Es el guión de Netflix que se escribió solo. Una historia tan extravagante que ha dejado atónita a la comunidad de las criptomonedas; una industria acostumbrada a aparentes suicidios en las celdas de las cárceles españolas y a subastas de tokens no fungibles de raperos muertos.

La trama involucra al Departamento de Justicia de los Estados Unidos (DoJ), un exchange de criptomonedas con una historia accidentada, una rapera-escritora de la revista Forbes, un vale para comprar una nueva PlayStation, un mago ocasional y 4,000 millones de dólares en Bitcoin (BTC).

Los presuntos blanqueadores de dinero del hackeo de Bitfinex han mantenido a Internet embelesado desde que la semana pasada surgió la historia más grande que la vida. No es de extrañar queNetflix haya anunciado que dará vida a la historia.

En esencia, una rapera chiflada que asesora a las empresas en ingeniería social y en la lucha contra los ciberdelincuentes, llamada Heather Morgan, y su marido, Ilya Lichtenstein, especialista en ciberseguridad, fueron sorprendidos intentando blanquear los fondos robados en el hackeo de Bitfinex en 2016. Los fondos fueron blanqueados a través de la compra de consolas de juegos, viajes en Uber y otros vales de regalo.

Morgan en un estudio de arte del Lower East Side de Manhattan. Fuente: Twitter

A pesar de sus credenciales de nerds, según el informe del DoJ, las fuerzas del orden accedieron a las claves privadas de la pareja a través de una cuenta de almacenamiento en la nube. Sí, guardaron sus claves privadas de más de 3,000 millones de dólares en Bitcoin en la nube.

Pero, con tantas preguntas sin respuesta y circunstancias extrañas, la noticia de los miles de millones de Bitfinex ha dejado a Twitter buscando las piezas del rompecabezas, mientras que los investigadores de sillón tienen su trabajo hecho, llegando a teorías aún más extravagantes.

Entre teorías descabelladas y algunos informes cuestionables, este artículo pretende exponer los hechos establecidos que rodean el hackeo de Bitfinex y lo que significa ahora que el Departamento de Justicia tiene en su poder 90,000 Bitcoin.

El hackeo de Bitfinex en 2016

El exchange de criptomonedas Bitfinex, con sede en Hong Kong, fue hackeado hace seis años por un valor de 70 millones de dólares. El ataque fue rápido: En solo dos bloques de Bitcoin que duraron unos 20 minutos, las carteras de Bitfinex bajo la custodia de Bitgo fueron vaciadas de todos sus fondos. En total, los ladrones robaron 120,000 Bitcoin, que ahora tienen un valor de más de 4,000 millones de dólares.

Al ser uno de los mayores hackeos de la historia de Bitcoin, el hackeo provocó una fuerte venta y el precio por Bitcoin se desplomó hasta unos 500 dólares. Es importante señalar que la pareja de blanqueadores de dinero, Morgan y Lichtenstein, no están acusados de hackear el exchange, los hackers siguen en libertad.

El equipo de Bitfinex trabajó incansablemente en respuesta al hackeo, ideando una solución innovadora para restaurar la confianza de los inversores. Inicialmente, Bitfinex ideó y lanzó tokens BFX y “tokens de derechos de recuperación” (RRT). Aunque la tokenización es habitual en 2022, en 2016-17, antes de la manía de las ofertas iniciales de monedas, la emisión de tokens era radical.

Los tokens servían como un pagaré a los clientes afectados por el hackeo y podían ser canjeados por dinero en efectivo o intercambiados por acciones de capital de iFinex (siendo iFinex la empresa matriz de Bitfinex).

Diseñado de tal manera que Bitfinex pudiera recomprar posteriormente los tokens a los usuarios u ofrecer acciones de la plataforma para compensar, la solución BFX y RRT mantuvo la liquidez de Bitfinex y potencialmente “compensó a los inversores más rápido que los procedimientos tradicionales.”

En abril de 2017, Bitfinex recuperó suficientes fondos para cubrir o reembolsar a todos los usuarios afectados por el hackeo ocho meses antes. Erik Voorhees llamó a la recapitalización “J*didamente increible”, el podcaster de Bitcoin Peter McCormack describió el proceso como “socializar las pérdidas”.

El hackeo y la posterior recuperación de cuasi fondos están en marcado contraste con el infame hackeo de Mt. Gox de 2014, ya que el exchange de acreedores de Mt.Gox sólo está discutiendo los planes de reembolso.

Recuperación

Avancemos cinco años, y aunque parte de los Bitcoins de Bitfinex se movieron varias veces y fueron efectivamente blanqueados con el tiempo, las fuerzas del orden y los entusiastas del blockchain vigilaron las carteras como un halcón.

Dada la transparencia de la cadena de bloques de Bitcoin, las monedas pirateadas se incluyeron en la lista negra de los exchange de criptomonedas, lo que significa que el blanqueo del dinero sería difícil.

A principios de febrero se movieron 90,000 Bitcoin, unos 3,600 millones de dólares. El Departamento de Justicia estaba detrás del movimiento y los protagonistas, Morgan y Lichtenstein, saltaron a la palestra. El comunicado del DoJ explicaba que:

“Los agentes especiales obtuvieron acceso a los archivos de una cuenta en línea controlada por Lichtenstein. Esos archivos contenían las claves privadas necesarias para acceder al monedero digital que recibía directamente los fondos robados de Bitfinex, y permitieron a los agentes especiales incautar y recuperar legalmente más de 94,000 bitcoins que habían sido robados de Bitfinex.”

Como resultado, el Departamento de Justicia tiene ahora 94,000 Bitcoin en su poder. Las repercusiones de que Estados Unidos obtenga tanto Bitcoin son de gran alcance, desde provocar un posible desplome del precio de Bitcoin hasta preguntas sobre cuándo, si y dónde se devolverán los fondos.

El token LEO

Aquí es donde la saga de Netflix se toma un respiro y la especulación toma el relevo. Los Bitcoins recuperados permanecen en un monedero, y mientras el juicio por blanqueo de dinero se desenvuelve, el token UNUS SED LEO (LEO) ha lucido mientras los comentaristas teorizan sobre los Bitcoin robados.

Como una pequeña pieza del rompecabezas de Bitfinex, pero una gran parte del panorama más amplio de la saga de Bitfinex, el token LEO es otro ejemplo de ingenio financiero. En 2019, la empresa matriz de Bitfinex, iFinex, listó LEO como un token de utilidad de exchange.

El token otorgaba a los traders tarifas más bajas y resolvía los problemas relacionados con los procesadores de pagos de iFinex. Crucialmente, el libro blanco del token de 2019 declaró:

“Una cantidad igual a al menos el 80% de los fondos netos recuperados del hackeo de BitFinex se utilizará para recomprar y quemar tokens LEO pendientes en un plazo de 18 meses a partir de la fecha de recuperación.”

En un boletín realizado la semana pasada, Bitfinex respaldó la afirmación del libro blanco, declarando: “Bitfinex, en un plazo de 18 meses a partir de la fecha en que reciba esa recuperación, utilizará una cantidad igual al 80% de los fondos netos recuperados para recomprar y quemar tokens LEO pendientes de UNUS SED.”

Efectivamente, los traders apuestan por que estos fondos vuelvan a Bitfinex. El token LEO se ha disparado, alcanzando nuevos máximos y saltando más del 50%.

No obstante, aunque Bitfinex confía en recuperar el Bitcoin hackeado, el DoJ no ha revelado los siguientes pasos.

¿Ahora el DoJ es un hodler?

Como se ha dicho, el Bitcoin robado permanece en un monedero del Departamento de Justicia. La dirección del monedero de blockchain contiene 94,632 Bitcoin, con el último depósito recibido el 11 de febrero.

Un monedero que contiene más de 94,000 Bitcoin en 2022 es considerable: MicroStrategy posee 125,000 Bitcoin y Tesla tiene 43,200. Sólo podemos suponer que el DoJ tiene mejor opsec que los presuntos blanqueadores de dinero y no almacenará las claves en la nube.

El Twitter de Bitcoin Treasuries bromeó diciendo que lo añadirían a su lista de tesoros de Bitcoin, dando a entender que Estados Unidos se convertiría en titular de los fondos recuperados.

El CEO de Binance, Changpeng Zhao, preguntóñ: “si ellos [Bitfinex] recuperan los BTC, ¿cómo deberían repartirlos con los titulares de LEO, o con las personas que asumieron una pérdida por aceptar LEO en el momento del hackeo (y luego vendieron LEO)?”

En una entrevista en el podcast de WAGMI, Paolo Ardoino, el director de tecnología de Bitfinex, sonó confiado en recuperar los fondos. Dijo que están “trabajando activamente para devolverlos (los fondos) de forma segura”, y añadió que puede llevar algún tiempo.

Ardoino subrayó la importancia de “devolver a la comunidad” y reiteró una vez más que Bitfinex utilizará el 80% de los fondos para recomprar LEO – pero es poco probable que sea una “compra de mercado.”

Un abogado especializado en fraudes de valores y pérdidas de inversiones, David Silver, dijo que “Bitfinex va a luchar como un demonio para quedarse con el dinero”.

En última instancia, sin embargo, añadió, “el gobierno administrará la redistribución”. En un alarde de privacidad, el gobierno podría aprovechar la oportunidad al devolver los fondos para identificar y, en consecuencia, gravar a los titulares originales de Bitcoin.