https://images.cointelegraph.com/images/528_aHR0cHM6Ly9zMy5jb2ludGVsZWdyYXBoLmNvbS91cGxvYWRzLzIwMjItMDYvZDRmMjZhZTctMzgyMi00NDU5LWFjNjUtZGU5YzM4YWViOGFjLmpwZw==.jpg
image

Los criptoinversores -especialmente los que compraron durante la cima del mercado en 2021- pueden encontrar alguna salvación a través de una estrategia de ahorro de impuestos llamada “cosecha de pérdidas”, según el jefe de impuestos de Koinly en Australia. 

Koinly es una de las empresas de contabilidad de impuestos de criptomonedas más utilizadas en línea. El jefe de impuestos de Australia, Danny Talwar, le dijo a Cointelegraph que, aunque la mayoría de los inversores minoristas son conscientes de su obligación de pagar impuestos sobre las ganancias de capital (CGT) cuando obtienen ganancias, muchos desconocen que lo contrario es cierto y que las pérdidas se pueden utilizar para reducir su factura tributaria general al compensar las ganancias de capital en otro lugar:

“La mayoría de la gente está familiarizada con el concepto de impuesto sobre las ganancias. Pero lo que no hacen es darse cuenta de que pueden reconocer esa pérdida en su declaración de impuestos para luego compensarla con las ganancias”.
.”

Cosecha de pérdidas

La cosecha de pérdidas, también conocida como cosecha de pérdidas fiscales o venta de pérdidas fiscales, es una estrategia de inversión en la que los inversores venden, intercambian, gastan o incluso regalan un activo que ha caído en números rojos -también conocido como hacer una “enajenación”- lo que les permite “realizar una pérdida”. Los inversores suelen hacerlo en las últimas semanas del año fiscal, que en Australia es ahora mismo. Talwar señala que la estrategia funciona en muchas jurisdicciones con leyes CGT similares, incluido Estados Unidos.

“Países como el Reino Unido, EE.UU. y Canadá siguen regímenes fiscales sobre las ganancias de capital muy similares a los de Australia o tienen una especie de cosecha de pérdidas”, dijo.

El concepto también es adoptado por los inversores tradicionales en acciones, bonos y otros instrumentos financieros. En el mundo de las criptomonedas, una pérdida puede realizarse convirtiéndola en dinero fiduciario o simplemente cambiándola por otra criptomoneda en el exchange.

Talwar cree que la oleada de nuevos inversores en criptomonedas de los últimos años probablemente haya producido un buen número de monederos con pérdidas, dado el actual mercado bajista:

“Muchos inversores en criptomonedas entraron en el mercado alrededor de 2020 y 2021. Lo que esto significa es que la mayoría de estas personas van a tener pérdidas, por lo que sus portafolios están en números rojos.”

¿Funcionará?

Talwar señaló que hay matices específicos en el régimen fiscal de cada país, como el tratamiento de las “ventas de lavado”, que podrían afectar a la capacidad de un inversor para beneficiarse de la cosecha de pérdidas fiscales, y sugirió que los inversores se pusieran en contacto con sus contables para ver cómo ejecutar mejor esta estrategia.

“Una venta de lavado significa básicamente que estás vendiendo el mismo activo y volviéndolo a adquirir en el mismo espacio de tiempo, solo para reconocer una pérdida para tu declaración de impuestos”.

Esto es ilegal en algunos países o la autoridad fiscal podría negar al demandante la realización de una pérdida fiscal.

Koinly ha publicado una guía en la que se explica cómo las normas relativas a las ventas de lavado pueden diferir de un país a otro.

Como regla general, Talwar sugiere que cualquiera que tenga un portafolio en números rojos debería pensar en la cosecha de pérdidas:

“El punto más relevante es que si has hecho una venta durante el año fiscal y has vendido con pérdidas, básicamente hay una ganancia ahí que la gente podría perder si no lo pone en su declaración de impuestos.”

Una “excepción extrema” al caso sería si el portafolio de un inversor solo contiene criptomonedas con pérdidas y nada más. En ese caso, no tendrán ninguna ganancia que compensar.

“Deberían hablar con su contable. ¿Tienen otros activos con los que puedan compensar mucho? No tiene sentido reconocer una pérdida si tu única inversión son criptomonedas, tienes el 99.8% de tus ahorros en el banco y nunca vas a volver a invertir.”

Las autoridades fiscales se ponen al día

Talwar cree que si bien las autoridades fiscales mundiales han hecho grandes avances en los últimos tres años para mantenerse al día con la rápida evolución de la industria de las criptomonedas, todavía hay mucho con lo que ponerse al día, ya que cada vez más inversores minoristas se amontonan en el mercado y la accesibilidad de las criptomonedas sigue aumentando:

“Hace tres años, era raro que una autoridad fiscal tuviera algún tipo de orientación sobre las criptomonedas. Y, el espacio de las criptomonedas hace tres años es una bestia completamente diferente de lo que es ahora. Se ha vuelto mucho más fácil comprar y vender criptomonedas para los inversores minoristas.”

Sin embargo, Talwar señaló que “no muchas” autoridades fiscales han publicado todavía una guía sobre cómo los inversores pueden registrar y reportar el uso de protocolos de finanzas descentralizadas (DeFi) a pesar de que está ganando una fuerte adopción en 2020.

“El Reino Unido probablemente está liderando el camino en algunos aspectos porque acaban de publicar una guía sobre las finanzas descentralizadas. No hay muchas autoridades fiscales que hayan publicado orientaciones sobre DeFi”.

Aclaración: La información y/u opiniones emitidas en este artículo no representan necesariamente los puntos de vista o la línea editorial de Cointelegraph. La información aquí expuesta no debe ser tomada como consejo financiero o recomendación de inversión. Toda inversión y movimiento comercial implican riesgos y es responsabilidad de cada persona hacer su debida investigación antes de tomar una decisión de inversión

Sigue leyendo:

Las inversiones en criptoactivos no están reguladas. Es posible que no sean apropiados para inversores minoristas y que se pierda el monto total invertido. Los servicios o productos ofrecidos no están dirigidos ni son accesibles a inversores en España.