image

Otra declaración de un alto funcionario indio sugiere que la incertidumbre regulatoria en torno a la situación de los activos digitales en el país persistirá a corto plazo.

En respuesta a la discusión general del Presupuesto de la Unión 2022-23 en Rajya Sabha, la cámara alta del parlamento bicameral de la India, la ministra de finanzas Nirmala Sitharaman declaró que no iba a “legalizar o prohibir” la criptodivisa en este momento. La ministra añadió que “prohibir o no prohibir vendrá posteriormente”, cuando el ministerio revise las aportaciones de las consultas.

Sitharaman también mencionó que el Estado tiene “el derecho soberano de gravar” los ingresos que los ciudadanos obtienen de las transacciones de criptodivisas. Además, la capacidad del gobierno para recaudar criptoimpuestos es independiente de la cuestión del reconocimiento legal de la clase de activos. Este argumento se hace eco de la declaración realizada a principios de la semana por el jefe de la autoridad fiscal de la India, que mantuvo que el plan para gravar los activos digitales no significa necesariamente la legalización del trading.

La India se ha convertido recientemente en un semillero de noticias regulatorias importantes, con rumores de una posible prohibición que agitaron el espacio global de criptografía a finales de 2021. En este momento, parece que la amenaza inmediata se ha desvanecido, ya que el proyecto de ley que contiene la propuesta de prohibición ha quedado fuera de la agenda del parlamento para la sesión actual. Mientras sigue sopesando sus opciones sobre los criptoactivos, el gobierno indio ha estado dando pasos hacia la introducción de una moneda digital del banco central, o CBDC, más adelante en 2022 o en 2023.