A todos nos ha pasado. Ves algo, oyes algo, o sientes algo, y quieres compartir esa sensación u observación con otra persona. ¿Levantas el teléfono? ¿Envías un mensaje de texto? ¿Grabas una nota de voz?

Los humanos prosperamos en nuestras experiencias compartidas: un concierto cautivador, el gol ganador de un partido deportivo, el despertar para ver el amanecer. Hay algo que nos llena cuando vivimos una experiencia y podemos compartirla con alguien en tiempo real. Y gracias a la tecnología, podemos hacerlo, incluso si otra persona, llámese nuestra contraparte, está al otro lado del mundo.

Así que, ¿por qué no íbamos a esperar el mismo nivel de comunicación y colaboración sin fisuras en una industria construida en torno a esa misma idea: interconectividad total y alcance global? Las criptomonedas se crearon para democratizar el acceso a las finanzas, la comunidad y la tecnología. Y, sin embargo, en el actual clima regulatorio, a medida que las agencias gubernamentales estrechan su control sobre la forma en que los clientes realizan transacciones a través de las Coinbases y Binances del mundo, estamos experimentando crecientes retrasos en medio de la rápida expansión de las sanciones que están causando una importante ruptura en la conectividad del criptoespacio.

image

Como resultado, los exchanges de criptomonedas están experimentando un bloqueo perjudicial al intentar cumplir (y procesar transacciones conformes entre sí) en medio de la regulación global. ¿Qué es lo que está frenando a nuestra industria en un momento en el que necesitamos soluciones claras de cumplimiento? Conozca el problema del amanecer.

El estado actual de los VASP – y la regla de viaje

Si ha seguido el panorama normativo de las criptomonedas en los últimos tres años, es probable que se haya encontrado con el término “VASP”, que significa Proveedor de Servicios de Activos Virtuales, un término nacido del GAFI (Grupo de Acción Financiera Internacional).

image

Más allá de la elaboración de acrónimos, el GAFI actúa como organismo de vigilancia mundial para prevenir el blanqueo de dinero en las transacciones financieras. El GAFI es responsable de la Regla de los Viajes, una normativa financiera que obliga a los bancos, a los exchanges de criptomonedas y a otros actores del sector a compartir, a partir de 2020, los datos de los participantes (clientes) en los exchanges financieros que superen los 1.000 USD/EUR. Algunos países incluso han reducido el umbral a cero. ¿Qué es una VASP? En términos generales, un VASP es un exchanges de criptomonedas, un proveedor de liquidez o un custodio que puede estar centralizado o descentralizado.

El amanecer es para todos, ¿verdad?

Así que aquí está el problema y por qué es tan perjudicial para el progreso. El cumplimiento debe ser fluido y simultáneo. Desde el punto de vista del cumplimiento de las criptomonedas, vamos a desglosar lo que esto significa, y cómo cuando un VASP envía una solicitud de información sobre los clientes que realizan transacciones a otro VASP, pueden surgir problemas. El VASP “A” (un exchanges de criptomonedas) opera en una jurisdicción en la que se exige el cumplimiento de la Travel Rule. De acuerdo con la analogía del “problema del amanecer”, la VASP “A” puede ver el amanecer en su ubicación y quiere tener la posibilidad de hablar de ello (intercambiar detalles de clientes) con una contraparte que vive en un lugar diferente, donde el sol aún no ha salido (VASP “B”). El VASP “B” se encuentra en un lugar en el que la norma sobre viajes aún no es una obligación reglamentaria. La VASP “B” no sólo está en una “zona horaria” diferente, sino que tiene normas totalmente distintas. ¿Cómo resolver el dilema cuando hay una VASP que cumple y otra que no cumple?

El VASP A (un exchange de criptomonedas en el que se deposita o envía dinero) envía una “solicitud de información” al VASP B. Para volver a la analogía del amanecer, el VASP A quiere hablar con el VASP B sobre su experiencia al ver el amanecer. La VASP A envía una solicitud de esta información al VASP B, que no responde porque el sol aún no ha salido donde ellos se encuentran. Podría ser mañana, podría ser un año, pero por ahora, hay un desajuste que está llevando a un potencial incumplimiento para el VASP A, que todavía tendrá que rendir cuentas a sus reguladores específicos. El tema del amanecer golpea.

La realidad de la reglamentación

En los últimos años, las plataformas de criptomonedas y DeFi han trabajado duro para crear soluciones que cumplan con la normativa gubernamental, como la regla de los viajes. Idealmente, estas soluciones permiten a los VASP operar sin interrumpir la forma en que sus clientes realizan normalmente sus transacciones.

image

La verdad es que la regulación ya no es un “si” en el ámbito de las criptomonedas. Está aquí, y está creciendo. Y aunque la reacción instintiva de algunos miembros de nuestra industria es la de convertir la regulación en un villano, el cumplimiento protege a los clientes y a los exchanges y se pone en marcha para protegerlos de las intenciones maliciosas y de los malos actores que hacen retroceder a la industria en su camino hacia la adopción masiva global. Esta necesidad es real: según TechCrunch, las pérdidas de criptomonedas se han disparado un 695% al año tras los hackeos masivos, como el de Axie Infinity/Ronin Network, de 625 millones de dólares, del mes pasado. El truco es cómo seguir cumpliendo, protegernos y no renunciar al nivel de pseudo-anonimato e identidad que muchos de nosotros hemos experimentado con las criptomonedas en primer lugar.

Cómo resolver el problema del amanecer

La respuesta son las soluciones conformes que resuelven la regla de los viajes y el problema del amanecer. Si queremos ser un sector conforme, debemos garantizar que la normativa sea posible (y sin fricciones) para todas las partes implicadas. Para que esto sea posible, los proveedores de servicios de valor añadido deben ser capaces de procesar transacciones -y transmitir los datos necesarios de los clientes- entre sí, independientemente de que un proveedor de servicios de valor añadido cumpla con la norma de viajes y el otro no se adhiera todavía a la normativa de su jurisdicción debido a la aplicación escalonada.

¿Cómo lo conseguimos? Soluciones como Verisope, una solución de Travel Rule y una red de transmisión de datos P2P de descubrimiento descentralizado que acaba de ser lanzada por Shyft Network, permiten una “mirada histórica” sobre cualquier transacción de criptomonedas que implique una transmisión VASP. Esta función permite a los VASP obtener información sobre cualquier transacción, independientemente de cuándo se haya producido, incluso antes de que el VASP receptor se haya registrado en Veriscope o en otra solución de Travel Rule. Cuando un nuevo VASP se une, recibe estas solicitudes de datos históricos y puede responder con la información necesaria, evitando el bloqueo de la industria (también conocido como Sunrise Issue) entre VASPs que cumplen y no cumplen.

Las criptomonedas se merecen algo mejor

Si alguna vez ha existido la necesidad de democratizar el acceso al cumplimiento de la normativa, al tiempo que se protege la identidad del cliente en la cadena, ese momento es ahora. A finales de marzo, nos despertamos con la noticia de que el Parlamento Europeo había votado sobre la aplicación de nuevas sanciones que exigirían el cumplimiento de KYC (know-your-customer) en las criptocarteras privadas no alojadas. La regulación pronto afectará a todas las jurisdicciones del mundo y a todas las personas de cada jurisdicción. Si los exchanges y los clientes quieren realizar transacciones (y procesar transacciones) legalmente, tendremos que ser capaces de compartir información clave para las transacciones actuales, pasadas y en curso.

Las experiencias compartidas y la capacidad de comunicación son, en última instancia, lo que nos hace humanos. Si las criptomonedas están aquí para ayudar a mejorar las finanzas y la humanidad, nos merecemos las mejores soluciones para los problemas más difíciles. Estemos preparados.

Los puntos de vista, pensamientos y opiniones expresados aquí pertenecen únicamente al autor y no reflejan ni representan necesariamente los puntos de vista y opiniones de Cointelegraph.

Joseph Weinberg fue uno de los primeros inversores en Bitcoin en 2010 y director en Coinsetter hasta su adquisición por Kraken en 2016. Conoce bien el mundo de las criptomonedas. Actualmente, Weinberg es cofundador de Shyft Network, la red de confianza basada en tecnología blockchain que recupera la confianza, la credibilidad y la identidad. Apasionado por avanzar en la adopción masiva de cripto y blockchain, también es asesor de la OECD y del Consejo de Estabilidad Financiera, así como de gobiernos y organismos reguladores a nivel mundial.

Las inversiones en criptoactivos no están reguladas. Es posible que no sean apropiados para inversores minoristas y que se pierda el monto total invertido. Los servicios o productos ofrecidos no están dirigidos ni son accesibles a inversores en España.