https://images.cointelegraph.com/images/528_aHR0cHM6Ly9zMy5jb2ludGVsZWdyYXBoLmNvbS91cGxvYWRzLzIwMjItMTEvOWM3YzUxNDktYTMwMC00ZjE0LTk4YTItNGU3ZGM2NWMyNDJhLmpwZw==.jpg
image

Se reporta que la empresa de préstamos de criptomonedas Genesis Global Capital contrató a un asesor de reestructuración para explorar todas las opciones posibles que incluyen, pero no se limitan a, una posible quiebra. 

Se entiende que la firma ha contratado al banco de inversión Moelis & Company para explorar las opciones que tiene, y personas familiarizadas con la situación han subrayado que no se ha tomado ninguna decisión financiera y que todavía es posible que la empresa evite una declaración de quiebra, según un informe del New York Times del 22 de noviembre.

Curiosamente, Moelis & Company fue también una de las firmas contratadas por Voyager Digital después de que suspendiera los retiros y depósitos el 1 de julio para explorar “alternativas estratégicas”.

Días más tarde, Voyager Digital se acogió al Capítulo 11 de bancarrota en el Tribunal del Distrito Sur de Nueva York como parte de un plan de reorganización que finalmente les “devolvería el valor a los clientes.”

Sin embargo, un portavoz de Genesis le dijo recientemente a Cointelegraph que no tenía planes “inminentes” de declararse en bancarrota después de que un informe del 21 de noviembre de Bloomberg sugiriera lo contrario.

“No tenemos planes de declararnos en bancarrota de forma inminente. Nuestro objetivo es resolver la situación actual de forma consensuada sin necesidad de presentar una declaración de quiebra. Genesis sigue manteniendo conversaciones constructivas con los acreedores”, dijo el portavoz.

Se entiende que Genesis está buscando entre USD 500 millones y USD 1,000 millones de los inversores para cubrir un déficit que, en última instancia, se derivó de la “agitación del mercado sin precedentes” y la caída del exchange de criptomonedas FTX.

Según un informe de Bloomberg del 22 de noviembre, la empresa tiene USD 2,800 millones en préstamos pendientes en su balance, y alrededor del 30% de sus préstamos se realizaron a “partes relacionadas”, incluyendo su empresa matriz Digital Currency Group junto con su filial y unidad de préstamos Genesis Global Trading.

Una carta del CEO de Digital Currency Group, Barry Silbert, que ha circulado recientemente, afirma que debe USD 575 millones a Genesis Global Capital, que vencen en mayo de 2023.

Desde el colapso de FTX el 11 de noviembre, todas las miradas se han dirigido hacia Genesis, Grayscale Investments y su empresa matriz Digital Currency Group, dado que hay preocupaciones de que las empresas puedan ser las próximas víctimas del contagio.

Las tres empresas han tratado de calmar los temores de los inversores durante la última semana.

Grayscale Investments tranquilizó a los inversores en un tuit del 17 de noviembre en el que señalaba que “la seguridad de las participaciones subyacentes a los productos de activos digitales de Grayscale no se ve afectada”, en referencia a la suspensión del retiro de Genesis Global Trading, añadiendo que sus productos siguen funcionando con normalidad.

Genesis ha reiterado que sus negocios de negociación al contado y de derivados y de custodia “siguen siendo plenamente operativos” a pesar de la suspensión de los retiros de clientes en su negocio de préstamos.

Por su parte, la última carta a los inversores del CEO de Digital Currency Group, Barry Silbert, tranquilizó a sus inversores: dijo que DCG está en camino de obtener USD 800 millones en ingresos en 2022.

“Hemos capeado criptoinviernos anteriores y, aunque este puede parecer más severo, colectivamente saldremos de él más fuertes”, dijo.

Aclaración: La información y/u opiniones emitidas en este artículo no representan necesariamente los puntos de vista o la línea editorial de Cointelegraph. La información aquí expuesta no debe ser tomada como consejo financiero o recomendación de inversión. Toda inversión y movimiento comercial implican riesgos y es responsabilidad de cada persona hacer su debida investigación antes de tomar una decisión de inversión

Sigue leyendo:

Las inversiones en criptoactivos no están reguladas. Es posible que no sean apropiados para inversores minoristas y que se pierda el monto total invertido. Los servicios o productos ofrecidos no están dirigidos ni son accesibles a inversores en España.