Mama Bitcoin es el seudónimo de una joven senegalesa llamada Bineta. Su negocio, Bleu comme la mer, fue el primer minorista de Senegal (y posiblemente de África Occidental) en aceptar BTC como medio de pago. También es la primera generación de su familia que lee y escribe sin problemas.

El nombre “Mama Bitcoin” se inspira en las iniciales de su nombre, mientras que lo de “Mama” no sólo refleja su instinto maternal, sino que sirve para inspirar a otras mujeres de África Occidental a aprender sobre la tecnología Blockchain y Bitcoin (BTC). Así lo ha declarado a Cointelegraph:

“Hay muy pocas mujeres que estén activas en el espacio blockchain en todo el mundo y la situación no es diferente en Senegal. Quería arrojar luz sobre el hecho de ser mujer en la industria de las criptomonedas”.

Bineta se enteró sobre Bitcoin a principios de 2017 gracias a una curiosa combinación de buenas intenciones y circunstancias incongruentes. Bineta soñaba con abrir la primera panadería de su pueblo, una pequeña población pesquera llamada Mbour, a 90 minutos al sur de la capital de Senegal, Dakar. Pero, para poder repartir napolitanas recién horneadas a la comunidad cada mañana, Bineta necesitaba dinero.

Playa del pueblo Mbour, Senegal

Es increíblemente difícil conseguir un préstamo bancario para una idea de negocio en África Occidental, y es aún más difícil para las mujeres. Bineta tuvo que buscar medios alternativos. Probó con un sistema de marketing multinivel (MLM) antes de escuchar a un amigo de Camerún que Bitcoin podría servirle.

Tras una exhaustiva investigación, la curiosidad de Bineta se disparó. Rápidamente se dio cuenta de que Bitcoin era mucho más importante para su visión que un esquema MLM potencialmente arriesgado. A mediados de 2017, Mama Bitcoin había pasado horas y horas viendo contenido relacionado con Bitcoin en francés y en inglés, y traduciendo cuando era posible.

Llegó a la conclusión de que Bitcoin es algo más que un “número que sube”; podría construir mucho más que una nueva panadería para su pueblo:

“Cuanto más aprendía, más me daba cuenta de que necesitamos esto. Este tipo de dinero ayudará a superar tantos problemas. No solo es Bitcoin una herramienta para la libertad, sino que la tecnología en la que se basa Bitcoin, como blockchain y la descentralización, cambiará el desarrollo de África”.

El aprender sobre Bitcoin hizo que los planes de Bineta cambiaran de rumbo. La panadería (Bineta bromea con que se llamaría Bitcoin Boulangerie) fue abandonada y una visión de Bitcoin en África Occidental ocupó su lugar.

A medida que el progreso y el precio de Bitcoin aumentaron durante la carrera alcista de 2017, su comprensión del protocolo evolucionó.

“Bitcoin no es sólo un medio de autofinanciación sin utilizar un banco, es una revolución tecnológica y una forma de desbloquear el crecimiento y el desarrollo en Senegal”.

Preguntas como “¿por qué es tan importante y por qué tan pocos senegaleses hablan de ello, por qué los medios de comunicación evitan este tema tan importante, por qué Senegal no utiliza esta herramienta y por qué hay tan pocas mujeres que hablan de ello?” seguían dando vueltas en su cabeza.

Bineta se puso manos a la obra, escribiendo artículos sobre Bitcoin en las redes sociales, poniéndose en contacto con la comunidad senegalesa de Bitcoin y criptomonedas y reevaluando sus objetivos.

Basándose en su experiencia empresarial y dada la proximidad de Senegal al océano Atlántico, Bineta se permitió soñar a lo grande. Entonces concibió una ambiciosa operación junto al mar llamada Bleu comme la mer.

Bleu comme la mer es una plataforma de comercio pesquero que conecta a los pescadores directamente con los consumidores, eliminando a los intermediarios. Es el primer negocio de Senegal que acepta Bitcoin como forma de pago. También aceptan Ether (ETH) y Tezos (XTZ). De hecho, Mama Bitcoin fundó la comunidad de Tezos en África Occidental.

Sardinas, gambas, pulpos y calamares -todo lo que se puede pescar en el Atlántico- se pueden comprar con criptomonedas en la plataforma. Bineta añade:

“El pago en criptomonedas demuestra que, a diferencia de lo que muchos piensan, Bitcoin es una solución de pago entre pares, no un activo especulativo”.

Bineta mostrando a un potencial comprador cómo comprar pescado con criptomonedas. Fuente: Mama Bitcoin

La visión de la cadena de bloques va más allá de los pagos en criptomoneda. Bineta se ha centrado en convertir Bleu comme la Mer en una plataforma de comercio electrónico descentralizada en la que los pescadores registran sus capturas y los consumidores pueden ver exactamente qué se ha pescado y de dónde.

La plataforma descentralizada no sólo pretende racionalizar la industria pesquera, sino que también se esfuerza por socavar la sobrepesca, una actividad dañina pero común en las aguas de África Occidental.

Sin embargo, “los senegaleses y los africanos occidentales son bastante escépticos respecto a Bitcoin”. Conseguir que más mujeres se introduzcan en el mundo de las criptomonedas, un proyecto que le apasiona, sigue siendo un reto a largo plazo.

Sin embargo, hay esperanza. En el primer encuentro presencial de Bitcoin en Dakar en 2022, hubo tres mujeres de 20 participantes. Es un comienzo pequeño pero significativo, sin duda impulsado por la energía contagiosa de Mama Bitcoin y su entusiasmo por la criptomoneda.

Celebrando la victoria de Senegal en la Copa Africana de Naciones. Fuente: Mama Bitcoin

Aclaración: La información y/u opiniones emitidas en este artículo no representan necesariamente los puntos de vista o la línea editorial de Cointelegraph. La información aquí expuesta no debe ser tomada como consejo financiero o recomendación de inversión. Toda inversión y movimiento comercial implican riesgos y es responsabilidad de cada persona hacer su debida investigación antes de tomar una decisión de inversión.

Las inversiones en criptoactivos no están reguladas. Es posible que no sean apropiados para inversores minoristas y que se pierda el monto total invertido. Los servicios o productos ofrecidos no están dirigidos ni son accesibles a inversores en España.