La creación de empleo ha sido tradicionalmente diseñada por los políticos, desesperados por conseguir que el país vuelva a trabajar y que se considere como un estimulante de la economía. Desde los programas de creación de empleo de la Gran Depresión hasta la American Jobs Act del Presidente de Estados Unidos, Barack Obama, los planes de empleo tienen una larga y accidentada historia. Hoy en día, el fomento del empleo significativo para las masas sigue siendo tan popular como siempre entre los responsables políticos y, sin embargo, es poco probable que el próximo gran plan de creación de empleo se emita como una orden descendente.

image

Por el contrario, este emanará de un ámbito que la mayoría de los políticos no dominan y que tienen pocos poderes para controlar: el Metaverso. Ese mundo virtual paralelo al físico no está limitado por las fronteras nacionales, ni es el feudo de las empresas de redes sociales que se apropian cínicamente de su nombre.

El metaverso comprende una serie interconectada de mundos virtuales en los que la humanidad puede recrearse, interactuar y realizar transacciones. Como avatares, sus usuarios son libres de conmutar entre juegos, espacios de encuentro y mercados, recreando muchas de las tareas que antes se limitaban al espacio físico.

Sin embargo, la mayor promesa del metaverso no es la posibilidad de que los humanos se pongan pieles escabrosas y bailen como uno solo en salas de conciertos virtuales. Más bien, es que estas mismas personas obtengan un empleo significativo en mundos, reinos y espacios a través del Metaverso que formarán el corazón palpitante de la Web3.

Haciendo dinero en el metaverso

Dada la naturaleza amorfa del Metaverso, puede resultar difícil imaginar cómo sería un mundo virtual en el que millones de personas entraran y salieran para ganarse el pan. Sin embargo, ya se está trabajando en metaversos incipientes en todo el mundo (virtual).

En el sector de play-to-earn —o “GameFi”— las mascotas virtuales se desplazan libremente, y sus dueños humanos las acarician, visten y entrenan. Pero no se trata solo de recreación: Con sus respectivos metaversos, los jugadores pueden recoger tokens y otros activos del juego que aparecen y cambiarlos por dinero real.

Los trabajadores de países en vías de desarrollo, como Filipinas, ganan unos 30 dólares al día por realizar estas tareas en nombre de los propietarios, utilizando las criaturas para recolectar tokens. Los propietarios, a su vez, ganan dinero por prestar sus mascotas virtuales, sin tener que preocuparse por la pesada tarea de recolectar tokens todo el día.

Es una economía sencilla en la que todos los participantes se benefician en función de sus intereses y expectativas financieras. ¿Cómo podría funcionar este modelo de ganancias para los participantes del Metaverso que están más arriba en la cadena?

image

Pues bien, para los famosos y los creadores, las plataformas especializadas permiten vivir experiencias virtuales en el Metaverso. Los fans pueden pagar para interactuar con sus creadores favoritos dentro de un mundo virtual, ya sea jugando al golf con un influenciador de YouTube o aprendiendo nuevas habilidades a través de un uno a uno con un líder de pensamiento. Es un ejemplo más del enorme potencial del metaverso.

Meta-trabajo para las masas

No todo el trabajo centrado en el metaverso ocurrirá dentro de él. Gran parte de él consistirá en conectar las tuercas y los tornillos que lo hacen girar: codificadores, diseñadores, probadores y desarrolladores. Sin embargo, para los millones de personas que actualmente trabajan en oficinas y talleres de todo el mundo, el ascenso del metaverso supondrá la transición de su trabajo a un mundo virtual no tan diferente del que están acostumbrados.

Bienes inmuebles: Los terrenos virtuales ya se venden por millones de dólares en mundos metaversos como The Sandbox y Decentraland. La batalla por las propiedades virtuales deseables es feroz: la venta de píxeles con fines lucrativos es una función especializada que creará un montón de puestos de trabajo para quienes tengan ojo para una parcela de primera. Al mismo tiempo, las propiedades del mundo real también se trasladarán al metaverso, lo que permitirá a los posibles compradores “pasear” por un apartamento frente a la playa en la otra punta del mundo o echar un vistazo a uno que aún está en fase de especificación. En un mundo virtual en el que todo es posible, la norma es “probar antes de comprar”.

Moda: Desde Louis Vuitton hasta Nike y Gucci, las marcas de moda están clamando por una porción de la acción del Metaverso, y es fácil ver por qué. Un mundo en el que millones de personas se mezclan representadas como avatares ofrece infinitas oportunidades de esplendor sartorial. La gente ya no está limitada por el género, el tipo de cuerpo y, de hecho, la imaginación a la hora de vestir. En el Metaverso se puede asumir la identidad que se quiera, con los accesorios a juego. Las modelos se pavonearán en las pasarelas virtuales y los amantes de la moda pagarán mucho dinero por vestir a sus avatares con prendas de edición limitada de las marcas más modernas.

image

La música: Tanto para los artistas independientes como para las grandes discográficas, el metaverso demostró su valor durante los confinamientos globales, con más de 27 millones de fans sintonizando el concierto de Travis Scott en Fortnite en 2020. Los artistas emprendedores ya han experimentado con la tecnología de la Web3, como los tokens no fungibles (NFT), utilizándolos para lanzar álbumes de edición limitada y exclusiva y fomentar experiencias íntimas. La aparición de un metaverso totalmente inmersivo elevará esta capacidad a un nuevo nivel, proporcionando infinitas formas de monetizar y comprometerse con los fans.

Cine: La tecnología es un arma de doble filo, que crea nuevas oportunidades y destruye otras. Los actores que se han encontrado con que la inteligencia artificial ha asumido su imagen y ha violado su propiedad intelectual lo saben muy bien. Pero la misma tecnología que amenaza sus medios de vida puede utilizarse para enriquecerlos en el Metaverso. Imagina las posibilidades que ofrece un mundo en el que los actores de cine, televisión y voz pueden utilizar a sus dobles digitalizados para interactuar con los fans y vender experiencias que incluyan un encuentro personal, sin que la celebridad tenga que abandonar la comodidad de su mansión de Malibú.

Cuando el Metaverso se materialice y su promesa se haga realidad, las oportunidades de empleo que ofrece elevarán a todo el mundo, desde el turco mecánico, que trabaja por 2 dólares la hora, hasta los ricos y famosos. Ya hay tiendas del Metaverso que puedes visitar con tu avatar para pedir de todo, desde comida rápida hasta marihuana medicinal, y que luego te la entreguen en la puerta de tu casa en el mundo real. En un futuro próximo, muchos de los que ganan en el Metaverso —como los repartidores y los productores de comida— no sabrán que deben su sustento a un mundo que aún no han descubierto.

image

No todos jugaremos e interactuaremos en el Metaverso, pero al igual que Internet, seremos más prósperos gracias a su existencia. Cuanto antes se convierta el Metaverso en una realidad masiva, mejor nos irá a todos.

Johnny Lyu es el CEO de KuCoin, uno de los mayores exchangesde criptomonedas, que fue lanzado en 2017. Antes de unirse a KuCoin, había acumulado abundante experiencia en las industrias del comercio electrónico, automóviles y lujo.

Aclaración: La información y/u opiniones emitidas en este artículo no representan necesariamente los puntos de vista o la línea editorial de Cointelegraph. La información aquí expuesta no debe ser tomada como consejo financiero o recomendación de inversión. Toda inversión y movimiento comercial implican riesgos y es responsabilidad de cada persona hacer su debida investigación antes de tomar una decisión de inversión.

Sigue leyendo: 

Las inversiones en criptoactivos no están reguladas. Es posible que no sean apropiados para inversores minoristas y que se pierda el monto total invertido. Los servicios o productos ofrecidos no están dirigidos ni son accesibles a inversores en España.