Laurentino Cortizo, el presidente de Panamá, ha dicho que no firmará un proyecto de ley sobre criptomonedas recientemente aprobado por la Asamblea Nacional del país sin normas adicionales contra el lavado de capitales.

En su intervención en la conferencia Bloomberg New Economy Gateway Latin America el miércoles, Cortizo dijo que el proyecto de ley recientemente aprobado por la legislatura de Panamá debe pasar por controles legales antes de llegar a su escritorio, pero agregó que necesitaba más información antes de aprobarlo como ley. Describiendo la legislación como una “ley innovadora” y una “buena ley”, el presidente dijo que aprobaba ciertos aspectos del proyecto de ley, pero insinuó posibles usos ilícitos de las criptomonedas que debían ser abordados.

“No voy a firmar esa ley en este momento”, dijo Cortizo. “Si la ley tiene cláusulas relacionadas con las actividades de blanqueo de dinero -actividades contra el lavado de capitales- eso es muy importante para nosotros”.

image
El presidente de Panamá, Laurentino Cortizo, interviene el miércoles en la conferencia Bloomberg New Economy Gateway Latin America

La “Ley de Criptomonedas” de Panamá fue aprobada en la Asamblea Nacional tras el tercer debate el 28 de abril. Según el órgano legislativo, el proyecto de ley tenía como objetivo regular “la negociación y el uso de criptoactivos, la emisión de valor digital, la tokenización de metales preciosos y otros activos, los sistemas de pago y otras disposiciones”.

A diferencia de la Ley Bitcoin de El Salvador, que obligaba a las empresas locales a aceptar Bitcoin, la Ley de Criptomonedas de Panamá, de ser aprobada, probablemente dará a los residentes y a las empresas la opción de utilizar y aceptar criptomonedas. Según un primer borrador del proyecto de ley, muchos negocios no necesitarían una licencia especial para aceptar criptomonedas.

El legislador Gabriel Silva, partidario de las criptomonedas, ha sugerido que la aprobación de la Ley de Criptomonedas ayudaría a fomentar la inclusión financiera en Panamá y a crear más oportunidades de empleo. Sin embargo, el economista Ernesto Bazán ha pedido al presidente Cortizo que vete el proyecto de ley, alegando que la falta de regulaciones claras en el país no podría inspirar confianza en las criptomonedas, poniendo en riesgo la estabilidad financiera de los bancos y la economía local.

“Es fundamental contar con profesionales competentes, capacidad de supervisión y suficiencia, más aún en un tema tan novedoso y especializado”, dijo Bazán. “Una regulación débil abriría una ventana de oportunidad para mayores fraudes, ciberataques y actividades delictivas que implicarían una pérdida de confianza en el país y en su Centro Bancario Internacional […] Esperamos el veto de la ley y que se realice un análisis exhaustivo de los riesgos que implica esta regulación. Por el bien del país”.

Silva ayudó a introducir la Ley de Criptomonedas de Panamá en la Asamblea Nacional en septiembre de 2021, el mismo día en que El Salvador comenzó a reconocer oficialmente Bitcoin (BTC) como moneda de curso legal. El proyecto de ley salió de la Comisión de Asuntos Económicos el 21 de abril antes de ser aprobado por la Asamblea Nacional el 28 de abril y actualmente está a la espera de la aprobación o el veto del presidente Cortizo.

Aclaración: La información y/u opiniones emitidas en este artículo no representan necesariamente los puntos de vista o la línea editorial de Cointelegraph. La información aquí expuesta no debe ser tomada como consejo financiero o recomendación de inversión. Toda inversión y movimiento comercial implican riesgos y es responsabilidad de cada persona hacer su debida investigación antes de tomar una decisión de inversión.

Sigue leyendo:

Las inversiones en criptoactivos no están reguladas. Es posible que no sean apropiados para inversores minoristas y que se pierda el monto total invertido. Los servicios o productos ofrecidos no están dirigidos ni son accesibles a inversores en España.