https://images.cointelegraph.com/images/528_aHR0cHM6Ly9zMy5jb2ludGVsZWdyYXBoLmNvbS9zdG9yYWdlL3VwbG9hZHMvdmlldy80YjU5YzEyY2I4Njg2ZmY5MmE2ZjI2YjQ3M2RhYzllMC5qcGc=.jpg
image

Los protocolos de finanzas descentralizadas (o DeFi) son una de las opciones que los interesados en cripto más eligen a la hora de buscar hacer rendir sus criptomonedas. Estos protocolos brindan una serie de servicios similares a los que ofrece la banca tradicional, como préstamos, pero de manera descentralizada y utilizando criptomonedas. Sin embargo, según un reciente relevamiento, el ecosistema estaría en un momento de debilidad. Entre enero y julio de 2022, Chainalysis encontró que los robos de criptomonedas han aumentado un 60%, hasta acumular la cifra de USD 1,900 millones. El factor de mayor debilidad para el mundo cripto fue el de las DeFi.

El robo de cripto activos suma casi USD 2,000 millones, esto representa unos USD 700 millones más que lo registrado en el mismo periodo del año anterior. Chainalysis señaló que no es probable que la tendencia se invierta pronto, tomando como ejemplo tanto el hackeo de USD 190 millones a la plataforma Nomad como el hackeo de USD 5 millones de varias wallets de Solana. “Los protocolos DeFi son especialmente vulnerables al hackeo, ya que su código fuente abierto puede ser estudiado hasta la saciedad por los ciberdelincuentes en busca de exploits, y es posible que los incentivos de los protocolos para llegar al mercado y crecer rápidamente conduzcan a lapsos en las mejores prácticas de seguridad“, dijo Chainalysis en su análisis.

A su vez, dice que gran parte del capital robado de estos puede atribuirse a hackers afiliados con Corea del Norte, especialmente a grupos élite como Lazarus. De hecho, Chainalysis estima que, en lo que va de 2022, los grupos de hackers afiliados a Corea del Norte han robado aproximadamente USD 1,000 millones en criptomonedas de los protocolos DeFi.

Sin embargo, el análisis arrojó que los ingresos totales por estafas en lo que va de 2022 se sitúan actualmente en USD 1,600 millones; lo que representa un 65% menos de lo que había hasta finales de julio de 2021. De acuerdo a lo investigado por Chainalysis, esta caída parece estar relacionada al “criptoinvierno” y la caída en precios de las criptomonedas. De hecho, desde enero de 2022, los ingresos por estafas han caído más o menos en línea con los precios de bitcoin.

Aclaración: La información y/u opiniones emitidas en este artículo no representan necesariamente los puntos de vista o la línea editorial de Cointelegraph. La información aquí expuesta no debe ser tomada como consejo financiero o recomendación de inversión. Toda inversión y movimiento comercial implican riesgos y es responsabilidad de cada persona hacer su debida investigación antes de tomar una decisión de inversión.

Te puede interesar:

Las inversiones en criptoactivos no están reguladas. Es posible que no sean apropiados para inversores minoristas y que se pierda el monto total invertido. Los servicios o productos ofrecidos no están dirigidos ni son accesibles a inversores en España.