image

El inversor multimillonario Bill Ackman ha pedido al alcalde de la ciudad de Nueva York que investigue las medidas de regulación sobre las criptomonedas asociadas a la BitLicense.

Un neoyorquino compartió su indignación en Twitter sobre las defectuosas políticas de criptomonedas de la ciudad y cómo podrían obligarle a abandonarla. El usuario arremetió contra la política Bitlicense de la ciudad y afirmó que no podía abrir una cuenta en ninguno de los principales exchanges de Estados Unidos para su empresa de capital riesgo debido a ella.

En 2015 se introdujo la Bitlicense, que regula varios aspectos relacionados con la emisión e intercambio de criptomonedas. Cualquier negocio de monedas virtuales que opere en el estado de Nueva York o que gestione este tipo de inversiones de neoyorquinos debe obtener la licencia antes de comenzar a operar. Sin embargo, las principales plataformas de criptomonedas están preocupadas, puesto que los estrictos requisitos de licencia hicieron que algunas se marcharan del estado.

El multimillonario Bill Ackman pidió al recién electo alcalde de la ciudad, Eric Adams, y a la gobernadora, Kathy Hochul, que estudiaran las crecientes preocupaciones regulatorias. Destacó que la eliminación de las barreras regulatorias y la flexibilización de las regulaciones podrían ser la clave para convertir la ciudad en un centro para las criptomonedas. Dijo:

Eric Adams, el recién electo alcalde que se presentó a las elecciones con las criptomonedas como principal asunto en agenda política, también ha sido criticado recientemente por abogar contra la minería de Bitcoin (BTC) en el estado. Durante una audiencia sobre el presupuesto del gobierno local con funcionarios electos en Albany, Adams dijo que apoya la criptomoneda pero no su minería.

Mientras que muchos políticos en los últimos dos años han mostrado gran interés en la industria de las criptomonedas otros que se presentan como candidatos han hecho de las criptomonedas un tema central de su campaña. Sin embargo, la mayoría de ellos parece estar utilizando las criptomonedas como una herramienta de campaña.