Uno de los temas principales entre la comunidad de criptomonedas en 2021 fue la política agresiva de China hacia la minería, que llevó a una prohibición completa de tales actividades en septiembre. 

Aunque la minería como tipo de actividad financiera no ha desaparecido y es poco probable que desaparezca, los mineros de criptomonedas chinos tuvieron que buscar un nuevo lugar para establecerse. Muchos de ellos se trasladaron a Estados Unidos —la nueva meca mundial de la minería—, mientras que otros se fueron a Escandinavia y otros a la cercana Kazajistán, con su electricidad barata.

Las actividades mineras no pueden pasar desapercibidas para siempre, y los gobiernos de todo el mundo han empezado a preocuparse por la capacidad eléctrica y los cortes de suministro

Erik Thedéen, vicepresidente de la Autoridad Europea de Valores y Mercados, que también es director general de la Autoridad de Supervisión Financiera de Suecia, ha pedido que se prohíba la minería de criptomonedas con protocolo de prueba de trabajo como Bitcoin (BTC) en Europa.

A medida que las jurisdicciones de todo el mundo comienzan a tomar medidas enérgicas contra las actividades relacionadas con la minería, surge la pregunta: “¿Dónde sigue siendo rentable, y legalmente favorable, minar criptomonedas?”

América del Norte

No es ningún secreto que Estados Unidos es el principal país para la minería de criptomonedas, especialmente en el estado de la estrella solitaria, Texas. Después del éxodo de China, los mineros de cripto y miles de millones de dólares de capital inundaron el estado del sur. Esto se debe en gran medida a la política estatal, ya que el gobernador Greg Abbott ha apoyado activamente la industria del Bitcoin.

Philip Salter, director general de la empresa de minería de criptomonedas Genesis Digital Assets, explicó a Cointelegraph la razón por la que el estado se convirtió en un destino popular para los mineros:

“La ubicación más destacada para los mineros en todo el mundo puede ser Texas en este momento. Sus enormes cantidades de energía eólica y solar están provocando un excedente de energía asequible. Las redes eléctricas de propiedad privada aseguran un camino rápido para nuevos proyectos, sin que la burocracia lenta los obstaculice. Sin embargo, los beneficios de Texas no son tan nuevos. Los mineros comenzaron a construir allí hace años, aunque no tan agresivamente como ahora”.

Texas ha experimentado sus propios problemas con la infraestructura eléctrica, con apagones masivos que afectaron a gran parte del estado en 2021 en medio de tormentas invernales fuera de temporada. Pero los mineros allí han sido relativamente comprensivos sobre el consumo de electricidad, y las grandes empresas incluso han apagado periódicamente los equipos para dar prioridad a los consumidores residenciales y la infraestructura crítica.

El vecino del norte de Estados Unidos, Canadá, también ha estado atrayendo activamente a empresas mineras. Recientemente, las autoridades de Alberta invitaron a los mineros de criptomonedas a la provincia, promocionando sus precios de electricidad baratos gracias a la abundancia de gas natural local.

América latina

Los países latinoamericanos han realizado un esfuerzo considerable para atraer a los mineros, y El Salvador, en particular, ha mostrado una actitud favorable hacia la minería. El país fue el primero del mundo en reconocer el Bitcoin como moneda de curso legal. El gobierno salvadoreño no ha dudado en invertir directamente en Bitcoin e incluso planea construir una ciudad dedicada a la predominante criptomoneda en la que la electricidad para minar BTC provendrá, según se informa, de plantas geotérmicas alimentadas por volcanes.

Costa Rica también se está convirtiendo poco a poco en un país favorable a la minería debido a los bajos precios de la electricidad. Gracias a la minería, una central hidroeléctrica que se cerró durante la pandemia de COVID-19 ha vuelto a abrir

Las grandes empresas de criptomonedas también han comenzado a instalarse en Costa Rica. Chia Network, una red de blockchain creada por el fundador de BitTorrent, Bram Cohen, ha acordado proporcionar servicios técnicos para las iniciativas nacionales de cambio climático de Costa Rica.

Argentina era muy popular entre los mineros hasta que el gobierno decidió recientemente recortar los subsidios a los mineros y aumentar los impuestos a las actividades mineras. Hasta ahora, estos cambios en la política financiera para la minería se limitan a la provincia de Tierra del Fuego, conocida por su clima frío. Sin embargo, Argentina sigue siendo un buen lugar para las explotaciones mineras, incluso después de la subida del precio de la electricidad, teniendo en cuenta la crisis energética en regiones competidoras como Europa. 

La minería aún es posible en Europa

Las operaciones de minería de criptomonedas en Europa siguen siendo relativamente limitadas, ya que los altos precios de la electricidad en medio de la crisis energética y una actitud generalmente escéptica hacia las criptomonedas por parte de los reguladores hacen que las empresas de criptomonedas se lo piensen dos veces antes de ubicarse en el continente. 

De hecho, la nación nórdica de Islandia fue anteriormente un punto caliente para la minería de Bitcoin, con su paisaje volcánico subártico proporcionando electricidad barata y bajos costes de refrigeración para las granjas mineras.

image
Una granja minera de Genesis Mining en Islandia. Fuente: Marco Krohn.

Sin embargo, a finales del año pasado, la compañía eléctrica nacional del país, Landsvirkjun, recortó la cantidad de energía que suministraría a las industrias de alto consumo energético, como la minería de Bitcoin y la fundición de aluminio, alegando problemas de capacidad. 

A pesar de las limitaciones en el continente, hay algunos lugares en Europa en los que los mineros han decidido establecerse y en los que la geografía y el clima son un factor importante para atraer el negocio.

En Georgia, situada en la región del Cáucaso, el gran número de centrales hidroeléctricas construidas durante la época del país como república soviética —junto con su población relativamente modesta— han proporcionado una gran cantidad de electricidad barata para los mineros.

Las principales empresas de minería de criptomonedas ya han establecido sus operaciones en el país. Ya en 2014, la empresa minera holandesa Bitfury abrió su primer centro de datos, con un sorteo de 20 megavatios, en la ciudad oriental georgiana de Gori.

El éxito de Bitfury abrió los ojos de muchos georgianos que empezaron a adquirir activamente potentes tarjetas de vídeo y a crear sus propias pequeñas granjas de minería de criptomonedas. Según el Banco Mundial, el 5% de la población georgiana se dedicó a la cripto minería en 2018.

También hay que tener en cuenta que Rusia sigue siendo un epicentro para la minería de criptomonedas gracias a los bajos costes energéticos y a un clima frío.

Andrei Loboda, director de relaciones públicas de BitRiver —el mayor proveedor de servicios de colocación de minería de criptomonedas en Rusia— compartió con Cointelegraph algunas regiones específicas en las que será conveniente que los mineros trabajen si el gobierno ruso apoya más las criptomonedas:

“Según BitRiver, hoy en día, alrededor de 300,000 personas se dedican a la minería de Bitcoin solo en la Federación Rusa. Nuestra empresa realiza computación de alta velocidad y uso intensivo de energía en centros de datos en varias regiones de la Federación Rusa, incluida la región de Irkutsk y el territorio de Krasnoyarsk. Las tecnologías verdes y digitales que implementamos en nuestro trabajo como parte de la transición energética digital ya han dado un impulso adicional al desarrollo de las regiones”.

¿Vale la pena la minería?

La geografía es un elemento crítico a considerar por los mineros, ya sea por los costos de electricidad y refrigeración o por preocupaciones regulatorias. Sin embargo, hay algunos gastos, como el hardware, que los mineros llevarán consigo dondequiera que vayan.

Con la demanda de equipos de minería en aumento y una reciente caída en los mercados después de la tendencia alcista de 2021, ¿cuándo vale la pena la minería con todos los costos de hardware?

image
Una plataforma de minería Bitcoin casera con GPU. Fuente: Bitcoin Wiki.

2021 fue el año más rentable para el minado de Ether (ETH) con unidades de procesamiento gráfico desde 2016. Esto no es sorprendente, ya que el precio de Ether se cuadruplicó el año pasado. Pero el principal problema para los mineros son los gastos de electricidad y equipos, y el precio de estos últimos está creciendo rápidamente.

Sin embargo, aunque la rentabilidad de la minería de Ether sigue siendo alta, el período de pago de la compra de equipos está creciendo, en parte debido a la bifurcación dura de Londres en agosto de 2021 que redujo el pago por cada bloque minado de 8-20 ETH a 2 ETH. Otro factor negativo para los mineros será la tan esperada transición de la blockchain de Ethereum a un consenso proof-of-stake, tras lo cual tendrán que empezar a minar altcoins o recertificarse como stakers en la red.

La dificultad de minado de la red Bitcoin alcanzó recientemente un máximo histórico a pesar del fuerte descenso del precio de BTC en enero, que alcanzó un mínimo mensual de unos USD 34,300. 

Es sorprendente que, en este contexto, el coste de los ASIC no haya bajado. Al mismo tiempo, el periodo de pago de las ASIC este año es de algo más de 1,000 días, o sea, casi tres años. No todo el mundo puede permitirse cargar con esos gastos durante tanto tiempo.

Hay una multitud de factores cambiantes que los mineros tienen que tener en cuenta, pero una cosa está clara: la minería de criptomonedas es una industria flexible y adaptable, y las empresas han demostrado que están dispuestas a trasladarse a lugares más beneficiosos en caso de que el actual no resulte ideal.