Un nuevo informe de Chainalysis ha revelado que en 2021 se lavaron USD 8,600 millones en valor a través de criptomonedas. Esto supone un aumento del 25% con respecto a 2020, pero sigue estando muy por debajo del máximo alcanzado en 2019. 

Ese año se lavaron USD 10,900 millones en valor a través de las criptomonedas. Desde 2017, Chainalysis estima que se ha lavado un total de USD 33,400 millones en criptomonedas.

image

Chainalysis señala que los USD 33,400 millones en criptomonedas lavados desde 2017 palidecen en comparación con los USD 2 billones que se calcula que se lavan anualmente en fiat procedentes de delitos offline como el tráfico de drogas. Sin embargo, una evaluación fiable de la cantidad de fiat lavado es más difícil de determinar que las criptomonedas debido al uso de dinero en efectivo no rastreable en los delitos offline. El informe afirma:

“La mayor diferencia entre el lavado de dinero basado en fiat y en criptomonedas es que, debido a la transparencia inherente a las cadenas de bloques, podemos rastrear más fácilmente cómo los delincuentes mueven criptomonedas entre monederos y servicios en sus esfuerzos por convertir sus fondos en efectivo.”

Según el proveedor de análisis de ciberseguridad, el valor de las criptomonedas lavadas procedía de “delitos de criptomonedas” en los que “las ganancias se obtienen prácticamente siempre en criptomonedas y no en moneda fiduciaria.”

Por primera vez desde 2018, los exchanges centralizados (CEX) representaron menos de la mitad (47%) del valor lavado, lo que indica un posible cambio en el comportamiento de los ciberdelincuentes. Los protocolos DeFi vieron aumentar su utilidad para las direcciones ilícitas casi un 2,000%, pasando de una cuota del 2% en 2020 al 17% en 2021.

image

Los hackers, como los infames norcoreanos que robaron alrededor de USD 400 millones, prefirieron fuertemente DeFi mientras que los estafadores tendieron a preferir los CEX, lo que Chainalysis atribuye a una “relativa falta de sofisticación.”

Chainalysis dijo: “Los pools de minería, los exchanges de alto riesgo y los mezcladores también vieron aumentos sustanciales en el valor recibido de las direcciones ilícitas.”

De los fondos lavados en 2021, una mayor proporción llegó a los cinco principales servicios de lavado en 2021 (58%) que en 2020 (54%). Sin embargo, la concentración general del lavado de dinero disminuyó en 2021, ya que 583 direcciones recibieron depósitos de al menos un millón de dólares de valor, mientras que en 2020 se utilizaron 270 direcciones de este tipo.

Por activos, las altcoins vieron la mayor cantidad de concentración: el 68% del dinero lavado fue enviado a las 20 direcciones de depósito más grandes utilizadas para la actividad ilícita. Le siguen Ethereum (ETH) con un 63%, stablecoins, con un 57%, y Bitcoin (BTC) con diferencia, el menos concentrado, con solo un 19% destinado a las principales direcciones.

Sigue leyendo: