image

El Salvador adoptó Bitcoin (BTC) como moneda de curso legal hace más de cuatro meses, el 7 de septiembre de 2021. Los bitcoiners de todo el mundo han estado observando con atención cómo el presidente de El Salvador, Nayib Bukele, intenta “convertir” a toda una nación.

El presidente compra regularmente cada caída, ha prometido una “ciudadela” de Bitcoin con bajos impuestos en forma de Ciudad Bitcoin, y está explorando la minería de BTC con energía renovable utilizando volcanes.

Pero, ¿cómo es el día a día de quienes viven en el país más pequeño de Centroamérica, conocido como “la tierra de los volcanes”? Es más, ¿cómo es intentar vivir sólo de Bitcoin?

Una pareja italiana, Rikki y Laura, lo ha conseguido. Rikki es un podcaster de Bitcoin y activista de los derechos humanos, activo en el espacio desde 2016. Laura trabaja como community manager en el espacio blockchain y ha estado centrada en las criptomonedas desde 2019.

Tras la aprobación de la Ley Bitcoin, a Laura se le ocurrió viajar por todo El Salvador durante 45 días. ¿El reto? Vivir sólo con Bitcoin. Sin trueques, sin euros y, desde luego, sin dólares estadounidenses.

Sus experiencias ofrecen una visión fascinante de la historia del país, sus encantadores paisajes y, por supuesto, su futuro con Bitcoin. Los relatos de sus viajes pueden leerse en inglés e italiano, y su podcast se llama Bitcoin Italia Podcast

Por otro lado, Rikki y Laura también se han topado con importantes retos derivados de sólo usar BTC, como las lagunas en la educación y las dificultades para realizar transacciones con Bitcoin. El 24 de enero hablaron con Cointelegraph por videollamada desde Santa Ana, una región de El Salvador rica en café.

Ahora son auténticas fuentes de conocimiento para los bitcoiners que quieran probar un viaje sólo con BTC a El Salvador. Aquí están sus principales consejos para los entusiastas de las criptomonedas que viajan a la pequeña nación tropical.

¿Aceptan Bitcoin? ¿No? ¡Ciao!

En San Salvador, muchos lugares aceptan Bitcoin, desde McDonald’s hasta Starbucks y tiendas familiares. En El Zonte, conocida como “Playa Bitcoin”, el lugar de nacimiento de la Ley Bitcoin, la mayoría de los vendedores anuncian que aceptan BTC. Sin embargo, fuera de los caminos trillados, Bitcoin es poco conocido y a veces se confunde con el monedero patrocinado por el Estado, Chivo Wallet

Cuando te enfrentas a un vendedor que no acepta Bitcoin, el principal consejo de la pareja es llevar a cabo un experimento teatral. El cliente debe preguntar al vendedor si acepta Bitcoin, y si el vendedor dice que no, el cliente debe girar sobre sus talones e irse. No deben coger el dinero.

Como explicó Rikki, “¡sólo tienes que irte!”. Los comerciantes quieren el negocio, así que si un cliente hace una escena mostrando que sólo tiene Bitcoin, el vendedor querrá aceptar sus sats.

Si un vendedor no quiere aceptar Bitcoin, generalmente no se debe a déficits de infraestructura, ya que “puedes comprar un smartphone chino barato en el mercado con una tarjeta sim y un plan de datos por 20 dólares, y la conexión aquí es enorme.” Es el “país perfecto para llevar a cabo el experimento Bitcoin”.

Esto nos lleva a la parte interesante, que es llegar al “por qué”, la razón detrás de no aceptar Bitcoin. A veces, es simplemente porque el dueño del restaurante u hotel ha confundido Chivo con Bitcoin, es más común de lo que se piensa. Otras veces, basta con una rápida conversación y unos cuantos toques en Chivo para que vean cómo funciona.

Rikki y Laura se divirtieron discutiendo y educando a los lugareños sobre Bitcoin, creando buenos recuerdos en el camino.

Prepararse y volver a prepararse

Aunque la aventura fue muy divertida, Rikki dijo: “No es fácil, y requiere un poco de preparación. Hay que planificar las rutas con antelación. Sobre todo cuando te alejas de las principales zonas turísticas, donde bitcoin está menos aceptado”. En algunos casos, la pareja llamó a 20 o 30 hoteles antes de encontrar un bitcoiner.

Sin dejarse intimidar por el reto, estas luchas fueron, en su opinión, la crema en el café de su aventura viajera. “A veces, acabábamos en los lugares más locos sólo porque buscábamos lugares que aceptaran Bitcoin”. Bromean diciendo que Satoshi Nakamoto era el motor de su toma de decisiones diaria.

Viajar con Bitcoin en solitario también significó que la pareja se vio obligada a relacionarse con los lugareños a un nivel más íntimo, estableciendo conexiones humanas por el camino.

Lo siento, Satoshi, pero los museos no aceptan Bitcoin

Rikki tenía muchas ganas de ver las ruinas mayas de Tazumal, un sitio histórico y museo arqueológico cerca de Santa Ana. Sin embargo, los sitios patrimoniales sólo aceptan dinero en efectivo. Rikki estaba cabizbajo y, si tuviera la oportunidad, interrogaría al presidente Bukele sobre tan extraña omisión de Bitcoin. “¿Por qué los museos gestionados por el Ministerio de Cultura salvadoreño son sólo de efectivo?”.

La decisión puede cambiar a medida que la Ley Bitcoin se despliegue lentamente para afectar a todos los ámbitos de la sociedad, pero actualmente, las experiencias culturales, los museos y algunas excursiones son sólo en efectivo. La pareja no pudo entrar en esos sitios debido a sus estrictas normas. Los cultivadores de Bitcoin deberían llevar algunos dólares por si acaso.

Educación, educación, educación

Pocos salvadoreños entienden qué es Bitcoin, cómo funciona o la diferencia entre las transacciones de Lightning Network y las de la cadena. Como señala Laura, algunos salvadoreños “piensan que sólo se puede pagar en Bitcoin si se utiliza la aplicación Chivo”. Desconocen otros monederos Lightning como BlueWallet o Wallet of Satoshi.

En la propia app de Chivo no hay herramientas de enseñanza para los usuarios que quieran aprender sobre Bitcoin. Rikki explicó que “aquí nadie sabe nada de Bitcoin. No proporcionaron ni un segundo de educación a la gente de El Salvador”. Laura añadió: “Si la gente hubiera aprendido sobre Bitcoin, no estaría usando la aplicación”.

Dada la falta de información y educación de los salvadoreños, es, por tanto, responsabilidad de los turistas Bitcoiner tomarse su tiempo con los locales. Deben compartir sus conocimientos sobre Bitcoin y ser pacientes mientras los salvadoreños empiezan a entender la red monetaria.

Como suele decir Michael Saylor, se necesitan miles de horas para entender Bitcoin. La Ley de Bitcoin fue aprobada e implementada rápidamente, y muchos locales no han tenido el tiempo necesario para llegar a entender la tecnología.

“Ven a El Salvador y gasta tu Bitcoin aquí”

Esto no es tanto un consejo como una súplica de Rikki y Laura en nombre de la comunidad Bitcoin en El Salvador.

Ven a El Salvador, y gasta tu Bitcoin. Esto aumenta la conciencia, engrosa los niveles de educación a través de los efectos de la red y el boca a boca, y en última instancia, anima a más y más personas a utilizar la red Bitcoin, dijeron.

Para Rikki, “cuanto más se transa, más se aprende. Cuanto más se aprenda, más se estudiará, y se utilizará para el bien”.