSR, Tribe Capital y muchos otros también contribuyeron a la ronda de compra de LUNA.

LFG reveló que utilizaría los ingresos para construir una reserva de divisas UST denominada en Bitcoin. En detalle, UST (o TerraUSD) es una “stablecoin algorítmica” respaldada por las reservas de LUNA, de manera que cuando uno acuña una UST, debe quemar LUNA para mantener intacta la vinculación de la stablecoin con el dólar estadounidense.

image
Estructura económica de UST explicada. Fuente: Murray Rudd

Las nuevas reservas pretenden mantener la estabilidad de UST especialmente durante la extrema volatilidad del mercado, en la que los precios de LUNA podrían moverse erráticamente y perturbar la estabilidad que pretende ofrecer a los poseedores de tokens UST. 

“La reserva de divisas UST proporciona una vía adicional para mantener la estabilidad de la clavija en ciclos contractivos que reduce la reflexividad del sistema”, dijo LFG en un comunicado de prensa publicado el martes, y agregó que podría incluir otros “activos importantes no relacionados” a la reserva en el futuro.

Jump Crypto, Three Arrows y otros compradores no podrán vender sus tenencias de LUNA en un mercado abierto durante al menos cuatro años.

Perspectiva del mercado de Terra

El año pasado, LUNA fue testigo de un increíble crecimiento de los precios debido al auge de la adopción de UST. Los datos recopilados por Messari mostraron que el token Terra subió un 14.000% en términos de capitalización de mercado mientras que, al mismo tiempo, la oferta de tokens UST superó los 10.000 millones de dólares.

image
Oferta de UST frente al precio de LUNA. Fuente: Messari, Terra Analytics

La fuerte correlación entre el precio de LUNA y el crecimiento de UST surgió tras la implementación de la actualización de Columbus-5. El ajuste técnico disminuyó la oferta de líquidos de LUNA mediante el aumento de la quema y el staking y aumentó la oferta de UST al ampliar su prevalencia en la cadena.

A finales de 2021, la red de Terra había quemado unos 89 millones de tokens de LUNA (con un valor de 5.320 millones de dólares a los tipos de cambio actuales), al tiempo que mejoraba la captura de valor basada en el crecimiento de la UST.

“Económicamente, los aumentos en la demanda de UST resultan simultáneamente en la expansión de la curva de demanda de LUNA y la contracción de la curva de oferta de LUNA”, señaló Will Comyns, investigador de Messari, y agregó que el aumento de la demanda de UST tendría un “gran impacto” en la oferta y el precio de LUNA. Fragmento:

“Si la adopción de UST sigue creciendo con el tiempo, es posible que la oferta de LUNA se fije esencialmente en algún nivel bajo en el futuro. Quemar el 100% del señoreaje acelerará drásticamente la reducción de la oferta total de LUNA con el tiempo”.

Murray Rudd, un analista de mercado independiente-economista, señaló que la quema de LUNA en conjugación con el crecimiento de la demanda de UST impulsaría su precio a más de 200 dólares a finales de 2022 y 920 dólares al año después.

Sin embargo, una de las caras de las perspectivas alcistas es la correlación positiva a largo plazo entre Terra y Bitcoin. 

En concreto, el coeficiente de correlación entre ambos activos se situó este miércoles en 40 puntos por debajo de cero en plazos semanales.

Gráfico de precios semanales de LUNA/USD con su coeficiente de correlación con BTC/USD. Fuente: TradingView

Sin embargo, la métrica se mantuvo positiva a través de la mayor parte de la historia de Terra, lo que sugiere que LUNA debería seguir reflejando el mercado de criptomonedas más amplio en marcos de tiempo más bajos. 

Los puntos de vista y opiniones expresados aquí son únicamente los del autor y no reflejan necesariamente los puntos de vista de Cointelegraph.com. Cada inversión y movimiento comercial implica un riesgo, debe realizar su propia investigación al tomar una decisión.

Las inversiones en criptoactivos no están reguladas. Es posible que no sean apropiados para inversores minoristas y que se pierda el monto total invertido. Los servicios o productos ofrecidos no están dirigidos ni son accesibles a inversores en España.