image

El gobierno kazajo está estudiando una propuesta de tres puntos diseñada para hacer que los mineros de criptomonedas paguen mucho más por operar dentro país, lo que podría hacer que Kazajistán sea menos atractivo para la industria.

El 4 de febrero, el primer viceministro de Finanzas de Kazajstán, Marat Sultangaziyev, propuso un aumento del precio de USD 0.0023 el Kwh a USD 0.01 (alrededor de un aumento del 335%) específicamente para los mineros de criptomonedas. También propuso un impuesto sobre cada tarjeta gráfica (GPU) y cada pieza de equipo necesario para la minería de criptomonedas. Comparó el impuesto para las tarjeta de video con la forma en que los casinos son gravados por cada mesa que manejan, ya sea que la mesa esté activa o no.

La tercera parte de su propuesta consistía en eliminar el hardware de minería de la exención del impuesto sobre el valor agregado (IVA).

La minería de Bitcoin requiere el uso de hardware específico para completar los cálculos matemáticos necesarios para crear nuevos bloques en la cadena de bloques. Las operaciones de minería a gran escala albergan más de 10,000 equipos de minería, incluyendo ASICs (circuitos integrados de aplicación específica), GPU, rack, unidades de refrigeración e instalaciones asociadas.

Hasta que los disturbios políticos hicieron que el gobierno restringiera el acceso a Internet el mes pasado, Kazajistán se ha convertido en uno de los destinos más populares para los mineros de criptomonedas tras la prohibición de la minería en China el verano pasado. Alrededor del 5 de enero, la tasa de hash de la red Bitcoin se desplomó un 13.4% en un día, pasando de unos 205 exahes por segundo (EH/s) a 177 EH/s debido a los conflictos en Kazajistán.

BIT Mining, una operación de minería de Bitcoin que se trasladó de China a Kazajistán el pasado mes de julio, declaró en enero que los disturbios políticos no le obligarían a trasladar sus operaciones a otro lugar. Sin embargo, eso fue antes de que se propusieran los aumentos de potencia y de impuestos.

Los bajos costes de la electricidad y la proximidad a China han atraído a los mineros que huyen de las autoridades chinas en medio de las medidas represivas en el país. Esto ha llevado a Kazajstán a convertirse en el segundo mayor productor de hash power para Bitcoin, por detrás de Estados Unidos, produciendo alrededor del 18% del hashrate de la red en agosto de 2021, según datos de la Universidad de Cambridge. Es posible que los mineros nuevos y los ya existentes tengan menos ganas de llamar a este país su base de operaciones si entran en vigor las nuevas propuestas de impuestos.

También hay que tener en cuenta que Kazajistán ha tenido problemas con el suministro de energía desde finales del año pasado, más o menos cuando los mineros de criptomonedas abandonaros China. El país experimentó un aumento del 8% en el consumo doméstico de electricidad hasta 2021, lo que llevó al gobierno a considerar la construcción de una planta de energía nuclear para aliviar la tensión en la red eléctrica y mantener los costos de energía bajos.

La electricidad barata parece ser el factor más importante que atrae a los mineros. Cointelegraph informó el 27 de enero de que Estados Unidos no puede proporcionar la electricidad más barata y, por tanto, “no puede mantener el título de campeón minero durante mucho tiempo”. Quitar esa ventaja a los mineros de Kazajistán podría significar el fin de las ambiciones del país de conseguir USD 1,500 millones de los mineros en los próximos 5 años.