image

Para disgusto de muchos solicitantes de la Golden Visa, el Ministro de Finanzas portugués, Fernando Medina, ha confirmado que su país comenzará a gravar las criptomonedas, pero no se ha comprometido a fijar una fecha.

La medida de empezar a gravar las criptomonedas fue secundada por el Secretario de Estado de Asuntos Fiscales, António Mendonça Mendes, el 13 de mayo, según Sapo, un medio de comunicación local.

Sin embargo, todavía no hay una fecha de entrada en vigor del impuesto ni una tasa establecida. Se aplicará a las ganancias de las inversiones realizadas con criptomonedas como Bitcoin (BTC), la mayor criptomoneda por capitalización de mercado. Esto revertiría la ley de impuestos que se estableció en 2016 y que establecía que, dado que la criptomoneda no es de curso legal, las ganancias no pueden ser gravadas.

Medina dijo en una sesión de trabajo en el Parlamento que su justificación para el impuesto surgió al comparar a Portugal con países que “ya tienen sistemas” establecidos. Además, Sapo informó que Medina señaló que no tiene sentido que un activo que genera plusvalías no sea gravado. Dijo:

“No puede haber vacíos que hagan que haya plusvalías en relación a la transacción de activos que no tienen un impuesto”.

Parece que Medina no impondrá una tasa de tributación asfixiante a las criptoganancias. Explicó que es importante crear y aplicar un sistema que haga que la tributación sea “adecuada”, pero que no “acabe reduciendo la recaudación a cero, lo que es contrario, de hecho, al objetivo para el que existe”.

En la sesión de trabajo del Parlamento, Mendes dijo que la tributación de las criptomonedas es más complicada que la de la mayoría de los otros activos porque “no hay una definición universal de criptomonedas y criptoactivos”. Continuó afirmando:

“Estamos evaluando qué regulaciones [encajan] en este asunto […] para poder presentar no una iniciativa legislativa para aparecer en la portada de un periódico, sino una iniciativa legislativa que realmente sirva al país en todas sus dimensiones”.

Hasta ahora, Portugal ha sido visto como un paraíso fiscal para las criptomonedas que ofrece un visado de residencia permanente conocido como Golden Visa porque concede a sus holders exenciones fiscales especiales y un camino hacia la ciudadanía. El programa Golden Visa se inició como un medio para atraer a los inversores extranjeros. El observador del sector Anthony Sassano vio el lado divertido:

En febrero, un emigrante en Portugal elogió a la nación ibérica occidental por su tasa de adopción de las criptomonedas entre los comerciantes e incluso sugirió que Bitcoin podría convertirse en moneda de curso legal allí algún día en una entrevista con Cointelegraph. Sin embargo, puede tener mucho que pensar ahora que la ley de impuestos con respecto a las criptomonedas está lista para ser revertida.

Aclaración: La información y/u opiniones emitidas en este artículo no representan necesariamente los puntos de vista o la línea editorial de Cointelegraph. La información aquí expuesta no debe ser tomada como consejo financiero o recomendación de inversión. Toda inversión y movimiento comercial implican riesgos y es responsabilidad de cada persona hacer su debida investigación antes de tomar una decisión de inversión.

Sigue leyendo:

Las inversiones en criptoactivos no están reguladas. Es posible que no sean apropiados para inversores minoristas y que se pierda el monto total invertido. Los servicios o productos ofrecidos no están dirigidos ni son accesibles a inversores en España.