image

El 26 de abril, el Estado de Nueva York se puso a la vanguardia de la lucha regulatoria con las criptomonedas, ya que su Asamblea votó a favor de una moratoria de dos años para las operaciones de minería de criptomonedas que utilizan energía generada por centrales eléctricas de combustibles fósiles. Dependiendo de cómo se mire, este desarrollo podría señalar una nueva tendencia legislativa alarmante o un desencadenante que aceleraría el movimiento de la industria de activos digitales hacia un camino más sostenible. 

Moratoria con evaluación posterior

La cámara baja de la legislatura del estado de Nueva York, la Asamblea, aprobó un proyecto de ley que pondría un freno de dos años a cualquier nueva operación de minería que utilice el mecanismo de consenso proof-of-work (PoW), así como a la renovación de los permisos existentes.

El proyecto de ley, S6486D/A7389C, es comercializado por sus patrocinadores como un acto necesario de cumplimiento de la Ley de Liderazgo Climático y Protección de la Comunidad de 2019 y su objetivo de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 40% para 2030. El proyecto de ley también ordena una “declaración genérica de impacto ambiental” que debe hacer el Departamento de Conservación Ambiental (DEC), que debe evaluar el consumo de energía y las emisiones de gases de efecto invernadero de los mineros PoW y su impacto en la salud pública.

El siguiente paso del proyecto de ley es la votación en la cámara alta, el Senado del Estado, tras lo cual, si se aprueba, pasaría a la gobernadora Kathy Hochul, que puede vetarlo o firmarlo para que se convierta en ley.

El grupo de defensa Blockchain Association cree que el proyecto de ley “antitecnológico” aún puede hundirse en el Senado. El acalorado debate en la Asamblea duró tres horas, y la votación terminó lejos de ser unánime: 95 a favor, 52 en contra.

Un asunto de Estado

La aprobación del proyecto de ley provocó la alarma de la comunidad de criptomonedas. El Crypto Council for Innovation compartía la preocupación de que la iniciativa pudiera dejar de lado la innovación. Kyle, Schneps, director de políticas públicas de Foundry, subrayó que la iniciativa está señalando a una sola industria de las muchas que operan con combustibles fósiles en el estado, y el Fondo de Educación sobre Finanzas Descentralizadas (DeFi) hizo hincapié en la negativa de los legisladores a reconocer los beneficios de la industria.

La patrocinadora del proyecto de ley, la activista por el derecho a la vivienda y el medio ambiente Anna Kelles, rechazó estos argumentos en una discusión en Twitter con el jefe de política de la Asociación Blockchain Jake Chervinsky. Señaló que el proyecto de ley tiene un “alcance extremadamente estrecho” y que sólo afectará a la “minería de criptomonedas a gran escala” en las centrales eléctricas que utilizan fuentes de energía fósiles. Además, la moratoria se aplicará únicamente a las operaciones de minería en las centrales eléctricas clausuradas con el único objetivo de impedir la reactivación a gran escala de dichas centrales que podrían verse incentivadas por la rentabilidad de la cripto minería. Según sus cálculos, hay 49 instalaciones de este tipo en el Estado de Nueva York.

Como John Belizaire, CEO del desarrollador de centros de datos verdes Soluna Computing, señaló a Cointelegraph que la moratoria ciertamente “tendrá un efecto de enfriamiento” en la cripto minería en el estado. Cree que el estado está tomando una “acción prudente” para estudiar la cuestión de los efectos ambientales, ya que el crecimiento de la industria ha suscitado preocupaciones sobre si está prolongando la vida de los combustibles heredados ricos en carbono:

“Animaríamos al estado a participar en un diálogo abierto con las empresas con visión de futuro para saber cómo la industria de la criptominería podría acelerar el desarrollo de las energías renovables en Nueva York.”

John Warren, director general de GEM Mining – que afirma que sus 32.000 mineros son 97% neutros en carbono – comentó a Cointelegraph que la aprobación de este proyecto de ley revela que la legislatura de Nueva York está “dominada por elementos radicales y marginales” que son “ignorantes de un nuevo e innovador sector de las finanzas y la tecnología.” Warren dijo:

“No es de extrañar que tantos ciudadanos y empresas huyan de Nueva York para buscar grandes oportunidades en estados con sentido común y favorables a los negocios. Como graduado de la Universidad de Nueva York y alguien que ama a Nueva York, es doloroso ver cómo el estado implementa políticas que reflejan a China y Rusia”.

El futuro es verde

Los expertos tienden a coincidir en los posibles efectos del proyecto de ley más allá de las fronteras del Estado de Nueva York. Warren está convencido de que el asunto representa un caso único de “un atípico radical” y, por lo tanto, tendrá poco efecto en el papel de Estados Unidos como líder mundial en la minería de criptomonedas:

“Recientemente hemos visto lo contrario, ya que muchos legisladores han alentado abiertamente las operaciones de criptomonedas en sus estados e incluso han llegado a promulgar leyes a favor de las criptomonedas. Por ejemplo, en Georgia”.

A Belizaire también le resultó difícil nombrar otros estados con políticas igualmente hostiles hacia los mineros. Trajo a colación el ejemplo de Dakota del Norte como un estado que vio el potencial de creación de empleo de la cripto minería y optó por asociarse con la industria:

“La prohibición de Nueva York parece enviar un mensaje unilateralmente negativo incluso antes de que se produzca una conversación. Desafortunadamente, esto envalentona la narrativa de que el protocolo PoW es malo para el planeta”.

Independientemente del resultado de la votación, es poco probable que la moratoria de Nueva York sea un caso de alergia de un solo estado a la cripto minería. Viniendo de un fondo de activismo ambiental, Kelles destacó repetidamente que su preocupación es por la posible influencia en el medio ambiente del Estado de Nueva York, no la industria de las criptomonedas en general. Se asemeja a un debate más amplio sobre la minería PoW que está ocurriendo tanto a nivel nacional como internacional.

En octubre de 2021, más de 70 ONG firmaron una carta al Congreso de los Estados Unidos en la que llamaban la atención de los legisladores sobre los numerosos casos de relanzamiento de plantas de combustibles fósiles en todo el país.

Como explicó Steve Wright, ex director general del condado de Chelan -distrito de servicios públicos de Washington- en la audiencia del Congreso de enero de 2022, el interés de las mineras por las instalaciones de combustibles fósiles inactivas se debe a un simple mecanismo de mercado, lo que significa que no hay ninguna razón racional para que dejen de explorar esas posibilidades.

En ese sentido, el impulso medioambiental de los legisladores del Estado de Nueva York es un ejemplo de un debate más amplio que inevitablemente persistirá en torno a la minería de criptomonedas y los combustibles fósiles. Aunque el proyecto de ley de Nueva York no contiene ni una sola palabra sobre el uso de energía renovable en la minería, podría, de hecho, incentivar el uso de energía verde – Warren, que no percibe esta medida como adecuada, aún admitió que tal posibilidad existe.

Belizaire comentó:

“Creo que la moratoria hará que las empresas mineras se replanteen el uso de combustibles fósiles para alimentar sus operaciones. La misión de Nueva York es clara: apuesta por las energías renovables. La criptominería PoW tiene que subirse al autobús”.

En su opinión, la criptominería podría incluso convertirse en un “ingrediente especial” del cambio más amplio de la energía verde.

Aclaración: La información y/u opiniones emitidas en este artículo no representan necesariamente los puntos de vista o la línea editorial de Cointelegraph. La información aquí expuesta no debe ser tomada como consejo financiero o recomendación de inversión. Toda inversión y movimiento comercial implican riesgos y es responsabilidad de cada persona hacer su debida investigación antes de tomar una decisión de inversión

Las inversiones en criptoactivos no están reguladas. Es posible que no sean apropiados para inversores minoristas y que se pierda el monto total invertido. Los servicios o productos ofrecidos no están dirigidos ni son accesibles a inversores en España.