image

En el mundo de las finanzas, existen frases que se repiten insaciablemente. De hecho, se repiten tanto que con el tiempo se llegan a convertir en dogmas de fe. Se asume que su validez es evidente. O sea, la aceptación es automática y sin cuestionamiento. “Buy the dip” (o “compra la caída” en español) es una de estas frases. El precio baja. Lo que, en el fondo, es una mala noticia. Pero también puede ser una oportunidad de compra. Es, indudablemente, una frase optimista que busca tomar ventaja de la adversidad. Cierto, durante un ciclo alcista, las correcciones tienden a ser una gran oportunidad de compra. Después de todo, estás comprando en descuento. Sin embargo, no siempre es buena idea comprar la caída. ¿Cuándo no es buena idea comprar la caída? Al final de un ciclo alcista.

Analicemos por un momento el caso de El Salvador. El Salvador llegó relativamente tarde en el ciclo alcista. O sea, Bukele compró caro en un principio. Porque compró en plena euforia. Debemos recordar que compró con fondos públicos. Y emitió deuda vinculada a esas compras. Ahora bien, en cada caída importante, Bukele anuncia nuevas compras a través de su cuenta en Twitter. Bitcoin sigue rompiendo soportes. En este momento, nos sostiene el soporte del $20K. Debemos recordar que se trata de nuestro antiguo máximo histórico que fue nuestra resistencia por varios años.

Ahora bien, el inversor debe saber que los mercados fluctúan. Los precios suben. Pero los precios también bajan. En el caso de un activo tan volátil como Bitcoin, el riesgo es alto. La palabra “riesgo” siempre despierta polémica, porque a nadie le gusta que etiqueten a su activo favorito como “riesgoso”. Sin embargo, no podemos tapar el sol como un dedo. El juego de palabras funciona hasta cierto punto. Bitcoin es volátil. Punto. Si Bitcoin sigue cayendo, todos los créditos asociados a su precio, se encuentran en peligro. Así de sencillo.

Plantear la posibilidad de un escenario bajista no es necesariamente esparcir FUD. Sería muy iluso de mi parte invertir únicamente contando en un escenario alcista. Sería vivir en una fantasía. ¿Puede tolerar más caídas tu portafolio? Si la respuesta es negativa, tenemos un problema. ¿Puede Microstrategy, por ejemplo, darse el lujo de un Bitcoin a $15K? ¿Puede el inversor que invierte en bonos salvadoreños dormir tranquilo con un Bitcoin en 15K$?

Comprar una caída durante una tendencia alcista es muy buena idea. Comprar la caída al final de una tendencia alcista no lo es. Es muy inteligente comprar barato cerca del fondo durante un ciclo bajista a la espera del próximo ciclo alcista. Pero eso normalmente sucede ya entrados en el ciclo bajista. Es muy raro encontrarse con un fondo justo al final de un ciclo alcista. Por lo general, el dolor se extiende un tiempo. El mercado tiene que sufrir bastante antes de volver a subir.

¿Tienes tu casa en regla? ¿Cuáles son tus ingresos? ¿Cuáles son tus egresos? ¿Cuál es el presupuesto de tu actual estilo de vida? ¿Cómo está tu fondo de emergencia? ¿Qué tanta estabilidad tiene tu portfolio? ¿Qué le sucedería a tu portafolio, si el soporte de los $20K se rompe? ¿Qué tan endeudado estás?

¿Qué necesitamos para comprar la caída? En primer lugar, necesitamos efectivo. Eso implica que no podemos comprar todas las caídas. Porque corremos el peligro de quedarnos sin efectivo en el momento de la gran oportunidad. Las personas muy apalancadas pierden esa capacidad, porque el colateral cae con cada caída. En conclusión, las caídas deben comprarse con estrategia. No se trata de comprar a loco. No se trata de confiar a toda costa con un optimismo iluso.

Durante la última década (2009-2021), la liquidez abundaba debido a las políticas monetarias flexibles de la época. El optimismo estaba por los cielos, porque el futuro prometía mucha prosperidad. Los inversores desarrollaron una elevada tolerancia al riesgo debido a que las condiciones estaban dadas. Hubo algunos años mejores que otros. Sin embargo, se podría decir que se trató de una década bastante próspera y estable. Bitcoin fue uno de los hijos mimados de esa época.

Los inversores invierten con una expectativa. La idea es comprar barato y vender caro. Lo que implica que lo recomendable es comprar en periodos de sobreventa y vender en los periodos de sobrecompra. Todo esto suena muy bonito. Y, en la mayoría de los casos, funciona a la perfección. La cosa se complica durante un cambio de tendencia. En efecto, es posible que el precio suba para llegar a un tope y luego caer. Durante un ciclo alcista, esa caída normalmente es transitoria. Pero, al final de una buena etapa alcista, esa primera caída es la primera de muchas caídas por venir. No es conveniente comprarla. Lo mejor es mantenerse a la espera de un mejor momento.

¿Hemos llegado al fondo? Es muy difícil saberlo. Nos encontramos al inicio de un cambio de paradigma a nivel macroeconómico. Y muchos analistas esperan una recesión económica mundial que puede durar varios años. Los mercados, debido a la falta de claridad, se han vuelto bastante conservadores y están buscando desesperadamente la protección de instrumentos financieros más estables. Tenemos muchas fallas en las cadenas de producción y distribución. Una guerra en Europa. Inflación. Tensiones geopolíticas por doquier. Y un endeudamiento bastante preocupante. Es muy difícil declarar un mínimo ahora con un futuro tan incierto por delante. Considero que en este momento es muy prematuro declarar un posible fondo.

Ahora bien, siempre es sabio invertir con prudencia. Esperemos lo mejor, pero preparémonos para lo peor. Eso, en muchos casos, significa que debemos reorganizar nuestro portafolio para darle más estabilidad. No importa si debemos sacrificar crecimiento por seguridad durante un tiempo. No siempre se debe participar en la pelea. A veces es mejor retirarse por un tiempo y esperar que se calmen las aguas.

Muchos están aquí (en el espacio cripto) por razones ideológicas. Para un idealista, su ideal con frecuencia es más importante que el dinero. Ciertamente, nunca abandona el barco y recita su credo hasta el final. Porque el idealista siempre está en campaña. Claro que no todos somos idealistas. A muchos de nosotros sí nos importa el dinero. Y la prioridad es llevar el pan a la mesa. En fin, a veces comprar no es lo mejor. En algunos casos, lo mejor es evitar los riesgos. Organizarse. Esperar. 

Aclaración: La información y/u opiniones emitidas en este artículo no representan necesariamente los puntos de vista o la línea editorial de Cointelegraph. La información aquí expuesta no debe ser tomada como consejo financiero o recomendación de inversión. Toda inversión y movimiento comercial implican riesgos y es responsabilidad de cada persona hacer su debida investigación antes de tomar una decisión de inversión.
 

Te puede interesar: 

Las inversiones en criptoactivos no están reguladas. Es posible que no sean apropiados para inversores minoristas y que se pierda el monto total invertido. Los servicios o productos ofrecidos no están dirigidos ni son accesibles a inversores en España.