https://images.cointelegraph.com/images/528_aHR0cHM6Ly9zMy5jb2ludGVsZWdyYXBoLmNvbS9zdG9yYWdlL3VwbG9hZHMvdmlldy8yYWYzYmQ2ZTY3YTcwZmE1YjU0YjNlMzk3ZWEzMTg4YS5qcGc=.jpg

En febrero de 2022 Chainalysis publicó un estudio sobre el incremento de los delitos con criptoactivos de 2017 a 2021, siendo este último año donde alcanzó el mayor nivel histórico, recibiendo $14,000 millones durante 2021 a direcciones ilícitas, representando un incremento de $7,800 millones declarado en 2020. 

Figura 1. Valor total de criptomonedas recibido por direcciones ilícitas 2017-2021

image

Fuente: Chainalysis Informe de criptodelitos de 2022.

Se reveló en el último informe sobre criptodelitos que el 0.34 % del volumen de transacciones con criptoactivos en 2020 estuvo relacionado con actividades ilícitas, lo que conlleva a un incremento del 0.28 % para el año 2021.

 

Figura 2. Participación de transacciones ilícitas en el total del volumen de transacciones con criptoactivos 2017-2021

image

Fuente: Chainalysis Informe de criptodelitos de 2022.

Las autoridades públicas se han visto en la necesidad de evolucionar para combatir los delitos cometidos con criptoactivos. La agencia preparada para regular las criptomonedas (CFTC), presentó en 2021, una demanda contra diversos fraudes de inversión para que el FBI cerrara la prolífica cadena de Revil ransomware, a las sanciones de la OFAC a Suex y Chatex, dos servicios de criptoactivos con sede en Rusia.

El mal uso de los criptoactivos crea barreras significativas para su adopción, obligando a los gobiernos a imponer restricciones en el uso de los criptoactivos. Los fondos robados y el fraude han ido en aumento. Siendo las finanzas descentralizadas (DeFi) el mayor representante en ambos casos.  

Hay un nuevo fraude conocido como “rug pulls”, que consta en simular un proyecto legítimo con criptoactivos, para recibir criptoactivos de los usuarios y desapareciendo el proyecto una vez que han tomado el dinero de los inversionistas.

Para evitar el ciberdelito las exchanges o una empresa privada realizan una auditoría del código del contrato inteligente para un token nuevo o un proyecto DeFi confirmando públicamente que las normas de gobernanza del contrato están blindadas y no cuentan con mecanismos fraudulentos que permitan a los desarrolladores desaparecer con el capital de los inversionistas.

A medida que el DeFi ha ido creciendo se ha reflejado un aumento en el robo de fondos lo cual representa la aceleración de una tendencia que se identificó en el informe de Criptodelitos del año 2021.

Figura 3. Crecimiento interanual del valor recibido por cada servicio de direcciones ilícitas

image

Fuente: Chainalysis Informe de criptodelitos de 2022.

DeFi registró un crecimiento en su uso para el lavado de dinero con un porcentaje del 1,964 %.

Se ha visto un avance por parte de las autoridades públicas para tomar acciones contra los delitos relacionados con criptoactivos, embargando los activos obtenidos de forma ilícita por parte de los ciberdelincuentes; es por ello que es importante que el sector público y privado trabajen en conjunto a medida que los criptoactivos vayan ganando terreno, esto con la finalidad de poder garantizar transacciones seguras para los usuarios y de evitar que los ciberdelincuentes hagan un mal uso de estos activos.

Aclaración: La información y/u opiniones emitidas en este artículo no representan necesariamente los puntos de vista o la línea editorial de Cointelegraph. La información aquí expuesta no debe ser tomada como consejo financiero o recomendación de inversión. Toda inversión y movimiento comercial implican riesgos y es responsabilidad de cada persona hacer su debida investigación antes de tomar una decisión de inversión.

Te puede interesar:

Las inversiones en criptoactivos no están reguladas. Es posible que no sean apropiados para inversores minoristas y que se pierda el monto total invertido. Los servicios o productos ofrecidos no están dirigidos ni son accesibles a inversores en España.