El concepto de metaverso existe desde los años 80, pero solo en los últimos años hemos visto aparecer cientos de proyectos en escena. Lo que estamos experimentando actualmente son mundos gamificados con capacidades limitadas de integración y compromiso. En este momento, el metaverso sigue siendo un lienzo en blanco para que los primeros adoptantes prueben y entretengan el concepto. Sin embargo, a la hora de analizar el futuro del compromiso en el metaverso y de salvar las distancias entre el mundo físico y el digital, debemos ampliar los límites e ir más allá de lo que actualmente se considera metaverso. Empecemos a observar a los líderes que han empezado a construir la próxima Internet, que promete ser poderosa para el comercio, el compromiso y el entretenimiento.

image

Para que el metaverso tenga éxito y se convierta en una herramienta habitual en la vida cotidiana de las personas, debe permitir que los usuarios se comprometan con él. Como concepto de ciencia ficción o dentro del mundo del juego, los metaversos suenan fantásticos. Pero, para que prosperen como herramienta social y empresarial, debemos asegurarnos de que exista una capa de utilidad o incentivos que mantenga a los usuarios invertidos. La tecnología impulsada por la Web3 tiene un papel importante para ayudar a impulsar el concepto y la idea del metaverso gracias a la tecnología blockchain, los tokens no fungibles (NFT), la realidad extendida (XR), las capacidades de inteligencia artificial (AI) y mucho más. Los metaversos que cuentan con funcionalidades a medida, que se dirigen a sus clientes y al sector que eligen y que construyen nuevas vías de compromiso virtual encontrarán el mayor valor en una oferta de metaverso como servicio (MaaS). Permitirá a sus usuarios personalizar sus propias ciudades de la A a la Z y será la base del próximo Internet.

¿Qué es el MaaS? Es un modelo de servicio en el que las marcas pueden definir sus espacios para que sean lo que quieran. Una plataforma MaaS permite a otros crear lugares digitales que se ajusten a las necesidades únicas de cada uno de sus usuarios, sea lo que sea. Para que el metaverso tenga éxito como concepto práctico, las soluciones MaaS serán fundamentales. He aquí el motivo.

Cada metaverso tiene requisitos diferentes

Todo el mundo tiene una perspectiva o visión sobre lo que podría ser o convertirse el metaverso, ya sea un mundo gamificado o un punto de acceso a la Web3. Los usuarios quieren tener la oportunidad de definir el espacio y darle forma en una plataforma que refleje incluso la más vívida de las imaginaciones. Un mundo en el que los usuarios puedan conectar con sus artistas musicales o visuales favoritos variará enormemente de un mundo construido para atraer a los aficionados al deporte. Aunque la Web3 actúa como hilo conductor de los numerosos metaversos, la idea es utilizar la descentralización para garantizar que cada uno de ellos sea único y sirva para diferentes propósitos. El metaverso no es, ni debería ser, una solución única para todos. Con MaaS, la personalización será fundamental y estará en manos de los creadores. Una cúpula de metaverso de deportes electrónicos se basará más en la marca del equipo y en la gamificación, mientras que un artista puede querer crear un espacio de eventos para celebrar conciertos virtuales.

image

Cada metaverso tiene diferentes requisitos en función del sector y del nivel de compromiso que se pretende activar con el usuario final. Un metaverso es un lugar para que las marcas amplíen sus bases de fans y construyan comunidades como una capa adicional de compromiso. Por lo tanto, no solo los elementos serán diferentes, sino que la marca en todo el metaverso también tendrá que ser diferente. Cuantas más marcas decidan ampliar sus esfuerzos de participación en la comunidad en el metaverso, más personalizable tendrá que ser.

No todo el mundo tendrá la capacidad de crear este tipo de metaverso, al igual que no todo el mundo podía aprender a codificar para crear un sitio web, pero entonces aparecieron plataformas como WordPress y Shopify. Estas plataformas ofrecían la oportunidad de contar con una base construida por expertos en tecnología y en la materia, al tiempo que permitían la personalización por parte del usuario final según su marca y estrategia. Esta es la ventaja de MaaS.

Construir pensando en la interoperabilidad

El entorno virtual es un lugar para socializar, construir relaciones y crear comunidades en las que las personas pueden tener interacciones en tiempo real con otros usuarios. Para dar un paso más, los usuarios no deben estar encerrados en un metaverso o comunidad, sino que deben poder interactuar con su avatar y transportarlo entre otros metaversos. Imagina que tuvieras que cambiar de navegador cada vez que tuvieras que visitar un sitio web, dependiendo de dónde estuviera construido o alojado. Lo más probable es que no lo hicieras. La interoperabilidad garantiza que cualquier metaverso que se construya no se convierta en una isla virtual y que las personas de varios metaversos puedan intercambiar experiencias y posesiones. Por ello, cada elemento debe diseñarse en torno a la interoperabilidad, ya que cada solución impulsada por la Web3 debe funcionar en cada metaverso, ya sea un token, un avatar, un NFT u otros activos digitales.

Si se construye pensando en la interoperabilidad, se conectará a la gente, se abrirán las fronteras y el metaverso será más accesible para todos. Las soluciones sin fronteras han despegado en otras industrias, pero el mismo concepto debe aplicarse también en los reinos digitales. Por ejemplo, los avatares de un metaverso de deportes electrónicos deberían poder viajar al metaverso de su marca de moda favorita para hacer compras.

Permitir a los usuarios construir sobre el mundo físico

El metaverso no debería sustituir al mundo físico, sino que debería ser una capa añadida de compromiso que mejore las experiencias del mundo real. Un MaaS permitirá a los usuarios integrar capas de compromiso también dentro de su propio mundo físico. Por ejemplo, si una persona tiene un NFT expuesto en su casa física, un visitante puede escanear un código QR y terminar en el metaverso de esa persona, donde el visitante puede seguir mirando a través de la galería de NFT del anfitrión – esta función puede ser activada a través de XR. Sin MaaS como opción, el metaverso seguirá siendo un mundo gamificado que solo existe digitalmente como espacios singulares desconectados. El MaaS tenderá un puente entre el mundo físico y el digital a través de experiencias inmersivas y una capa de compromiso siempre activa.

A medida que los metaversos continúan lanzándose, no solo los expertos en blockchain que están detrás de ellos deben dar forma a su aspecto. El MaaS será un catalizador de la creatividad, así como el siguiente paso necesario para que prospere la economía de los creadores.

Cuando se lanzó Internet en la década de 1980, nunca se habría convertido en lo que es hoy sin aquellos que empezaron a construir sobre ella. Los primeros en adoptarlo sentarán las bases de cómo se desarrollará el metaverso y en qué se convertirá. La adopción masiva del metaverso solo podrá producirse cuando el MaaS permita a los usuarios que no sean criptonautas empezar a crear sus propios metaversos, allanando el camino para la próxima generación del ecosistema digital.

Este artículo no contiene consejos o recomendaciones de inversión. Todas las inversiones y operaciones implican un riesgo, y los lectores deben llevar a cabo su propia investigación a la hora de tomar una decisión.

Los puntos de vista, pensamientos y opiniones expresados aquí son únicamente del autor y no reflejan ni representan necesariamente los puntos de vista y opiniones de Cointelegraph.

Sandra Helou es directora de Metaverso y NFT en Zilliqa. Con un profundo conocimiento y una experiencia multidisciplinar que abarca las industrias tradicionales y digitales, Sandra lidera los proyectos de NFT y metaverso de Zilliqa a través del crecimiento, las asociaciones, la estrategia, el marketing y la conceptualización. Su experiencia global en Australia, Asia, Europa y Oriente Medio le permite ofrecer resultados tanto a nivel de estrategia como de ejecución. Futurista y líder de acción de corazón, Sandra está comprometida con el enriquecimiento y la innovación de la economía de los creadores, la Web3 y el espacio MetaFi/NFT.

Las inversiones en criptoactivos no están reguladas. Es posible que no sean apropiados para inversores minoristas y que se pierda el monto total invertido. Los servicios o productos ofrecidos no están dirigidos ni son accesibles a inversores en España.