Los reguladores de Europa, Estados Unidos y otros países se afanan en perfeccionar los detalles sobre cómo designar a los exchanges descentralizados (DEX) como “brokers”, agentes de transacciones o entidades similares que afectan a una transferencia y cooperan entre sí. Estados Unidos pidió la cooperación multinacional en su orden ejecutiva sobre el desarrollo responsable de activos digitales, al igual que la Unión Europea con su reciente Revisión de la Estabilidad e Integración Financiera. Y eso es solo a lo que el público tiene acceso.

Entre bastidores, el susurro de la regulación es cada vez más fuerte. ¿Alguien se ha dado cuenta de que todos los requisitos de “Conozca a su cliente” (KYC, por sus siglas en inglés) se han puesto en los exchanges centralizados más pequeños en lugares exóticos en los últimos dos meses? Esa fue la luz de alerta. Con la mencionada designación y cooperación, los DEX empezarán a sentir el calor de los reguladores pronto.

image

Sí, se avecinan regulaciones, y la principal razón por la que los DEX difícilmente sobrevivirán a la tormenta que se avecina es su proclamada falta de capacidad para identificar a los usuarios que utilizan y contribuyen a los pools de liquidez. En los círculos financieros convencionales, la prestación de servicios sin procedimientos adecuados de KYC no se realiza. No rastrear la identidad permitió a los oligarcas rusos utilizar el servicio de pago Hawala para mover anónimamente millones de dólares antes de la guerra de Ucrania, por lo que los reguladores están justificadamente preocupados por los DEX. Para la mayoría de los entusiastas de los DEX, el KYC suena como un insulto, o al menos, algo que un DEX es fundamentalmente incapaz de hacer. Pero, ¿es realmente así?

Los DEX son en realidad bastante centrales

Comencemos con la anatomía de un DEX, y encontraremos que ni siquiera están tan descentralizados como uno puede pensar. Sí, los DEX se ejecutan en contratos inteligentes, pero el equipo o la persona que sube el código a la cadena suele tener privilegios y permisos especiales a nivel de administrador. Además, un equipo conocido y centralizado suele encargarse del front-end. Por ejemplo, Uniswap Labs ha añadido recientemente la capacidad de depurar monederos de hackers conocidos, eliminando los tokens de su menú. Aunque los DEX dicen ser puro código, en realidad, sigue habiendo un equipo de desarrolladores más o menos centralizado detrás de esta entidad etérea. Este equipo también se hace cargo de los beneficios que se obtienen.

image

Además, una mirada en profundidad a la forma en que los usuarios se comunican con cadenas sin permiso revela más puntos de estrangulamiento centralizados. Por ejemplo, el mes pasado, MetaMask no estaba disponible en algunas regiones. ¿Por qué? Porque así lo decidió Infura, un proveedor de servicios centralizado en el que se basa el monedero on-chain para una API de Ethereum. Con un DEX, las cosas siempre pueden ocurrir de manera similar.

Algunas personas dicen que los DEX están más descentralizados por ser de código abierto, lo que significa que cualquier comunidad es libre de bifurcar el código y construir su propio DEX. Por supuesto, se pueden tener tantos DEX como se quiera, pero la cuestión es saber cuáles consiguen aportar más liquidez y dónde van los usuarios a intercambiar sus tokens. Al fin y al cabo, para eso están los exchanges.

Desde un punto de vista normativo, una entidad que facilite estas operaciones puede considerarse un “broker” o un “agente de transferencia”, independientemente de si es de código abierto o no. Hacia allí se dirigen la mayoría de las regulaciones. Una vez identificados como tales, los DEX recibirán un bombardeo importante a menos que puedan cumplir con una amplia gama de requisitos. Entre ellos, la obtención de una licencia, la verificación de la identidad de los usuarios y la notificación de las transacciones, incluidas las sospechosas. En Estados Unidos, también tendrían que cumplir la Ley de Secreto Bancario y congelar las cuentas a petición de las autoridades. Sin todo ello, es probable que los DEX desaparezcan.

La cuestión de la identidad y el KYC

Dado que los DEX afirman que están descentralizados, también afirman que son tecnológicamente incapaces de aplicar ningún control de verificación de identidad o KYC. Pero, en realidad, el KYC y el seudónimo no son mutuamente excluyentes desde el punto de vista tecnológico. Esta actitud revela, en el mejor de los casos, pereza o un afán desquiciado por reducir costes, y en el peor, un deseo de beneficiarse del dinero sucio que se mueve.

Los argumentos de que un DEX es incapaz de hacer KYC sin crear un honeypot de información personal carecen de mérito técnico e imaginación. Muchos equipos ya están construyendo soluciones de identidad basadas en pruebas de conocimiento cero, un método criptográfico que permite a una parte demostrar que tiene ciertos datos sin revelar esa información. Por ejemplo, la prueba de identidad puede incluir una marca de verificación verde que indique que la persona ha superado el KYC, pero no revela información personal identificable. Los usuarios pueden compartir esta identificación con un DEX para fines de verificación sin necesidad de un depósito centralizado de información.

Dado que sus usuarios no tienen que pasar un KYC, los DEX se convierten en parte del rompecabezas cuando se trata de ransomware: los hackers las utilizan como un importante centro para mover las recompensas. Debido a la falta de verificación de la identidad, los equipos del DEX no pueden explicar el “origen de los fondos”, lo que significa que no pueden demostrar que el dinero no procede de un territorio sancionado o del blanqueo de dinero. Sin esta prueba, los bancos nunca emitirán una cuenta bancaria para los DEX. Los bancos exigen información sobre el origen de los fondos para no ser multados o que se les revoque su propia licencia. Cuando los DEX pueden ser utilizados fácilmente para actividades delictivas, dan mala fama a las criptomonedas y las alejan aún más de la adopción generalizada.

Los DEX también tienen un conjunto de software único y de propósito único, la creación de mercado automatizado o AMM, que permite a los proveedores de liquidez emparejarse con los compradores y vendedores, y sacar o determinar un precio para un activo determinado. No se trata de un software de propósito general que pueda aprovecharse para múltiples casos de uso, como es el caso del protocolo P2P de BitTorrent, que mueve bits de forma rápida y eficiente para Twitter, Facebook, Microsoft y los piratas de vídeo. Un AMM tiene un único propósito y produce un beneficio para los equipos.

La verificación de las identidades de los usuarios y la comprobación de que el dinero y los tokens no son ilegales ayuda a garantizar cierto nivel de protección contra la ciberdelincuencia. Hace que DeFi sea más segura para los usuarios y más factible para los reguladores y los responsables políticos. Para sobrevivir, los DEX tendrán que admitir esto eventualmente y adoptar un nivel de verificación de identidad y de prevención de lavado de dinero.

Al aplicar algunas de estas soluciones, los DEX pueden seguir cumpliendo la promesa DeFi. Pueden permanecer abiertos para que los usuarios aporten liquidez, ganen comisiones y eviten depender de los bancos u otras entidades centralizadas, a la vez que permanecen bajo seudónimo.

Si los DEX eligen ignorar la presión regulatoria, la situación puede terminar de dos maneras. O bien las plataformas más legítimas pueden continuar adaptándose al creciente escrutinio gubernamental y a la creciente demanda de criptos por parte de inversores más convencionales, que requieren usabilidad y seguridad, dejando así morir a los DEX obstinados, o alternativamente, los DEX no adaptables se trasladarán al mercado gris de jurisdicciones lejanas, paraísos fiscales y economías no reguladas similares al efectivo.

Tenemos todos los motivos para creer que lo primero es un escenario mucho más probable. Es hora de que los DEX crezcan con el resto de nosotros o se arriesguen a ser regulados hasta la muerte junto con los fantasmas más oscuros del pasado de las criptomonedas.

Este artículo no contiene consejos ni recomendaciones de inversión. Todas las inversiones y trading implican un riesgo, y los lectores deben realizar su propia investigación a la hora de tomar una decisión.

Los puntos de vista, pensamientos y opiniones expresados aquí son únicamente del autor y no reflejan ni representan necesariamente los puntos de vista y opiniones de Cointelegraph.

Bob Reid es el actual CEO y cofundador de Everest, una empresa fintech que aprovecha las tecnologías blockchain para una cuenta multidivisa, una identidad digital/biométrica, una plataforma de pago y una plataforma de dinero electrónico más seguras e inclusivas. Como institución financiera autorizada y registrada, Everest suministra soluciones financieras de extremo a extremo, facilitando el eKYC/AML, la identidad digital y el cumplimiento normativo asociado al movimiento de dinero. Ha sido asesor de Kai Labs, director general de licencias de BitTorrent y vicepresidente de estrategia y desarrollo empresarial de Neulion y DivX.

Sigue leyendo:  

Las inversiones en criptoactivos no están reguladas. Es posible que no sean apropiados para inversores minoristas y que se pierda el monto total invertido. Los servicios o productos ofrecidos no están dirigidos ni son accesibles a inversores en España.