Como parte de una serie de enmiendas a las leyes financieras de Sudáfrica, los proveedores de servicios de criptoactivos se convertirán en instituciones responsables. Un informe del Tesoro de Sudáfrica anunció más regulaciones cripto “que se finalizarán durante 2022”.

En resumen, los cambios propuestos garantizarán que “cualquier persona que brinde asesoramiento o servicios de intermediación relacionados con criptoactivos debe ser reconocida como proveedor de servicios financieros en virtud de la ley y debe cumplir con los requisitos de la ley”.

Marius Reitz, gerente general de la plataforma cripto Luno para Sudáfrica, arrojó luz sobre los cambios y comentó que “los jugadores cripto creíbles dan la bienvenida a la regulación”, y agregó que “la regulación es una parte vital del ecosistema de la criptomoneda”.

Reitz le dijo a Cointelegraph:

“La regulación hará que sea más fácil para el público distinguir entre los proveedores de servicios cripto con licencia y sin licencia y encontrar un lugar seguro para almacenar y comprar sus criptomonedas”.

Sin embargo, para Hermann Viver, el fundador de Bitcoin Ekasi, un proyecto sudafricano inspirado en Bitcoin Beach, es una historia diferente. Le dijeron a Cointelegraph que las “reglas KYC y AML más estrictas empujan a las personas ya marginadas aún más hacia los márgenes de la sociedad. Y, en última instancia, “las autoridades tienden a abordar la situación con una solución única para todos, que para muchos, resulta no ser ser una solución en absoluto.”

Proyecto del municipio de Bitcoin Ekasi. Fuente: Bitcoin Ekasi Twitter

Vivier le dijo a Cointelegraph:

“Idealmente, debería haber un umbral en el que las personas que ganan por debajo de cierto nivel no requieran cumplimiento/verificación, porque realmente, si, por ejemplo, ese umbral fuera de R5,000/mes [USD 330], ¿qué daño puede hacer una persona con esa cantidad?”

No obstante, la decisión del Tesoro de endurecer los “controles de financiamiento del riesgo de terrorismo y lavado de dinero a través de criptoactivos” no sorprende a Bitcoin Ekasi y otros miembros de la industria de criptomonedas de Sudáfrica.

Las autoridades sudafricanas han advertido previamente a grandes jugadores como Binance que no operen en el país. En otra parte, Unathi Kamlana, el comisionado de la Autoridad de Conducta del Sector Financiero de Sudáfrica, se pronunció sobre la protección de los criptoinversores vulnerables.

image
Rascacielos de Luno en Ciudad del Cabo, ZA. Fuente: Luno

Para Luno, “un aspecto notable del enfoque del SA Reserve Bank es el de incluir a la industria en sus discusiones desde el principio”. La situación para Reitz es clara:

“La regulación también impulsará la cantidad de asociaciones formales entre bancos y empresas de criptomonedas, lo que facilitará una mayor adopción de criptomonedas”.

En otros desarrollos, el informe del Tesoro alude a los “riesgos que plantean las llamadas monedas estables”, que se abordarán más adelante este año. En el sur de África, los planes para las monedas digitales de los bancos centrales (CBDC) son públicos y se debaten ampliamente. En última instancia, una CBDC es una forma en que los gobiernos pueden administrar mejor los flujos de dinero, en contraste con las monedas estables privadas como Tether (USDT).

Reitz está convencido de que Sudáfrica puede “ver el lanzamiento de más CBDCS en 2022”, ya que Sudáfrica está “investigando una moneda digital”. La CBDC podría proporcionar un “espacio cómodo para los reguladores”.

Aclaración: La información y/u opiniones emitidas en este artículo no representan necesariamente los puntos de vista o la línea editorial de Cointelegraph. La información aquí expuesta no debe ser tomada como consejo financiero o recomendación de inversión. Toda inversión y movimiento comercial implican riesgos y es responsabilidad de cada persona hacer su debida investigación antes de tomar una decisión de inversión

Sigue leyendo:

Las inversiones en criptoactivos no están reguladas. Es posible que no sean apropiados para inversores minoristas y que se pierda el monto total invertido. Los servicios o productos ofrecidos no están dirigidos ni son accesibles a inversores en España.