Solo han pasado 13 años desde el “momento Mayflower” de Bitcoin (BTC), cuando un pequeño puñado de intrépidos viajeros decidieron dar la espalda al Imperio Fíat y partir hacia una nueva tierra de auto-soberanía financiera. Pero, mientras que los colonos americanos tardaron 150 años en crecer lo suficiente como para deshacerse del yugo de un gobierno no representativo, la República de Bitcoin ha pasado de peregrinos a ejército revolucionario en poco más de una década.

¿Qué tipo de personas son estos nuevos Bitcoiners? ¿En qué se diferencian su carácter, su demografía y sus conocimientos técnicos de los adoptantes anteriores? ¿Está la “Generación Bitcoin” suficientemente preparada para proteger su inversión contra las amenazas de seguridad actuales y futuras? Y, lo que es más importante, ¿cuáles son los retos que la creciente comunidad debe abordar urgentemente para asegurar el éxito de nuestra revolución?

Diversificación demográfica

¿Quiénes son los Bitcoiners de hoy? Aunque no lo sabemos con exactitud, podemos ver algunas tendencias de alto nivel.

image

Estos cambios se pueden trazar de varias maneras. En primer lugar, existen pruebas anecdóticas no empíricas, pero valiosas, como el aumento de la diversidad entre los asistentes a los eventos del sector y el aumento de las mujeres en los puestos de responsabilidad del sector.

Luego, hay datos disponibles públicamente, como el número de corporaciones que tienen bitcoin en su balance. Hace años, los pioneros como MicroStrategy se habrían burlado. Hoy en día, una creciente gama de empresas públicas y privadas (así como países) tienen parte de sus tesoros en bitcoin, y una ola de mineros han salido a bolsa.

Y lo que es más importante, los datos disponibles sobre los particulares muestran que los viejos estereotipos también están cambiando rápidamente. En el Reino Unido, por ejemplo, la proporción de inversores de más de 55 años que poseen criptomonedas saltó de solo el 7 al 22% entre 2019 y 2020. Del mismo modo, una reciente investigación de consumidores realizada por Gemini descubrió que más de la mitad de los consumidores “curiosos por las criptomonedas” son mujeres y, entre ellas, una cuarta parte tiene más de 55 años.

image

Sin duda, la adopción de bitcoin tiene algo de espacio para crecer antes de que coincida con la diversidad demográfica de la población en general, pero está claro que los inversores de hoy son muy diferentes de la “Generación Mayflower” de bitcoin. Aunque eso es de agradecer, también significa que su sofisticación técnica —incluyendo su conciencia y habilidades de seguridad— es mucho más variada. La gran pregunta es: ¿están preparados para las amenazas a las que se enfrentan?

¿Amenazas cambiantes?

Los rebeldes coloniales tuvieron suerte en la elección de su enemigo: un gobierno dividido encabezado por un rey a unas 3,000 millas al otro lado del océano. En el mundo digital actual, estamos acostumbrados a amenazas mucho más diversas, insidiosas y rápidas que los pesados parlamentos nacionales. Sin embargo, en la última encuesta que realicé entre 1,600 usuarios de bitcoin, la segunda amenaza más citada fue la incautación por parte del gobierno.

Es fácil entender por qué más de una cuarta parte de los encuestados pensaba así. Por un lado, están las muy publicitadas medidas de represión de las criptomonedas en jurisdicciones como China. Estados Unidos también ha confiscado activos de los ciudadanos, como el oro, durante la Gran Depresión. El riesgo de confiscación por parte del gobierno es más que simplemente teórico.

Pero, como señalo a menudo —y como una pluralidad de encuestados estuvo de acuerdo— la amenaza más significativa para el bitcoin de los usuarios es en realidad la pérdida accidental. Aun así, el panorama de riesgo para bitcoin es significativamente más complejo que otras formas de seguridad digital, los Bitcoiners deben lidiar con los gobiernos así como con su propio olvido.

Si bien es cierto que el panorama de la seguridad es complejo, la verdadera amenaza para las monedas de los usuarios (y su solución) es en realidad bastante simple y se puede describir en una sola palabra: usabilidad.

Simplificar la seguridad

Este reto-solución de la seguridad quedó perfectamente encapsulado en un reciente post de Reddit:

“Las personas que utilizan Internet no son ‘entusiastas de Internet’, no se preocupan por aprender sobre la tecnología, solo quieren utilizar Internet de una manera fácil y sin problemas. Cuando el uso de las criptomonedas se convierta en algo cotidiano, será exactamente lo mismo para el 99.9% de los usuarios”.

Para los primeros peregrinos de bitcoin, la simplicidad nunca fue un problema: desde el principio adoptaron las mejores prácticas de seguridad de los activos digitales, como la autocustodia y la seguridad multifirma. Ahora, tenemos una gama mucho más diversa de Bitcoiners, una proporción mucho menor de los cuales saben cómo mantener sus monedas seguras, incluso si entienden las amenazas a las que se enfrentan.

No hace falta que explique lo que esto significa: Más personas pondrán en riesgo su inversión al mantener sus monedas en exchanges o al adoptar prácticas de seguridad relajadas, como el almacenamiento de contraseñas y frases semillas en línea. Esto amenaza la inversión de los individuos, por supuesto, pero aún más preocupante es lo que las pérdidas a gran escala —ya sea por robo, confiscación o accidente— harían por la confianza y la participación en la revolución.

Todo ello a pesar de que la autocustodia, combinada con la multisig, es la forma más eficaz de protegerse contra todos los riesgos imaginables, desde los ataques malintencionados hasta los despistes. La tecnología existe y está probada. El único problema es hacerla fácil e intuitiva para que cada Bitcoiner la utilice.

Hay una desconexión entre los principios centrales de bitcoin, la descentralización, la auto-soberanía y la educación de los usuarios, con la forma en que nuestra industria está ayudando a la gente a conseguirlos. Los usuarios que no tienen sus claves no son dueños de su bitcoin, pero se anima a los usuarios a ceder el control sobre su bitcoin, lo que hace que las monedas se concentren en unos pocos exchanges y sean susceptibles de ser atacadas.

La respuesta es claramente que la industria dedique mucho más esfuerzo a la educación de los usuarios, ¿verdad? Bueno, sí y no. En términos de principios generales —sobre la importancia de la autocustodia y por qué deberías asegurar tu bitcoin como si fuera un orden de magnitud más que la valoración actual del mercado— ciertamente hay mucho más que hacer.

Pero, ¿por qué hacer que los detalles de la protección de tu bitcoin sean algo que tengas que aprender? Todo experto en seguridad digital sabe que los humanos son el eslabón más débil de cualquier cadena y que cuanto más complejos son los sistemas de seguridad, más se ignoran.

Por lo tanto, la verdadera cuestión no es si los nuevos adoptantes de Bitcoin están suficientemente capacitados para protegerse de las amenazas a las que se enfrentan. Más bien, deberíamos preguntarnos cuándo nuestra industria hará lo que debería haber hecho bien desde sus primeros días, y hacer que la autocustodia multisig sea tan sencilla, sin fricciones e intuitiva que no haya curva de aprendizaje alguna. Si respondemos a este enigma, habremos salvaguardado la revolución para todas las generaciones venideras.

Este artículo no contiene consejos ni recomendaciones de inversión. Todas las inversiones y trading implican un riesgo, y los lectores deben realizar su propia investigación a la hora de tomar una decisión.

Los puntos de vista, pensamientos y opiniones expresados aquí son únicamente del autor y no reflejan ni representan necesariamente los puntos de vista y opiniones de Cointelegraph.

Jameson Lopp ha estado construyendo activamente en el espacio Bitcoin desde 2015 y se ha convertido en una de las voces más respetadas en la comunidad de desarrolladores de Bitcoin. Anteriormente fue ingeniero en BitGo, desarrollando su servicio de custodia multisig de alto nivel antes de unirse a Casa, una empresa que proporciona carteras seguras y soluciones de infraestructura plug-in para Bitcoin.

Sigue leyendo: