¿Cambiarán los Metaversos la humanidad tal y como la conocemos? ¿Serán los Metaversos el aumento definitivo de la percepción humana? ¿Se convertirá en un ágora para nuestros sueños (y, por supuesto, pesadillas), capaz de transformar la percepción humana por completo? ¿Ya ha empezado?

Para empezar con esta última pregunta: Sí, ya se han sentado las bases. Los sensores de nuestros teléfonos inteligentes, las redes sociales, los dispositivos digitales y las empresas impulsadas por los datos digitales que encabezan la lista Fortune 500 constituyen las nuevas catedrales, religiones y espacios tribales de la humanidad. Estas tecnologías y el inicio de la llamada Cuarta Revolución Industrial, o 4IR, y la Sociedad 5.0 impulsada por la IA han visto más cambios en la humanidad en los últimos 50 años que en los 30,000 anteriores juntos. ¡Y esto es solo el principio!

image

En 1974, en un experimento mental, el filósofo Robert Nozick visualizó una hipotética máquina capaz de proporcionar todos los placeres y experiencias imaginables. Nozick planteó una pregunta provocadora: Si pudiéramos elegir, ¿elegiríamos la máquina en lugar de la realidad? Nozick llegó a la conclusión de que probablemente no elegiríamos la máquina, argumentando que es mejor experimentar los altibajos de este mundo físico que el subidón artificial e interminable de lo simulado.

Pero muchas cosas pueden cambiar en 50 años. En 1990, 16 años después de que Nozick y un año después de que Tim Berners-Lee conceptualizara por primera vez la World Wide Web, Steve Jobs denominó famosamente al ordenador personal la “bicicleta para la mente“, y nos lanzamos a las carreras artificiales.

Recodificar la necesidad humana de historias

¿Qué elegiríamos ahora si se nos presentara la posibilidad de elegir entre el finito real y físico y el infinito virtual y digital impulsado por la IA? La respuesta es que ya hemos elegido. Ahora todos somos magos digitales, científicos y sujetos en el gran experimento social virtual en curso, interactuando y estimulando los cerebros y cuerpos de los demás con múltiples experiencias y sentimientos que son completamente indistinguibles de las experiencias en el mundo físico “real”. Esto está ocurriendo en Facebook, TikTok, YouTube, Fortnite, Second Life, Decentraland y otras innumerables plataformas de medios sociales y online que permiten el cripto-empoderamiento con NFT. El metaverso (o metaversos) no es más que la última forma aumentada de soñar y la decisión ya se ha tomado. A medida que nuestras tecnologías se desarrollan tan rápidamente, nos dirigimos efectivamente hacia la digitalización de la humanidad, gracias a la IA y a la invención del metaverso: el futuro se parece más al de Ready Player One, de Ernest Cline, ¡donde la realidad digitalizada nos permite experimentar casi todo!

Aunque el metaverso representa la culminación de los últimos 50 años de tecnología, también invitará a nuevas formas de pensar y soñar acerca de la obsesión de la humanidad por historias cada vez más grandes. Eso incluirá nuevas formas de interactuar, comunicarse y contar historias, marcando un nuevo capítulo en la historia cultural socioeconómica de nuestra Sociedad 5.0, 4IR y Web3 centralizadas y descentralizadas.

Las historias han sostenido la cultura y la civilización humanas durante varios milenios. Nos enseñan a hablar, leer, escribir, asimilar códigos civiles, crear Cartas Magnas y forjar nuestras identidades. A través de ellas, aprendemos sobre el lenguaje y la psicología, la pertenencia, la propiedad y el sentido del bien y el mal. Definen la narrativa de nuestras vidas y nuestras comunidades y, por extensión, de nuestros modelos socioeconómicos culturales, códigos financieros y ética. Al igual que los versos de Homero o Milton, el Metaverso de hoy pasará a la historia como una fuerza que moldeó el curso de la civilización, y una isla en el archipiélago de la compleja historia humana de epopeyas, comedias y tragedias junto con las invenciones del fuego, la rueda, los ordenadores, Internet ¡y ahora el Metaverso!

Al igual que hemos empezado a implementar aspectos del “mundo real” en el metaverso, desde los monumentos virtuales hasta los gemelos digitales de las ciudades, también podemos estar seguros de que nuestras experiencias tenderán un puente entre lo real y lo virtual en el metaverso, lo que reconfigurará nuestras narrativas en el mundo físico, de forma parecida a como Internet y las redes sociales cambiaron no solo la forma en que recopilamos información, sino también cómo percibimos esa información y la encajamos en nuestras narrativas personales. Sin embargo, el metaverso nos ofrece además una nueva oportunidad de remodelar esas narrativas, nuevas formas de soñar (y de tener pesadillas), aumentando las posibilidades y remediando los inconvenientes del modelo actual de Internet.

¿Sueño de IA o una caja de Pandora distópica?

Los primeros impulsores de la revolución del metaverso son y seguirán siendo, sin duda, los que unen las experiencias físicas y virtuales: desde la creación de nuevas ciudades y nuevas propiedades, hasta los viajes y el arte, pasando por las experiencias en general, todo lo cual sigue ampliando y aumentando nuestra sociedad con nuevas experiencias de redes sociales y juegos. Por el momento, esto está ocurriendo en plataformas que tienen bases de usuarios significativamente grandes, mercados de creadores, experiencias con eventos digitales en vivo y hardware de vanguardia, y son estas plataformas las que están construyendo la base de este nuevo medio. La Web3, la IA, la blockchain y otras tecnologías descentralizadas proporcionarán un control de estas empresas y de las personas que están detrás de estas plataformas que no estaba presente en los primeros días de Internet, lo que garantizará que no se cometan errores similares a medida que se vayan estableciendo estos cimientos.

image

Hace tiempo que empezamos a transitar hacia el Metaverso, a través de las diversas experiencias interactivas que crean momentos singulares en las plataformas digitales, sociales y de juegos que se han desarrollado en los últimos 20 años. Es bien sabido que estas plataformas han mercantilizado al individuo mediante la recopilación de sus datos y el registro de sus actividades, explotando tanto sus deseos como sus frustraciones. Para resolver este problema, necesitamos crear una ética digital de la IA y ser conscientes de los riesgos inherentes al aumento de nuestra percepción de la realidad, y de las narrativas falsas que podrían arraigar en tales circunstancias, y adoptar identidades autosuficientes (SSI), identidades digitales descentralizadas que permitan presentar y verificar las credenciales en las interacciones digitales.

Las soluciones tecnológicas de IA de los nuevos metaversos nos permiten a nosotros y a cualquier usuario autogestionar y aumentar nuestras identidades digitales sin depender de terceros proveedores para almacenar y gestionar los datos de forma centralizada. Pero esto también puede ser radicalmente disruptivo si no se gestiona bien, y mucho más revolucionario que cualquier cosa en los anteriores 30,000 años de la humanidad.

El uso de la tecnología blockchain y de los NFT, junto con las herramientas de IA, la RV y la RA —incluso los hologramas como en La Guerra de las Galaxias— están en su desarrollo incipiente, pero serán vitales para ampliar la visión de lo que son y pueden ser los metaversos, y necesitamos imaginarlos y construirlos colectivamente, siendo conscientes de su capacidad para empoderarnos si se construyen de forma ética y segura, creando confianza.

Para que un metaverso tenga éxito, ¡tenemos que asegurarnos de que todos somos conscientes de que esto está ocurriendo ahora! Forma parte del presente de todas nuestras vidas, ¡no del futuro lejano! El metaverso tiene que ser construido por todos nosotros, con conciencia, sin fisuras y con confianza, donde el ciudadano —cada uno de nosotros— utilice estas nuevas herramientas, como antes la invención del fuego, para empoderarse poseyendo y evolucionando con las nuevas plataformas y tecnologías del metaverso, no siendo esclavo de ellas.

Por lo tanto, debemos ser conscientes de que necesitamos construir y hacer del Metaverso y las plataformas de IA para las ampliaciones de la humanidad, su mejor versión en lugar de una prisión distópica. Solo así nos aseguraremos de que la construcción actual de nuestro Metaverso se convierta en el conjunto definitivo de herramientas y plataformas para ayudarnos a soñar más grande y desbloquear narrativas más poderosas, en lugar de atraparnos en una prisión construida desde nuestros propios miedos y pesadillas más grandes.

Dinis Guarda es el presidente no ejecutivo de Lynkey. Anteriormente fundó intelligentHQ.com y socialmediacouncil.eu, que forman parte del Ztudium Group. También es el fundador de openbusinesscouncil.com y tradingfloor.com (Saxo Bank). Guarda tiene experiencia en gestión internacional, comunicaciones de marketing, desarrollo web, publicación y creación de contenidos. Ha trabajado en proyectos con la ONU y gobiernos de todo el mundo, así como con diversas empresas financieras, tecnológicas y de consumo, como Reuters, MasterCard, P&G, Philips, Vodafone y Nike.

Aclaración: La información y/u opiniones emitidas en este artículo no representan necesariamente los puntos de vista o la línea editorial de Cointelegraph. La información aquí expuesta no debe ser tomada como consejo financiero o recomendación de inversión. Toda inversión y movimiento comercial implican riesgos y es responsabilidad de cada persona hacer su debida investigación antes de tomar una decisión de inversión.

Sigue leyendo: