El verano pasado, Polkadot hizo un poco de historia al confirmar los primeros cinco proyectos que ocuparán las slots de parachain en su red canaria Kusama. Las parachains, cadenas de bloques separadas que se conectan a la cadena principal de Polkadot por motivos de seguridad, pero que son independientes, representan una nueva forma de hacer negocios en la cadena de bloques, una visión maximalista destinada a mejorar la escalabilidad y la gobernanza, permitiendo al mismo tiempo la posibilidad de actualizaciones sin necesidad de recurrir a la red. Los cinco proyectos eran Karura, Moonriver, Shiden, Khala y Bifrost.

image

Si avanzamos hasta hoy, el primer lote de parachains está listo para expirar, liberando más de 1 millón de tokens Kusama (KSM) bloqueados en el mercado. Dado que la oferta actual de KSM es de 9 millones, la economía básica dicta que el precio se verá afectado, ya que los tokens que antes eran inaccesibles volverán a entrar en circulación. Las fluctuaciones de precios, por supuesto, afectan al staking y al staking líquido, aunque esta última innovación permite a los usuarios utilizar sus tokens incluso cuando están bloqueados.

Tener el pastel y comérselo

Todos conocemos el staking: Es el proceso de “bloquear” tokens en un sistema como garantía con el fin de asegurar una red. A cambio de la participación en este esfuerzo, se obtienen recompensas.

En el complejo ecosistema de prueba de participación nominada (NPoS) de Polkadot, los stakers pueden ser nominadores (cuya función es nominar a los valedores en los que confían) o validadores, pero en ambos casos se aplica el mismo incentivo económico. El problema, tal y como se ha descrito anteriormente, es lo que ocurre al final de un periodo de staking. Está muy bien recibir generosas recompensas por asegurar la cadena de relevo (por no hablar de varias cadenas paralelas), pero si el precio del token nativo cae en picado, podría burlarse toda la empresa.

image

Aunque el staking líquido no protege el precio subyacente de los activos apostados, aparentemente permite a los usuarios desbloquear con seguridad la liquidez en la cadena y aprovechar las oportunidades de rendimiento que ofrecen numerosas aplicaciones descentralizadas. Esto es posible gracias a la emisión de un token independiente que representa el valor de la propia apuesta. Con este derivado líquido actuando esencialmente como el token nativo en el mercado, se aborda el riesgo de inestabilidad repentina de los precios tras el final de un periodo de desvinculación.

image

Este modelo permite a los usuarios mantener su liquidez y utilizar el token subyacente, ya sea a través de la transferencia, el gasto o el comercio como lo consideren oportuno. De hecho, los apostadores pueden incluso utilizar sus derivados como garantía para pedir prestado o prestar a través de diferentes ecosistemas para participar en otras oportunidades de financiación descentralizada (DeFi). Y lo mejor es que las recompensas de staking siguen acumulándose en los activos originales bloqueados en el contrato de staking.

Pero, ¿qué sucede cuando el periodo de staking concluye? Pues bien, los derivados se vuelven a intercambiar por las monedas originales para mantener un suministro constante en circulación.

En pocas palabras, se trata de tener el pastel y comérselo.

¿El futuro del proof-of-stake?

El mecanismo de consenso del proof-of-stake ha sido objeto de una atención cada vez mayor, sobre todo a medida que nos acercamos al despliegue del PoS para Ethereum 2.0. Se espera que la transición de la blockchain a proof-of-stake reduzca su consumo de energía en más de un 99%, dejando que los críticos medioambientales dirijan su censura a Bitcoin y a su controvertido modelo proof-of-work.

No hay duda de que PoS es la opción más respetuosa con el medio ambiente, incluso si algunas críticas a PoW son exageradas debido a la mejora de la matriz energética favorecida por los mineros. Sin embargo, a pesar de las numerosas mejoras que el mecanismo de consenso ha introducido respecto a su predecesor, aún queda trabajo por hacer. Lejos de ser una ciencia asentada, el proof-of-stake es una innovación que puede y debe ser refinada. Y podemos empezar por aumentar el número y las capacidades de los validadores de PoS.

Esta era la idea que subyacía en el modelo NPoS de Polkadot, que pretendía combinar la seguridad del PoS con las ventajas añadidas del voto de los interesados. En mi opinión, el staking líquido se basa en esas ventajas resolviendo un viejo dilema al que se enfrentan los usuarios: si bloquear sus tokens o utilizarlos en aplicaciones descentralizadas DeFi (DApp).

Este dilema no sólo afecta a los usuarios, por supuesto, sino que perjudica al panorama general de DeFi. En el caso de algunas criptomonedas, el porcentaje de la oferta en circulación bloqueada en staking puede superar el 70%. En el momento de escribir este artículo, por ejemplo, casi tres cuartas partes de los tokens SOL de Solana están staking – y más del 80% de BNB, según Statista. No hace falta ser un genio para saber que tener sólo el 30% de un suministro de tokens disponible para su uso en DApps es un negativo neto para la industria en su conjunto.

image

Mientras que los sistemas de proof-of-stake necesitan una comunidad de staking activa para garantizar la seguridad, los creadores de DApps quieren facilitar las transacciones, y las transacciones necesitan tokens. La aparición del staking líquido ha sido, por tanto, bien recibida por ambas partes y, en particular, por los creadores de DApps, que se han visto obligados a ofrecer APYs cada vez más altos para convencer a los usuarios de que sus activos están mejor desplegados en DApps lucrativos que en contratos de staking.

Al mantener un suministro de circulación constante, abordar las preocupantes fluctuaciones de precios y ayudar a los usuarios a generar mayores recompensas (pagos de staking más rendimiento de DApp), el staking líquido es una de las innovaciones más brillantes en la corta historia de DeFi. Esperemos que más stakers se den cuenta de ello.

Este artículo no contiene consejos ni recomendaciones de inversión. Cada movimiento de inversión y negociación implica un riesgo, los lectores deben realizar su propia investigación al tomar una decisión.

Los puntos de vista, pensamientos y opiniones expresados aquí pertenecen únicamente al autor y no reflejan ni representan necesariamente los puntos de vista y opiniones de Cointelegraph.

Lurpis Wang es cofundador de Bifrost y un emprendedor involucrado en el campo de la Web3. Fue uno de los primeros desarrolladores full-stack de Sina Weibo. Después de que Lurpis cofundara Bifrost en 2019, la plataforma se convirtió en el primer lote de equipos que utilizó Substrate, recibió una subvención de la Fundación Web3 y ganó el primer premio del hackathon de Substrate.

Las inversiones en criptoactivos no están reguladas. Es posible que no sean apropiados para inversores minoristas y que se pierda el monto total invertido. Los servicios o productos ofrecidos no están dirigidos ni son accesibles a inversores en España.