https://images.cointelegraph.com/images/528_aHR0cHM6Ly9zMy5jb2ludGVsZWdyYXBoLmNvbS91cGxvYWRzLzIwMjItMDcvOTllMTZmYzUtYWVjNi00ZjVlLTgyOGYtZTA5OWU4MDQzNzA2LmpwZw==.jpg
image

La ministra de Finanzas india, Nirmala Sitharaman, ha hecho un llamado a la colaboración mundial en materia de criptomonedas, evaluando sus pros y sus contras para formular una norma y una taxonomía comunes.

En una pregunta sobre las criptomonedas en la Lok Sabha, la cámara baja del parlamento indio, Sitharaman dijo que el banco central indio había aconsejado al gobierno que prohibiera el uso de las criptomonedas por suponer un riesgo para la estabilidad financiera. Sin embargo, el gobierno está buscando un enfoque global. La ministra dijo:

“Cualquier legislación para la regulación o prohibición sólo puede ser efectiva tras una importante colaboración internacional en la evaluación de los riesgos y beneficios y evolución de la taxonomía y normas comunes”.

También reiteró que la postura del banco central indio sobre el valor de las criptomonedas se basa en la especulación. Añadió que “el valor de las monedas comunes está anclado en la política monetaria y en su condición de moneda de curso legal. Sin embargo, el valor de las criptomonedas se basa únicamente en las especulaciones y las expectativas de altos rendimientos que no están bien ancladas”.

El Banco de la Reserva de la India (RBI), el banco central indio, ha mantenido una postura contraria a las criptomonedas desde 2013, emitiendo múltiples avisos contra la inversión en activos digitales e incluso prohibiendo a los bancos ofrecer servicios a las empresas de criptomonedas en 2018. La prohibición bancaria fue finalmente anulada tras una sentencia del Tribunal Supremo en 2020.

Si bien el gobierno indio aún no ha decidido si va a prohibir o regular el incipiente sector de las criptomonedas, el gobierno se apresuró a proponer y aplicar dos leyes fiscales sobre las criptomonedas que han causado estragos en la incipiente industria de las criptomonedas.

Durante la sesión parlamentaria de enero, el ministro de finanzas anunció un impuesto del 30% sobre las ganancias no realizadas y una deducción fiscal en origen (TDS) del 1%. Las leyes se inspiraron en gran medida en las leyes de juego y apuestas del país, lo que provocó un descenso instantáneo del volumen de comercio en los exchanges apenas unas semanas después de la entrada en vigor del nuevo impuesto del 30%.

Los volúmenes de comercio y los intereses de los traders se desplomaron aún más tras la entrada en vigor de la TDS del 1% el 1 de julio. Muchos unicornios cripto prósperos, con la esperanza de un enfoque regulatorio positivo, han empezado a trasladar sus bases a legislaciones a favor de las criptomonedas, como Dubái y Singapur.

Aclaración: La información y/u opiniones emitidas en este artículo no representan necesariamente los puntos de vista o la línea editorial de Cointelegraph. La información aquí expuesta no debe ser tomada como consejo financiero o recomendación de inversión. Toda inversión y movimiento comercial implican riesgos y es responsabilidad de cada persona hacer su debida investigación antes de tomar una decisión de inversión.

Las inversiones en criptoactivos no están reguladas. Es posible que no sean apropiados para inversores minoristas y que se pierda el monto total invertido. Los servicios o productos ofrecidos no están dirigidos ni son accesibles a inversores en España.