https://images.cointelegraph.com/images/528_aHR0cHM6Ly9zMy5jb2ludGVsZWdyYXBoLmNvbS91cGxvYWRzLzIwMjItMDYvM2RjNDU4NDEtOWI3YS00OWFiLThkMTUtMWI2OTQ2MmJkMmUwLmpwZw==.jpg

El token nativo de la red Ethereum, Ether (ETH), se desplomó el 16 de junio, lo que sugiere que su repunte de alivio, que coincidió con el anuncio de la Reserva Federal de subir las tasas de interés de referencia en un 0.75%, está en riesgo.

¿Están atrapados los alcistas de Ether?

El precio de Ether se deslizó un 9.2%, hasta unos USD 1,120 por token, un día luego de que repuntara un 23% tras caer a casi USD 1,000, su peor nivel desde enero de 2021.

El movimiento al alza del par ETH/USD, que fue seguido por abrupta corrección, siguió los pasos del mercado bursátil estadounidense, confirmando que se comportó como un activo de riesgo durante la jornada.

image
Coeficiente de correlación diario del par ETH/USD y el Nasdaq. Fuente: TradingView

El descenso significa que Ether ha perdido el 77% de su valor desde noviembre de 2021 y ahora cotiza por debajo de su “precio realizado” de USD 1,740, según datos de Glassnode.

image
Precio realizado, en dólares, de Ethereum. Fuente: Glassnode

Además, un entorno de tasas de interés más altas añade más presión de venta, con inversores que abandonan las operaciones de alto riesgo y buscan la seguridad en los activos de cobertura tradicionales, como el efectivo.

La fe de los inversores en las criptomonedas también se ha erosionado tras el colapso de Terra, un proyecto de stablecoin algorítmica de USD 40,000 millones, y la decisión de la plataforma de préstamos Celsius Network de suspender las retiros.

Además, Three Arrow Capital, un fondo de cobertura de criptomonedas que manejó casi USD 10 mil millones en mayo de 2022, supuestamente enfrenta riesgos de insolvencia. Los temores sobre los riesgos sistémicos han limitado aún más el sesgo de recuperación del mercado de criptomonedas, perjudicando a Ether.

Desde un punto de vista técnico, las recientes ganancias de Ether parecen un repunte de mercado bajista, que podría deberse a que los inversores cubren sus posiciones cortas.

En concreto, los inversores cierran sus posiciones cortas volviendo a comprar el activo subyacente en el mercado -normalmente a un precio inferior al del momento del préstamo- y devolviéndolo al prestamista. Esto hace que el activo se recupere entre los grandes movimientos a la baja, pero no significa un cambio de tendencia.

Estos pequeños repuntes podrían ser una trampa alcista para los inversores que consideran erróneamente que el rebote es una señal de que se ha tocado fondo.

Por otro lado, los bajistas experimentados utilizan las subidas para abrir nuevas posiciones cortas en el tope local de precios, sabiendo que nada ha cambiado fundamentalmente en el mercado.

El “banderín bajista” de ETH hace pensar que se avecinan más pérdidas

El “banderín bajista” del Ether en los gráficos de marcos temporales más cortos también apoya un escenario de trampa alcista.

Los banderines bajistas son patrones de continuación bajista que se forman cuando el precio se consolida dentro de una estructura en forma de triángulo tras un fuerte movimiento bajista.

Como regla del análisis técnico, los traders miden el objetivo de ganancias de un banderín bajista restando el punto de ruptura de la altura del descenso anterior (llamado “asta de bandera”), como se muestra a continuación.

image
Gráfico de 4 horas del par ETH/USD con la configuración de “banderín bajista”. Fuente: TradingView

Esto sitúa el próximo objetivo bajista para el precio de ETH en USD 850, casi un 25% menos que su precio actual.

Los puntos de vista y las opiniones expresadas aquí son únicamente las del autor y no reflejan necesariamente las opiniones de Cointelegraph.com. Cada inversión y movimiento comercial implica un riesgo, debes realizar tu propia investigación al tomar una decisión.

Las inversiones en criptoactivos no están reguladas. Es posible que no sean apropiados para inversores minoristas y que se pierda el monto total invertido. Los servicios o productos ofrecidos no están dirigidos ni son accesibles a inversores en España.