image

El monedero de bitcoin (BTC) respaldado por el gobierno de El Salvador ha alcanzado un éxito significativo en términos de adopción, según un ejecutivo del criptoexchange que está detrás del monedero.

El monedero Chivo se lanzó junto con el hecho de que BTC se convirtiera en moneda de curso legal en El Salvador el 7 de septiembre de 2021. La plataforma oficial les permite a los usuarios comprar y vender bitcoin, ofreciendo servicios de custodia y exchange de criptomonedas proporcionados por la plataforma mexicana de comercio de criptomonedas Bitso.

Bitso esencialmente proporciona tecnología de back-end para que el gobierno de El Salvador pueda comprar bitcoin y asegurar que BTC sea convertible al dólar estadounidense, le dijo el viernes a Cointelegraph el jefe de asuntos corporativos y regulatorios de Bitso, Felipe Vallejo.

“Desde que comenzó a trabajar con el gobierno en septiembre, Bitso ha seguido proporcionando liquidez al monedero Chivo”, dijo Vallejo. Agregó que Bitso comenzó a operar en El Salvador a través de Chivo y actualmente está presente en el país solo a través de esa plataforma. Sin embargo, el exchange está activo en México, Brasil, Argentina y Colombia.

Según Vallejo, Chivo ha logrado un gran éxito en los siete meses posteriores a su lanzamiento un tanto accidentado, cuando el monedero enfrentó problemas técnicos e incluso se desconectó.

“A través de nuestro trabajo con el monedero Chivo hemos podido comprobar cómo una parte importante de la población ha usado la aplicación para realizar transacciones seguras y sencillas”, afirmó Vallejo. Se refirió a un estudio realizado por la Oficina Nacional de Investigación Económica, que determinó que el 40% de quienes descargaron el monedero Chivo lo han seguido usando después de recibir sus incentivos gubernamentales. Afirmó:

“Creemos que esto es una señal relativamente fuerte de adopción. A medida que aumente la educación sobre las criptomonedas y los casos de uso cotidiano en la región, más usuarios permanecerán en la aplicación con una comprensión más profunda de la tecnología y las oportunidades que crea.”

Vallejo dijo que el 20% de los salvadoreños continuaron usando el monedero Chivo después de gastar su bono gratuito de USD 30 en BTC. Esto debe ser visto como una “fuerte señal de la creciente adopción”, especialmente cuando se compara con la adopción de los servicios financieros tradicionales en El Salvador. Según algunas fuentes, solo el 29% de los adultos en El Salvador tenían cuentas bancarias a partir de 2017.

El ejecutivo también resaltó la fortaleza de la adopción de Chivo frente a otros exchanges de criptomonedas. El Salvador, un país con 6.49 millones de ciudadanos, tiene 2.6 millones de usuarios de Chivo, dijo Vallejo, y agregó que algunos exchanges globales importantes como Coinbase tenían 11.4 millones de usuarios activos en total hasta el cuarto trimestre de 2021.

Bitso y Chivo esperan aumentar la tasa de adopción educando a la gente sobre criptomonedas y blockchain. “La principal barrera para la adopción de criptomonedas, tanto en América Latina como a nivel global, es la educación. A medida que continuamos proporcionando a los salvadoreños la información y las herramientas para entender y utilizar mejor la tecnología innovadora, anticipamos un aumento en las tasas de adopción”, dijo Vallejo. Mencionó que Bitso también ha participado en esfuerzos de educación en Argentina, Chile, Colombia, México, Perú y Uruguay.

Aclaración: La información y/u opiniones emitidas en este artículo no representan necesariamente los puntos de vista o la línea editorial de Cointelegraph. La información aquí expuesta no debe ser tomada como consejo financiero o recomendación de inversión. Toda inversión y movimiento comercial implican riesgos y es responsabilidad de cada persona hacer su debida investigación antes de tomar una decisión de inversión

Sigue leyendo:

Las inversiones en criptoactivos no están reguladas. Es posible que no sean apropiados para inversores minoristas y que se pierda el monto total invertido. Los servicios o productos ofrecidos no están dirigidos ni son accesibles a inversores en España.