image

La Autoridad Australiana de Regulación Prudencial, o APRA, publicó el jueves una carta dirigida a las entidades reguladas en la que establece las expectativas de gestión de riesgos y una hoja de ruta política para la regulación de los criptoactivos hasta 2025. “Aunque las actividades relacionadas con los criptoactivos son todavía relativamente limitadas en Australia, la escala y los riesgos potenciales de tales actividades podrían ser significativos con el tiempo”, dijo el presidente Wayne Byres en la carta.

La carta instruía a las entidades reguladas que realizaban actividades con criptoactivos para que se comprometieran con sus organismos de supervisión, y esbozaba medidas y normas de gestión de riesgos específicas para una variedad de casos. El marco normativo previsto abarcaba la exposición bancaria a los criptoactivos, el riesgo operativo y las stablecoins.

La agencia consultará con los reguladores internacionales para garantizar un enfoque coherente de las operaciones con criptoactivos. Tiene previsto celebrar consultas con el Comité de Supervisión Bancaria de Basilea del Banco de Pagos Internacionales (BPI) este año y el próximo antes de desvelar los requisitos sobre criptoactivos, que entrarán en vigor en 2025.

A finales de este año se publicará un proyecto de norma sobre el riesgo operativo que entrará en vigor en 2024. La APRA está trabajando con los demás miembros del Consejo Nacional de Reguladores Financieros para incorporar las stablecoins a una propuesta de marco regulatorio para las instalaciones de valor almacenado, con consultas previstas para el próximo año y una norma que entrará en vigor en 2025. Además, los criptoactivos podrían incluirse en reformas más amplias iniciadas el año pasado.

Blockchain Australia presentó en julio recomendaciones de regulación de las criptomonedas al gobierno. La asociación hizo hincapié en “examinar el trabajo realizado en jurisdicciones extranjeras” y advirtió que la industria “no puede permitirse esperar años para la claridad regulatoria”. Byres anunció la próxima publicación de la carta y la situó en el contexto de los planes más amplios del organismo en un discurso ante la Cámara de Comercio de Estados Unidos a principios de este mes. El Commonwealth Bank of Australia está intentando ampliar un programa de prueba para ofrecer servicios de criptomonedas a sus 6.5 millones de clientes, pero hasta ahora los reguladores le han puesto trabas.

Aclaración: La información y/u opiniones emitidas en este artículo no representan necesariamente los puntos de vista o la línea editorial de Cointelegraph. La información aquí expuesta no debe ser tomada como consejo financiero o recomendación de inversión. Toda inversión y movimiento comercial implican riesgos y es responsabilidad de cada persona hacer su debida investigación antes de tomar una decisión de inversión.

Las inversiones en criptoactivos no están reguladas. Es posible que no sean apropiados para inversores minoristas y que se pierda el monto total invertido. Los servicios o productos ofrecidos no están dirigidos ni son accesibles a inversores en España.