image

El Salvador se enfrenta a otro latigazo de una empresa financiera tradicional por su amor “prohibido” por Bitcoin (BTC).

La agencia de calificación crediticia estadounidense Fitch Ratings ha bajado la calificación de incumplimiento de emisor a largo plazo de El Salvador de B- a CCC, mencionando la “imprevisibilidad de las políticas” y la “adopción de Bitcoin como moneda de curso legal” como algunos de los factores que han llevado a la degradación. 

Aparte de esto, la organización de calificación estadística explicó que la dependencia de la deuda a corto plazo, un pago de eurobonos de USD 800 millones que vence en enero de 2023 y un alto déficit fiscal se interponen en el camino de una mejor calificación para el país. 

Además, Fitch percibe que el aumento de la deuda a corto plazo de El Salvador paraliza la capacidad del gobierno para pagar sus deudas generales, lo que amplía los riesgos de una refinanciación. Con casi USD 1,300 millones que vencen en agosto, septiembre y octubre, Fitch menciona que las restricciones financieras serán más difíciles de afrontar para el país. 

Según Fitch, el país también se enfrenta a mayores riesgos por las “elevadas y crecientes necesidades de financiación” en los próximos años. La firma menciona que el hecho de que el país utilice BTC como moneda de curso legal contribuye a la incertidumbre sobre un posible programa del Fondo Monetario Internacional que podría proporcionar la financiación que el país necesita en 2022-2023. 

La calificación del país aún puede subir en el tiempo si cumple con los criterios de Fitch, entre ellos la consistencia en el pago de las deudas al “desbloquear fuentes predecibles de financiamiento” y un ajuste fiscal enfocado en la sostenibilidad de la deuda. 

Mientras tanto, el presidente salvadoreño Nayib Bukele predijo recientemente que un aumento del precio de BTC podría llegar muy pronto. Citando el número de millonarios a nivel mundial, el presidente dijo que si deciden poseer al menos 1 BTC, no habrá suficiente Bitcoin para todos ellos. 

Ya en enero, Fitch Ratings emitió una advertencia a los proveedores de energía de Estados Unidos sobre los mineros de criptomonedas. Según la empresa, pocos estados son capaces de suministrar las necesidades energéticas de la minería. La empresa añadió que las operaciones de minería son sensibles a los precios y pueden cerrarse cuando los beneficios disminuyan.