image

La presentación de cuentas trimestrales de Meta desencadenó una serie de caídas desde el 2 de febrero en el valor de sus acciones que no ha frenado más de dos semanas después. En total, la caída del valor de Meta, empresa dueña de Facebook, Whatsapp e Instagram, en lo que va de este año ronda el 46% haciendo tambalear al gigante informático e incluso podría destronar a Meta de su puesto como una de las empresas líderes del top 10 en cuanto a capitalización bursátil a nivel mundial.

Meta vs la Filosofía de Web3

Si analizamos lo que ha sucedido estamos ante una de las caídas más masivas de una empresa que cotiza en bolsa poco después de superar el billón de dólares de capitalización por primera vez. Pero las malas noticias no acaban ahí para Meta, ya que Google acaba de anunciar cambios en la herramienta de identificación de los usuarios para Android, actualización que recuerda a la de Apple con iOS 14 cuando se permitió que los usuarios de iPhone bloquearan el rastreo de datos entre aplicaciones a voluntad.

Y es que Meta tiene un modelo de negocio que se basa exclusivamente en tener datos de sus usuarios, cuantos más, mejor para poder monetizarlos con anuncios. Pero la Web 3.0 introduce el concepto de descentralización dando a los usuarios la capacidad de ser completamente anónimos (un wallet sin más información que la clave pública) si así lo desean. Ya son muchas las empresas que están permitiendo autenticar a sus usuarios mediante Metamask, como es el caso de Discord próximamente, dando sus primeros pasos hacia la Web 3. Sin embargo, el negocio de Meta no tiene una forma simple o viable de expandirse a la versión descentralizada de la web y, por lo tanto, sería menos efectivo.

El metaverso de Meta

Con la Web 3.0 no solo veremos descentralización sino también una nueva serie de desarrollos que proponen cambiar la forma en la que entendemos la comunicación. El metaverso engloba una experiencia multisensorial e inmersiva en internet para que podamos usar herramientas que ya existen en el sector del gaming para diversas tareas cotidianas. Si bien es una propuesta innovadora, según expertos del sector la tecnología aún no está del todo lista para soportar este salto y, en todo caso, quedan mejoras necesarias en los periféricos por lograr.

¿Dónde deja todo este contexto a Meta? Por una parte la descentralización de los datos cortará el suministro de información tan valioso para su modelo de negocio y, por otro, aún no estamos listos para el metaverso. El planteamiento de Meta no se sostiene a corto o medio plazo y solo sería viable con un cambio radical de su modelo de negocio. ¿Podrá el gigante de Silicon Valley adaptarse a esta tendencia o pasará a ser una reliquia más de la historia de la tecnología?

Te puede interesar: