https://images.cointelegraph.com/images/528_aHR0cHM6Ly9zMy5jb2ludGVsZWdyYXBoLmNvbS91cGxvYWRzLzIwMjItMDkvNmZkMTYwOWEtNmY4MS00MWIxLWJmOTQtYjU4NDdkMWMxOWE1LmpwZw==.jpg

Ha salido a la luz el primer caso conocido de un token no fungible (NFT) creado y compartido por un “simpatizante terrorista”, lo que ha suscitado la preocupación de que la naturaleza inmutable de la tecnología Blockchain pueda contribuir a la difusión de mensajes y propaganda terroristas.

En un artículo publicado el domingo en The Wall Street Journal (WSJ), expertos en inteligencia dijeron que el NFT podría ser una señal de que el Estado Islámico y otros grupos terroristas también podrían estar utilizando la tecnología Blockchain para saltarse las sanciones y bloqueos para recaudar fondos para sus campañas terroristas.

El NFT en cuestión fue supuestamente descubierto por Raphael Gluck, cofundador de la empresa de investigación estadounidense Jihadoscope, que encontró el NFT a través de cuentas de redes sociales pro-ISIS.

Con el nombre de IS-NEWS #01, se dice que el token es una imagen con el emblema del Estado Islámico con un texto que elogia a los militantes islámicos de Afganistán por atacar una posición talibán.

Mario Cosby, un ex analista de inteligencia federal especializado en monedas basadas en blockchain, dijo que el usuario creó otros dos NFT el 26 de agosto: uno que mostraba a un combatiente del Estado Islámico enseñando a los estudiantes a fabricar explosivos y otro que condenaba fumar cigarrillos.

Captura de pantalla del NFT “IS-NEWS #01” (izquierda). Fuente: The Wall Street Journal

Según los analistas, esto podría ser una señal de que los grupos terroristas podrían estar utilizando la tecnología emergente para difundir su mensaje y probar nuevas estrategias de financiación.

“Es un experimento […] para encontrar la manera de hacer que el contenido sea indestructible”, dijo Gluck.

Al parecer, el token digital aparecía en el mercado de NFT, OpenSea, pero la empresa retiró rápidamente el anuncio y cerró la cuenta de los grupos, citando una “política de tolerancia cero en cuanto a la incitación al odio y la violencia”.

Al parecer, los 3 NFT también estaban presentes en el mercado de NFT, Rarible, y en varios otros antes de ser retirados.

Aunque ninguno de los NFT parece haber sido comercializado, Cosby dice que la existencia de estos es motivo de preocupación porque “es lo más a prueba de censura que se puede ver”, añadiendo:

“Realmente no hay nada que nadie pueda hacer para tumbar este NFT”.

Los expertos en seguridad han expresado anteriormente su preocupación por el potencial futuro de los terroristas para aprovechar las tecnologías y los mercados emergentes, incluidos los NFT, para financiar atentados.

En febrero, el Departamento del Tesoro de Estados Unidos publicó un estudio en el que se destacaba el crecimiento del mercado de los NFT como un área de posible preocupación.

En marzo, las autoridades israelíes incautaron un conjunto de 30 billeteras de criptomonedas de 12 cuentas de un exchange vinculadas a Hamás, un grupo militante con sede en la Franja de Gaza.

El pasado mes de abril, Matthew Levitt, director del Programa Jeanette y Eli Reinhard sobre Contraterrorismo e Inteligencia del Instituto de Política de Oriente Próximo de Washington, declaró a Cointelegraph que, aunque las criptomonedas se han relacionado con varios casos de financiación del terrorismo, “todavía no se han convertido en un medio principal de financiación”.

Aclaración: La información y/u opiniones emitidas en este artículo no representan necesariamente los puntos de vista o la línea editorial de Cointelegraph. La información aquí expuesta no debe ser tomada como consejo financiero o recomendación de inversión. Toda inversión y movimiento comercial implican riesgos y es responsabilidad de cada persona hacer su debida investigación antes de tomar una decisión de inversión.

Sigue leyendo:

Las inversiones en criptoactivos no están reguladas. Es posible que no sean apropiados para inversores minoristas y que se pierda el monto total invertido. Los servicios o productos ofrecidos no están dirigidos ni son accesibles a inversores en España.