https://images.cointelegraph.com/images/528_aHR0cHM6Ly9zMy5jb2ludGVsZWdyYXBoLmNvbS91cGxvYWRzLzIwMjItMDcvMTFjMDI0NmItNGUwOC00OWE4LTljYmMtYzM3YzVmMWQ2MzBiLmpwZw==.jpg
image

La Comisión de Derecho de Inglaterra y Gales está proponiendo una serie de reformas legales para proporcionar un mayor reconocimiento y protección legal a los usuarios de criptomonedas y activos digitales.

La institución está revisando la legislación existente sobre activos digitales a petición del gobierno británico en un esfuerzo por acomodar el espacio a medida que sigue creciendo en alcance y uso. La Comisión de Derecho anunció el jueves la convocatoria de una consulta pública a expertos jurídicos, tecnólogos y usuarios.

La propuesta pone de relieve la naturaleza evolutiva y el uso polifacético de las criptomonedas, los tokens no fungibles (NFT) y otros activos digitales. Las criptomonedas se utilizan como medio de pago, depósito de valor y como representación digital de la propiedad o de los derechos sobre acciones y títulos de deuda.

La Comisión Jurídica pretende ofrecer “un mayor reconocimiento y protección jurídica de los activos digitales” para que un mayor número de personas, empresas e instituciones puedan acceder a este sector en auge. El documento de consulta examina cómo se aplican las leyes de propiedad personal a los activos digitales y por qué deben clasificarse bajo este paraguas pero en una categoría única.

Se presentan cuatro propuestas clave, empezando por definir explícitamente una categoría jurídica distinta de propiedad personal para dar cabida a las características únicas de los activos digitales bajo el nombre de “objetos de datos”.

La segunda consistirá en crear diferentes opciones para el desarrollo y la aplicación de los “objetos de datos” en torno a la legislación existente. Las dos últimas recomendaciones son aclarar la legislación sobre la propiedad y el control de los activos digitales, así como las transferencias y transacciones.

En una declaración de la profesora Sarah Green, comisaria de Derecho Mercantil y Común, se destaca que la institución se centra en las características únicas de la tecnología con el fin de proporcionar una base jurídica sólida para que el ecosistema se desarrolle orgánicamente:

“Nuestras propuestas apuntan a crear un marco legal sólido que ofrezca mayor consistencia y protección para los usuarios y promueva un entorno que pueda fomentar una mayor innovación tecnológica”.

Las reformas legales propuestas están en consonancia con los planes gubernamentales para que Inglaterra y Gales se conviertan en un centro de sistemas de criptomonedas y activos digitales. El plazo de la Comisión Jurídica para las respuestas públicas a su documento de consulta está fijado para el 4 de noviembre de 2022.

Aclaración: La información y/u opiniones emitidas en este artículo no representan necesariamente los puntos de vista o la línea editorial de Cointelegraph. La información aquí expuesta no debe ser tomada como consejo financiero o recomendación de inversión. Toda inversión y movimiento comercial implican riesgos y es responsabilidad de cada persona hacer su debida investigación antes de tomar una decisión de inversión

Sigue leyendo:

Las inversiones en criptoactivos no están reguladas. Es posible que no sean apropiados para inversores minoristas y que se pierda el monto total invertido. Los servicios o productos ofrecidos no están dirigidos ni son accesibles a inversores en España.