Las cadenas de bloques son eternas: DLT hace más transparente la industria del diamante

La integración de la tecnología Blockchain en cualquier sector ha demostrado ser un acierto, y el interés de la industria de los diamantes por esta tecnología será, sin duda, decisivo para su mejora.

13 Vistas totales

1 Número total de compartidos

Las cadenas de bloques son eternas: DLT hace más transparente la industria del diamante

Los diamantes son algunas de las piedras preciosas más valoradas del mundo, y la industria mundial del diamante ha logrado mantenerse a flote a pesar de haber sido parcialmente eclipsada por la aparición de acciones modernas y novedosos activos virtuales.

Sin embargo, la industria del diamante parece estar experimentando un cambio de paradigma en los últimos tiempos, incorporando tecnología moderna como blockchain para mejorar la producción, el seguimiento y la venta final de los diamantes.

Leanne Kemp, directora general de la empresa tecnológica independiente EverLedger, destacó la necesidad de integrar la cadena de bloques en el sector para mejorar el seguimiento de la procedencia de las piedras.

Hablando de la cuestión de la manipulación de los datos relativos a la procedencia de un diamante hace cuatro años, Kemp señaló que “vemos la manipulación de documentos cuando una piedra ha sido reclamada a través de líneas de tiempo similares con múltiples aseguradoras”.

Aunque todavía no ha proporcionado directamente una solución a todas las preocupaciones de la industria del diamante, blockchain se está utilizando para resolver algunas de ellas al facilitar la transparencia que ayuda a rastrear la procedencia de los diamantes. El objetivo principal es suprimir la venta de “diamantes conflictivos”. La corporación minera de diamantes De Beers Group ha señalado el potencial de blockchain en la industria para aumentar la precisión, la confianza y la transparencia con respecto a la determinación del origen de un diamante.

La industria de los diamantes mantiene su distinción

A pesar de verse afectada por la Gran Recesión de 2008, en la que el mercado bursátil general se desplomó por un margen sin precedentes, la industria del diamante ha logrado mantener su prominencia a pesar de una notable caída en la producción mundial de diamantes en bruto.

Es probable que la idea de integrar la cadena de bloques en la industria -que sólo se ha introducido en los últimos años- vuelva a despertar el interés de la mayoría y mejore aún más la producción mundial.

En los años anteriores a 2008 se produjo un aumento constante de la producción de diamantes en bruto. Según datos de la empresa alemana de bases de datos Statista, entre 2005 y 2008 la producción mundial de diamantes en bruto nunca bajó de 160 millones de quilates.

Sin embargo, tras el declive económico de 2008, la producción media de la última década ha sido de 142 millones de quilates, con 116 millones de quilates producidos en 2021. En 2017 se produjo la mayor facturación de la década, con 152 millones de quilates de diamantes producidos.

Alrededor del 99% del proceso de extracción de diamantes a nivel mundial se lleva a cabo en nueve países, siendo Rusia, Botsuana, la República Democrática del Congo, Australia y Canadá, respectivamente, los cinco principales países implicados. La extracción de diamantes está casi monopolizada, con empresas como ALROSA y De Beers que controlan una gran parte de la industria.

Abundan las preocupaciones éticas sobre la industria de los diamantes

Hay algunas razones por las que los inversores no parecen acudir en masa a la empresa de 68,000 millones de dólares que es la de los diamantes, especialmente en los últimos tiempos.

Por muy lucrativa que sea, las preocupaciones éticas relativas a la columna vertebral de la industria del diamante son frecuentes. Esto ha ahuyentado a los posibles inversores, especialmente en tiempos como estos, en los que el comportamiento de los inversores se ve cada vez más afectado por las posiciones morales y éticas de los consumidores.

Según Johannes Schweifer, director general de CoreLedger de Crypto Valley, los retos de seguridad y transparencia, así como las preocupaciones éticas, plagan la industria del diamante. Desde hace más de una década, se ha afirmado que existe un vínculo entre la extracción de diamantes y las hostilidades regionales, como se ha observado en algunas partes de África. Schweifer declaró a Cointelegraph:

“El mayor problema de la industria del diamante ha sido siempre la transparencia. La mayoría de las piedras preciosas no pueden contar su historia de origen. Pero, ¿y si la piedra de tu anillo de boda es en realidad un diamante de sangre, no querrías saberlo? Conocer el origen y garantizar la transparencia desde la “mina hasta el dedo” no sólo puede ayudarte a dormir mejor, sino que también puede salvar vidas”. 

Los diamantes de conflicto, también llamados diamantes de sangre, son diamantes extraídos en territorios controlados por rebeldes que se oponen a un gobierno legítimo y posteriormente utilizados para financiar estos movimientos rebeldes. 

image
Buscadores de diamantes en Sierra Leona. Fuente: AP

Algunos casos de utilización poco ética de diamantes de sangre se pusieron de manifiesto en la década de 1990 en países como la República Democrática del Congo, Angola y Sierra Leona. Las pruebas demostraron que estos diamantes se extraían y utilizaban para comprar armas y municiones para movimientos militares y paramilitares.

Además de la venta de diamantes para alimentar el conflicto, han salido a la luz numerosos informes sobre tácticas laborales sin escrúpulos utilizadas para explotar a los trabajadores en las minas. El trabajo infantil también parece ser frecuente en la mayoría de estas zonas.

Además, la industria del diamante ha sido objeto de críticas por el monopolio de patentes que existe en relación con el control de los procesos de extracción, distribución y venta de diamantes. Esto ha alimentado la preocupación por la existencia de un cártel que dicta el flujo de la industria.

Además, la industria parece estar plagada de problemas, como las preocupaciones medioambientales de la minería, el ambiente de trabajo peligroso y la inseguridad, por nombrar algunos.

Donde acaban los métodos tradicionales, empieza blockchain

Ante el problema de los diamantes de sangre, el gigante minero mundial De Beers anunció el piloto de su programa de blockchain Tracr, que garantizará que la empresa no maneje diamantes de sangre, especialmente en la distribución y venta. Este anuncio se hizo en enero de 2018.

Sin embargo, De Beers no sería la primera en hacer planes para rastrear los diamantes con el fin de resolver la cuestión del conflicto en la distribución de diamantes.

Hace casi 20 años, en 2003, las Naciones Unidas establecieron el Sistema de Certificación del Proceso Kimberley con el objetivo de inhibir el flujo de diamantes de sangre en el mercado mundial de diamantes. Esta decisión se tomó a raíz del Informe Fowler de 2000, que demostró que los diamantes de sangre seguían siendo utilizados en la financiación de conflictos por la Unión Nacional para la Independencia Total de Angola.

Sin embargo, el Proceso de Kimberley ha sido condenado por organizaciones como la organización no gubernamental IMPACT, con sede en Canadá, y Global Witness, una ONG con sede en Londres que busca prevenir la explotación de los recursos naturales y los abusos de los derechos humanos, entre otras cosas. Alegaron ineficacia.

En declaraciones a la BBC en 2011, la directora fundadora de Global Witness, Charmian Gooch, señaló que “casi nueve años después de la puesta en marcha del Proceso de Kimberley, la triste verdad es que la mayoría de los consumidores todavía no pueden estar seguros de la procedencia de sus diamantes.”

Gooch señaló que la iniciativa ha fracasado en tres pruebas distintas, especialmente en lo que se refiere a abordar preocupaciones únicas en Costa de Marfil, Venezuela y Zimbabue, ya que su ONG abandonó el proceso.

Además, IMPACT citó como motivos de sus críticas al Proceso de Kimberley el hecho de que no se informara con exactitud del origen de los diamantes y la “falsa confianza” que se da a los consumidores. Joanne Lebert, directora ejecutiva de IMPACT, señaló esto cuando la ONG se retiró de la iniciativa en enero de 2018.

IMPACT se retiró del proceso unos días después del anuncio de Tracr de De Beers. Tracr se puso a prueba a principios de mayo de 2018 con planes iniciales de lanzamiento más adelante en el mismo año y la visión de hacer que la plataforma sea accesible para el mercado mundial de diamantes.

En el piloto, De Beers anunció que fue capaz de rastrear con éxito 100 diamantes de alto valor a medida que pasaban por el viaje convencional desde su lugar de nacimiento, la mina y hasta el minorista final.

“La tecnología Blockchain y la tokenización pueden proporcionar una forma de fraccionar la propiedad: en lugar de arriesgarse por completo con una sola piedra, se puede repartir el riesgo entre muchos inversores. Incluso el proceso de evaluación y valoración puede externalizarse o compartirse. Desde el punto de vista de la inversión, la tokenización es una forma estupenda de abrir los diamantes al ciudadano de a pie”, añadió Schweifer.

Tracr utiliza una etiqueta identificativa que De Beers ha bautizado como Global Diamond ID, particular de cada diamante, que identifica los atributos individuales del diamante, como la claridad, el color y el peso en quilates. La información exclusiva de un diamante concreto, tal y como indica su ID, se registra en un libro de contabilidad público que Tracr utiliza para seguir el progreso del diamante a lo largo de la cadena de distribución.

Tracr se lanzó oficialmente a principios de mayo y De Beers señaló que la iniciativa ya está integrada en su módulo de negocio a nivel mundial. Alrededor de una cuarta parte de la producción de De Beers por valor ya ha sido registrada en Tracr en sus tres primeras Sights de 2022. Un Sight es un término para un evento de venta con un lote respectivo de diamantes que se ponen a la venta.

De Beers también señaló algunos de los principales beneficios de la cadena de bloques utilizada, que implican inmutabilidad, seguridad, seguridad de los datos, privacidad, transparencia y velocidad. Según De Beers, se espera que la blockchain sea capaz de “registrar un millón de diamantes a la semana en la plataforma”.

Blockchain aumenta la transparencia para todas las partes implicadas

De Beers no es la única empresa que está trabajando en soluciones de rastreo con blockchain para la procedencia de los diamantes. IBM dio a conocer la Iniciativa TrustChain en abril de 2018 en colaboración con una asociación de empresas de joyería.

La Iniciativa TrustChain se creó con el objetivo de aumentar la transparencia para los consumidores mediante el seguimiento de los orígenes de las joyas utilizando la plataforma blockchain de IBM.

El 12 de enero de 2021, el mercado de diamantes Rare Carat se asoció con EverLedger para proporcionar más transparencia sobre los orígenes de los diamantes en su plataforma utilizando la blockchain de EverLedger.

La industria mundial del diamante es de primer nivel a pesar de sus diversos retos y su sombrío pasado. Al igual que las finanzas y otros muchos sectores, la blockchain ha demostrado ser útil para mejorar la industria del diamante, especialmente para abordar los problemas relacionados con el origen de los diamantes.

El libro de contabilidad adecuado para rastrear la procedencia de las joyas debe ser inmutable y transparente, por lo que debe emplearse un libro de contabilidad público sin un punto central de control. De lo contrario, toda la idea de la evaluación transparente está muerta al llegar, como supuestamente se señaló en el Proceso de Kimberley.

“En lo que respecta a la transparencia, los mayores beneficiarios de blochain son los consumidores y las autoridades. En última instancia, esto hará que la industria tenga un nivel más alto y, con suerte, también mejorará las condiciones de trabajo de los mineros. En un negocio tan turbio y peligroso como el de los diamantes, esto puede considerarse realmente un beneficio”, dijo Schweifer.

Añadió que los diamantes son activos de alto valor, por lo que “es casi imposible que la persona media pueda poseer una piedra grande de grado de inversión”. Incluso para los que pueden permitírselos, los diamantes son una inversión complicada, ya que se requiere mucha experiencia para evitar ser engañado o perder dinero.

Las inversiones en criptoactivos no están reguladas. Es posible que no sean apropiados para inversores minoristas y que se pierda el monto total invertido. Los servicios o productos ofrecidos no están dirigidos ni son accesibles a inversores en España.

Copy link
Powered by Social Snap