image

La regulación por medio de mecanismos de aplicación, un sustituto rápido y económico de la elaboración de normas exhaustivas, se considera en general como el enfoque más destacado de las agencias ejecutivas de EE.UU. para la regulación de las criptomonedas. Podría resumirse en dejar que las empresas de criptomonedas exploren los límites de lo permisible por sí mismas y luego castigar a los participantes de la industria en caso de que sus acciones exploratorias parezcan una transgresión. Otros tomarán nota y aprenderán de la experiencia negativa del explorador. 

Aunque es la Comisión de Valores de los Estados Unidos la que es acusada con más frecuencia de depender excesivamente de la regulación mediante la aplicación de la ley, otros organismos federales también lo hacen. La semana pasada, la Oficina del Contralor de la Moneda de EE.UU., o OCC, anunció un procedimiento de cese y desistimiento contra Anchorage Digital, la primera empresa de criptocustodia del país a la que se le concedió una carta de banco nacional.

El motivo es que el criptobanco supuestamente no ha implementado un programa de cumplimiento en línea con la Ley de Secreto Bancario y las normas contra el lavado de dinero. Mientras Anchorage Digital se apresura a remediar las deficiencias señaladas por la OCC, otros actores de la industria que esperan obtener una carta bancaria estarán observando de cerca.

Criptomonedas a la tierra

Uno de los debates políticos más polémicos en torno a la cadena de bloques y las criptomonedas se desarrolla actualmente en torno a la sostenibilidad y los efectos medioambientales del sector. Desde la Unión Europea hasta algunos estados de EE.UU., los reguladores están continuamente a la ofensiva en este frente. El último empujón vino de un grupo de representantes estadounidenses que pidieron a la Agencia de Protección del Medio Ambiente, o EPA, que evaluara el cumplimiento de las empresas de minería de criptomonedas con los estatutos ambientales federales. Si bien algunas de las preocupaciones relacionadas con las operaciones mineras que utilizan energía “sucia” pueden estar justificadas, los esfuerzos de algunos políticos por aumentarlas para vilipendiar a toda la industria están claramente equivocados. En el Día de la Tierra, Cointelegraph revisó algunos de los muchos proyectos impulsados por la tecnología blockchain diseñados para hacer el bien al medio ambiente y se centró en la capacidad de la tecnología para contribuir a la lucha contra el cambio climático. El futuro de la adopción de las criptomonedas dependerá en gran medida de cuál de las narrativas contrapuestas sobre los activos digitales y los efectos medioambientales de blockchain prevalezca.

Los inversores australianos obtienen el primer ETF de BTC al contado

Los reguladores australianos estuvieron ocupados la semana pasada. La agencia de cumplimiento financiero AUSTRAC, observando que la ciberdelincuencia estaba aumentando a buen ritmo con la aceptación de las criptomonedas en el país, publicó dos guías para las entidades reguladas sobre la detección del uso ilícito de las criptomonedas y los pagos relacionados con el ransomware por parte de los clientes. La Autoridad de Regulación Prudencial no fue tan productiva, pero envió una carta a sus entidades reguladas presentando la hoja de ruta de un marco regulatorio para la exposición a los criptoactivos, el riesgo operacional y las stablecoins que entrará en vigor en 2025. También esbozó las medidas de gestión de riesgos que deberían adoptarse ahora. En el lado positivo, Cosmos Asset Management ha recibido la aprobación para el primer fondo cotizado en bolsa (ETF) de Bitcoin (BTC) de Australia, tras superar a tres competidores para cumplir los requisitos reglamentarios. El fondo empezará a cotizar el 27 de abril y, según se informa, podría recaudar hasta 1.000 millones de dólares. Se negociará en el CBOE de Australia.

Rusia podría relajarse con respecto a las criptomonedas a medida que las sanciones sean más duras

La gobernadora del Banco Central de Rusia, Elvira Nabiullina, habló ante la Duma Estatal el jueves e insinuó que el banco podría suavizar su postura sobre la industria de los activos digitales mientras el gobierno lucha por contrarrestar los efectos de las sanciones occidentales. Nabiullina también dijo que el banco central espera realizar sus primeras liquidaciones con un rublo digital en 2023. La banquera central rusa tiene buenas razones para estar preocupada, ya que las sanciones se siguen acumulando. El mismo día que hablaba, Binance anunció que los ciudadanos y residentes rusos que tengan más de 10.000 euros, o 10.800 dólares, tendrán restringido el comercio, y si tienen posiciones abiertas en futuros o derivados, tendrán 90 días para cerrarlas. Estas medidas se deben a la quinta ronda de sanciones de la UE. Un día antes, el Tesoro de Estados Unidos anunció que bloqueaba los activos del proveedor de servicios de minería de criptomonedas BitRiver, con sede en Rusia, y de sus filiales por facilitar la evasión de sanciones.

Aclaración: La información y/u opiniones emitidas en este artículo no representan necesariamente los puntos de vista o la línea editorial de Cointelegraph. La información aquí expuesta no debe ser tomada como consejo financiero o recomendación de inversión. Toda inversión y movimiento comercial implican riesgos y es responsabilidad de cada persona hacer su debida investigación antes de tomar una decisión de inversión

Las inversiones en criptoactivos no están reguladas. Es posible que no sean apropiados para inversores minoristas y que se pierda el monto total invertido. Los servicios o productos ofrecidos no están dirigidos ni son accesibles a inversores en España.