https://images.cointelegraph.com/images/528_aHR0cHM6Ly9zMy5jb2ludGVsZWdyYXBoLmNvbS91cGxvYWRzLzIwMjItMDgvZDM4MzQ2ZTYtNTlhMS00YzMzLThjMDMtNzA1YWI5OTMxNmExLmpwZw==.jpg
image

El gobierno de Corea del Sur ha puesto fin a un programa científico que creó inodoros diseñados para convertir los desechos humanos en electricidad, calor y moneda digital.

El proyecto Science Walden se dio a conocer en julio de 2021 para diversión de la comunidad de criptomonedas y del público en general, presentando el inodoro BeeVi, que convertía los excrementos humanos en gas metano y recompensaba a sus “depositantes” con una moneda digital llamada Ggool.

Sin embargo, en declaraciones a Cointelegraph, el profesor Cho Jae-weon, líder de Science Walden, reveló que en febrero de este año, el desarrollo del inodoro BeeVi y su moneda digital asociada, Feces Standard Money (FSM), “desafortunadamente” terminó debido al fin programado de los cinco años de financiación del proyecto:

“Mi proyecto, Science Walden, desafortunadamente, llegó a su fin en febrero de este año, con FSM y BeeVi […] Creo que pensaron que lo habían apoyado lo suficiente y creen que Science Walden debería valerse por sí mismo para ser independiente.”

Cho, que cree que el proyecto debe considerarse un éxito, señaló que todavía hay algunos inodoros BeeVi dentro del campus en su Cabaña de la Ciencia, en el campus del Instituto Nacional de Ciencia y Tecnología de Ulsan, pero ese es el único lugar en el que existe ahora un inodoro de este tipo.

Desde su invención, los usuarios de BeeVi han tenido el alivio de ganar la moneda digital Ggool, una transliteración de la palabra coreana para miel, y tokens por proporcionar energía a la universidad. La moneda podría utilizarse para comprar productos en los campus, como café y aperitivos, pero el mercado no ha estado activo hasta ahora durante casi todo el año 2022.

Cho explicó a Cointelegraph que tanto su inodoro como su sistema FSM podrían haber sido una chispa para un cambio positivo significativo en la sociedad si se les hubiera dado una oportunidad. Se refirió a los tokens Ggool como un “bien social” que existe “en contraste con lo que pensamos como una ‘moneda'”:

“Pedimos a la gente que valore los productos, los bienes, los servicios e incluso una obra de arte solo en Ggool, sin pensar [en] su valor en won coreano y en dólares estadounidenses. Es una nueva forma de ver el valor de manera diferente.”

Los tokens Ggool se diseñaron con un tipo de interés negativo del 7% para desalentar el hodling, lo que significa que los ganadores deben ser regulares en la liquidación de sus activos o se arriesgan a perder el poder adquisitivo.

Además, el 30% de los tokens que se ganan se distribuyen a otros holders al recibirlos. Cho dijo:

“Como resultado, se trata de una forma de moneda que no favorece la acumulación de riqueza, sino que circula y se utiliza constantemente.”

Los tokens FSM y Ggool no son entidades respaldadas por el gobierno ni basadas en blockchain. El profesor Cho cree que el programa perdió su financiación porque “parece que a nadie le importa […] teniendo en cuenta que tiene un espíritu y una filosofía diferentes a las monedas existentes”.

El profesor Cho afirmó que las ciudades metropolitanas podrían beneficiarse de la tecnología utilizando los residuos para producir algo útil en lugar de limitarse a limpiar las tuberías de un sistema de agua centralizado o de ser liberados a la atmósfera como gas de efecto invernadero.

Por ejemplo, cree que hay muchas oportunidades con su tecnología, ya que el metano que produce puede quemarse para obtener calor o utilizarse como gas de cocina.

Sin embargo, admite que esa implantación requeriría una “estructura institucional”, así como una fuerte inversión en infraestructuras

Aclaración: La información y/u opiniones emitidas en este artículo no representan necesariamente los puntos de vista o la línea editorial de Cointelegraph. La información aquí expuesta no debe ser tomada como consejo financiero o recomendación de inversión. Toda inversión y movimiento comercial implican riesgos y es responsabilidad de cada persona hacer su debida investigación antes de tomar una decisión de inversión

Sigue leyendo:

Las inversiones en criptoactivos no están reguladas. Es posible que no sean apropiados para inversores minoristas y que se pierda el monto total invertido. Los servicios o productos ofrecidos no están dirigidos ni son accesibles a inversores en España.