https://images.cointelegraph.com/images/528_aHR0cHM6Ly9zMy5jb2ludGVsZWdyYXBoLmNvbS9zdG9yYWdlL3VwbG9hZHMvdmlldy9iYzFiMzY4NDdkYzhjOTU2MTU5ODJiOWJiYjg0MGUxMi5qcGc=.jpg
image

En el primer capítulo de un nuevo segmento: “Derribando Mitos”, producido por Binance en Español y montado en Youtube recientemente, se nos habla del nivel de experticia requerido para invertir en criptomonedas. El presentador explora la pregunta: ¿Necesito ser un experto?

La respuesta dada no es del todo incorrecta. Pero el tono y el encuadre sí son bastantes tendenciosos. Se dibuja todo el asunto como un paseo por el parque. No se habla de los peligrosos. No se habla de la alta volatilidad. Se omiten los temas regulatorios o de legalidad. Nada de certificados, registros o auditorías. Nada de “acude a las autoridades de tu país por orientación”. Y, sobre todo, evitan indagar más hondo en los riesgos. Se reconoce en el video de que se requiere cierto conocimiento previo para invertir. Pero se presenta como un problema minúsculo. “Hay mucho conocimiento gratis disponible en Internet”. “Muchos de mis amigos tienen cripto y ninguno es un experto en finanzas”, dice un entrevistado. ¿Necesito ser un experto? No, eso es un mito según el presentador. Pero, más allá de eso, no se entra en mayores detalles.

Este no es un artículo sobre el video de Binance. Mi interpretación del video es enteramente subjetiva. En lo personal, lo considero muy incompleto y un poco irresponsable. De hecho, es sumamente conveniente para un exchange que busca más usuarios. Quiero aprovechar la ocasión para hablar de la educación financiera y la responsabilidad.

Las criptomonedas son activos de altísimo riesgo. En este espacio, hay mucha propaganda y mucha narrativa. Bitcoin se idealiza y se romantiza. Pero las advertencias se dejan en letra pequeña a pie de página. Eso no es bueno para la industria. Y es una señal de inmadurez. ¿Por qué? Tarde o temprano, el inversor se siente estafado. Conozco a personas que perdieron muchísimo dinero en el 2018 que al hablar de cripto hoy todavía explotan de la ira. También conozco a personas que compraron Bitcoin en $68K esperando duplicar la inversión en cuestión de meses. Los nuevos usuarios normalmente compran con falsas expectativas, porque sus “asesores” pintan villas y castillas en todo momento. Luego, cuando la cosa se complica, esos mismos “asesores” se lavan las manos. “Es una inversión a largo plazo”. “La volatilidad es normal”. “Tienes que ser paciente”. Ah, pero eso no es lo que se dice al principio. Al principio, se vende una ilusión de certeza. “A la luna”. ¡$100K a la vuelta de la esquina! 

En torno a los “expertos” de este ecosistema. Tener mucha presencia en las redes sociales no te hace un experto. Conocer por repetición el discurso de una tribu digital y leer los noticieros con los mismos sesgos que tú tampoco te hacen un experto. Lo que te puede aportar es un sentido de identidad y una ignorancia confiada. Pero no necesariamente un conocimiento experto útil para asesorar a los demás. En Twitter y Youtube, hay muchas cuentas con muchísimos seguidores dando los peores consejos. Sin embargo, estos “influencers” divulgan falsedades constantemente desde una tribuna de influencia gracias a su popularidad. Las personas nuevas que llegan a este espacio aprenden a hablar ese nuevo lenguaje. Aprenden el idioma y la nueva religión. Y se sienten unos “expertos” en muy poco tiempo. Pero, ¿” expertos” en qué?

Los bancos son malos. El Gobierno es malo. El dólar es malo. La Reserva Federal es mala. Bitcoin es bueno, escaso y el futuro. “Tus llaves, tus monedas”. “Bitcoin fix this”. “1BTC:1BTC”. Listo. Ya eres un experto. Pero ese es un mundo virtual. Cualquiera puede ser un héroe de la historia en Twitter. Te colocas luces en los ojos y ya eres un iluminado. El mundo se divide en ellos y nosotros. Ellos son los malos. Nosotros somos los buenos. Ellos siempre son culpables. Nosotros siempre somos inocentes. La victoria final es nuestra. Y ellos, tarde o temprano, encontrarán la derrota. Esa narrativa funciona, porque es simple. El individuo queda atrapado, porque ahora es fuerte por ser parte del grupo invencible.

Ahora bien, volvamos a la realidad. Mi abuela tiene 92 años, unos ahorros y muchos gastos mensuales. Necesita una renta fija en su retiro. ¿Cuál es el portafolio ideal para mi abuela? ¿Quién la puede asesorar? 

Una pareja joven, con dos niños, en un país latinoamericano, tienen unos $200 en ahorros. Viven de cheque a cheque. Y no cuentan con seguro de salud. ¿Cuál es la inversión ideal para ellos?

Un empresario en la rama del comercio obtuvo ingresos muy buenos este año con la venta de un producto. ¿Debe invertir en cripto o reponer inventario?

¿Cómo nos podemos proteger de la volatilidad? ¿Cuál es un buen precio para comprar? ¿Cuándo es un buen momento para vender? ¿Cómo gestionamos el riesgo? ¿Cómo declaro mis ganancias a las autoridades tributarias de mi país? ¿Cuáles son los asesores certificados en mi área? ¿Son exchanges legales en mi país?

Una cosa es hablar en las redes y otra cosa muy distinta es estar en la calle constatando preguntas a situaciones particulares. Dar opiniones en el ámbito de las criptomonedas es una gran responsabilidad. ¿Se necesita ser un experto para manejar un vehículo? ¿Se necesita ser un experto para andar en motocicleta? ¿Se necesita ser un experto para pasear en bicicleta? ¿Se necesita ser un experto para comprar un inmueble? ¿Se necesita ser un experto para administrar nuestras finanzas? ¿Se necesita ser un experto para nadar en el mar? No, no se necesita ser un experto. Pero la cosa no se puede dejar así nomás. Un simple “no” no es suficiente en ninguno de estos casos. Tampoco podemos recomendar la información gratis en Internet sin alguna advertencia o acotación. Es sumamente irresponsable plantear el asunto como la cosa más fácil del mundo sin hablar de los riesgos y otros aspectos como las leyes en el país de residencia. 

¿Se requiere ser un “experto” para invertir en la bolsa de valores? No, pero no es ninguna mandarina. Hay muchos aspectos que debemos tomar en cuenta. Hay regulaciones, riesgos y muchas complicaciones. Invertir en cripto es mucho más complicado que invertir en la bolsa de valores. ¿Se requiere ser un “experto” para invertir en cripto? No, pero tampoco es algo que se debe tomar tan a la ligera. Los riesgos son muchos. Y, por ingenuos y confiados, podemos perder mucho dinero. Hombre precavido vale por dos. Ojo con los cantos de sirena. ¿Fácil, seguro y rentable? Demasiado bueno para ser verdad.

Aclaración: La información y/u opiniones emitidas en este artículo no representan necesariamente los puntos de vista o la línea editorial de Cointelegraph. La información aquí expuesta no debe ser tomada como consejo financiero o recomendación de inversión. Toda inversión y movimiento comercial implican riesgos y es responsabilidad de cada persona hacer su debida investigación antes de tomar una decisión de inversión.

Te puede interesar:

 

 

Las inversiones en criptoactivos no están reguladas. Es posible que no sean apropiados para inversores minoristas y que se pierda el monto total invertido. Los servicios o productos ofrecidos no están dirigidos ni son accesibles a inversores en España.