image

Bill Miller, el multimillonario fundador y director de inversiones de la firma Miller Value Partners, ha dicho que considera a bitcoin (BTC) una “póliza de seguro contra la catástrofe financiera”.

En un episodio del podcast “Richer, Wiser, Happier” del 24 de mayo, Miller respaldó la criptomoneda como medio para que las personas atrapadas en un conflicto puedan seguir accediendo a productos financieros. Utilizó como ejemplo el colapso de la infraestructura financiera en Afganistán tras la retirada de Estados Unidos en agosto de 2021.

“Cuando Estados Unidos se retiró de Afganistán, Western Union dejó de enviar remesas allí o de aceptarlas desde Afganistán, pero si tenías bitcoin, estabas bien. Tu bitcoin está allí. Puedes enviarlo a cualquier persona del mundo si tienes un teléfono.”

Miller dijo que los ejemplos de cómo la criptomoneda puede funcionar como seguro no “tienen que ser todo o nada”, y señaló cómo bitcoin se comportó durante las primeras etapas de la pandemia y la reacción de la Reserva Federal:

“Cuando la Reserva Federal intervino y empezó a disparar la oferta de dinero y a rescatar, en esencia, las tasas de las hipotecas […] bitcoin funcionó bien. No hubo una corrida de bitcoin. El sistema funcionó sin la Fed y sin ninguna interferencia. Todo el mundo consiguió su bitcoin, el precio se ajustó, y luego cuando los Bitcoiners se dieron cuenta, ‘Espera, tendremos inflación en el camino’, bitcoin se fue por las nubes.”

“Es una póliza de seguro, a mi modo de ver”, añadió.

Miller también rebatió las recientes críticas de Warren Buffett a bitcoin, en las que el multimillonario inversor comentó que “no produce nada” y que “no aceptaría” todo el bitcoin del mundo ni siquiera por 25 dólares:

“Dijo que bitcoin es un activo no productivo y por lo tanto no puede valorarlo. Es justo. Si lo único que crees que puedes valorar son los activos productivos, entonces nadie te obliga a comprarlo, ¿verdad? Así que ignóralo.”

Más tarde, siguió con su comentario, añadiendo que “el objetivo de la inversión no es poseer activos productivos, el objetivo es ganar dinero”.

Miller es famoso por gestionar un portafolio que durante 15 años consecutivos, entre 1991 y 2005, batió sistemáticamente la rentabilidad del índice S&P 500. También es conocido por su defensa de bitcoin, y puso la mitad de su patrimonio en este activo en enero.

Cuando se le preguntó si seguía manteniendo esa posición, Miller confirmó que entre el “40% y el 50%” de su dinero estaba en acciones de Amazon y que sus participaciones en bitcoin eran “más o menos las mismas que en Amazon”, añadiendo que el 80% de su patrimonio neto se divide entre ambos activos.

Miller también habló del tatuaje basado en Terra (LUNA) en el brazo de Mike Novogratz, el fundador de la firma de gestión de criptoactivos Galaxy Digital, tras el colapso del ecosistema Terra:

“Alguien me había enviado una foto de Mike Novogratz en la que se había hecho un tatuaje de LUNA en el brazo hace meses, del lobo aullando a la luna, y es grande. Es como, ups, quizás deberías haberte hecho un bitcoin en el brazo, sería un poco más duradero que ese.”

Novogratz ha dicho que el tatuaje será un “recordatorio constante de que la inversión de riesgo requiere humildad”, ya que Galaxy Digital registró una pérdida de USD 300 millones en sus inversiones en LUNA.

“Me sentí mal por él cuando vi una historia en la que pasaba de algo así como USD 10,000 millones a USD 2,000 millones”, dijo Miller, “es realmente trágico”.

Aclaración: La información y/u opiniones emitidas en este artículo no representan necesariamente los puntos de vista o la línea editorial de Cointelegraph. La información aquí expuesta no debe ser tomada como consejo financiero o recomendación de inversión. Toda inversión y movimiento comercial implican riesgos y es responsabilidad de cada persona hacer su debida investigación antes de tomar una decisión de inversión

Sigue leyendo:

Las inversiones en criptoactivos no están reguladas. Es posible que no sean apropiados para inversores minoristas y que se pierda el monto total invertido. Los servicios o productos ofrecidos no están dirigidos ni son accesibles a inversores en España.