https://images.cointelegraph.com/images/528_aHR0cHM6Ly9zMy5jb2ludGVsZWdyYXBoLmNvbS91cGxvYWRzLzIwMjItMDgvMzRmNGE0ZDYtNTVmYi00ODc1LThhYTctMzBiNDQ2MzI5YWE1LmpwZw==.jpg
image

Las autoridades israelíes establecieron el lunes nuevas restricciones a los pagos en efectivo como medio para combatir la actividad ilegal e impulsar los pagos digitales en el país.

Desde enero de 2019, las empresas y los consumidores israelíes están sujetos a límites en los pagos en efectivo en virtud de la Ley para la Reducción del Uso de Efectivo. Su objetivo es que los ciudadanos y empresas del país se inclinen por los pagos digitales, lo que permitirá a las autoridades rastrear más fácilmente la evasión fiscal, la actividad del mercado negro y el blanqueo de dinero.

A partir del lunes, los límites de los pagos en efectivo se han restringido a USD 1,760, o 6,000 shekels israelíes, para las transacciones comerciales y a USD 4,400, o 15,000 shekels, en las transacciones personales.

Se espera que haya más restricciones en el futuro, prohibiendo el ahorro de más de USD 58,660, o 200,000 shekels, en efectivo en residencias privadas.

Tamar Bracha, que al parecer es la parte encargada de ejecutar la ley en nombre de la Autoridad Fiscal de Israel (ITA), declaró recientemente a Media Line que la limitación del uso de dinero en efectivo hará que aumente la dificultad de la actividad delictiva, declarando:

“El objetivo es reducir la fluidez del efectivo en el mercado, principalmente porque las organizaciones criminales tienden a depender del efectivo”.

Mientras tanto, los nuevos límites impuestos a las transacciones en efectivo han sido vistos por algunos como una buena señal para la futura adopción de criptomonedas en el país.

El sábado, el influencer y defensor de las criptomonedas, Lark Davis, dijo a su millón de seguidores en Twitter que Israel no será ni el primer ni el último país en introducir este tipo de restricciones y aprovechó para hacer referencia a Bitcoin en su publicación.

Por su parte, la inversora Lyn Alden, fundadora de Lyn Alden Investment Strategy, afirmó que la tendencia “probablemente continuará en otros países con el paso del tiempo”.

CBDC y regulación de las criptomonedas

El país es también una de las varias naciones de la región que exploran las monedas digitales del banco central (CDBC), habiendo considerado por primera vez una CBDC a finales de 2017.

En mayo, el Banco de Israel dio a conocer las respuestas a una consulta pública en torno a sus planes para un “shekel digital”, indicando que había un fuerte apoyo a la investigación continuada sobre las CBDC y cómo repercutiría en el mercado de los pagos, la estabilidad financiera y monetaria y las cuestiones legales y tecnológicas.

En junio, el Banco de Israel reveló que había llevado a cabo un experimento que abordaba la privacidad de los usuarios y el uso de los contratos inteligentes en los pagos, marcando su primer experimento tecnológico con una CBDC.

El país también está en proceso de crear un marco regulador en torno a los activos digitales. Durante la Conferencia Anual de Criptomonedas de Israel de este año, celebrada en mayo, Jonathan Shek, de Oz Finance, reveló que las autoridades financieras de Israel habían estado preparando un marco normativo completo y holístico para los activos digitales.

Aunque no dio una fecha exacta, Shek se burló de que llegaría en un futuro próximo porque el gobierno israelí estaba dispuesto a fomentar el crecimiento de la industria de las criptomonedas en su estado si se hacía de manera responsable.

Aclaración: La información y/u opiniones emitidas en este artículo no representan necesariamente los puntos de vista o la línea editorial de Cointelegraph. La información aquí expuesta no debe ser tomada como consejo financiero o recomendación de inversión. Toda inversión y movimiento comercial implican riesgos y es responsabilidad de cada persona hacer su debida investigación antes de tomar una decisión de inversión.

Sigue leyendo:

Las inversiones en criptoactivos no están reguladas. Es posible que no sean apropiados para inversores minoristas y que se pierda el monto total invertido. Los servicios o productos ofrecidos no están dirigidos ni son accesibles a inversores en España.