El índice del dólar estadounidense (DXY) ha retrocedido ampliamente en las dos últimas semanas, tras alcanzar su máximo de dos décadas de 105; ha llegado a caer hasta un 3.20%.

Los riesgos de sobrevaloración atenazan el mercado del dólar

La corrección del dólar en las dos últimas semanas precede a doce meses de compras incesantes.

Recapitulando, el peso del billete verde frente a la cesta de las principales monedas extranjeras creció alrededor de un 14.3% en un año, principalmente porque los mercados buscaron refugios seguros frente a los temores de una Reserva Federal de línea dura y, más recientemente, el conflicto militar entre Ucrania y Rusia.

image
Gráfico semanal del DXY. Fuente: TradingView

Los saldos de efectivo entre los gestores de fondos mundiales crecieron un 6.1% de media desde el 11 de septiembre, según mostró una reciente encuesta realizada por Bank of America entre 288 asignadores de activos. El informe también señaló que el 66% de los gestores de activos cree que las ganancias mundiales se debilitarán en 2022, lo que les lleva a mantener posiciones de efectivo “sobreponderadas”.

“El mercado ha acaparado una gran cantidad de dólares en los últimos meses”, dijo George Saravelos, estratega de Deutsche Bank, al Financial Times, y añadió que “esto está llevando a una sobrevaloración muy sustancial del dólar”.

Por lo tanto, el último retroceso del dólar puede haber sido una corrección provisional para neutralizar sus condiciones de “sobrecompra”, como también sugieren las lecturas semanales del índice de fuerza relativa (RSI) del billete verde (en el gráfico siguiente).

Desde un punto de vista más técnico, el DXY podría seguir retrocediendo hacia una línea de tendencia ascendente que, como soporte, ha estado limitando sus movimientos a la baja desde enero de 2021, como se muestra a continuación.

image
Gráfico semanal del DXY. Fuente: TradingView

Si se producen más ventas, es probable que el índice retroceda desde su rango de resistencia actual, con el siguiente objetivo a la baja en la línea de 0.786 Fib cerca de 100.

Perspectivas de un euro más fuerte

El DXY también retrocedió a principios de esta semana, ya que Christine Lagarde, presidenta del Banco Central Europeo (BCE), estableció una nueva política más dura el 23 de mayo.

Lagarde se comprometió a subir los tipos de interés antes de septiembre de 2022, alejándose así de la política monetaria acomodaticia del BCE, que lleva una década dando lugar a unos tipos de interés negativos de facto.

En consecuencia, los tipos de interés en la Eurozona se dispararían a cero, cuya perspectiva ha hecho que el euro se fortalezca frente al dólar.

image
Gráfico semanal del par EUR/USD. Fuente: TradingView

Pero incluso con la actual crisis entre Ucrania y Rusia y su acceso a la energía desbordante, la confianza de la Eurozona en el crecimiento empresarial sigue siendo fuerte, según muestra la reciente encuesta IFO. Esto supondría un mayor impulso para el euro, que podría presionar al dólar a la baja.

image
La encuesta IFO muestra una sólida confianza empresarial en Alemania. Fuente: Bloomberg

“Todavía es demasiado pronto para afirmar con seguridad que el dólar ha entrado en una tendencia de debilitamiento”, dijo John Authers, editor senior de Bloomberg Opinion, y añadió:

“Pero su descenso es otro indicio de que se está replanteando la narrativa de la ‘estanflación y los tipos cada vez más altos’.”

Las monedas de los mercados emergentes frente a bitcoin

Un DXY más débil solo representa su peso decreciente frente a las monedas extranjeras. Pero una mirada más profunda al dólar muestra el debilitamiento del poder adquisitivo en un entorno de alta inflación. El índice de precios al consumo (IPC) superó el 8% en abril de 2022.

En consecuencia, el dólar, aunque más fuerte que hace un año, no ha sido capaz de hacer que las divisas de los mercados emergentes caigan en picado, rompiendo así su correlación negativa tan extendida.

En particular, los rendimientos de las monedas de los países en desarrollo, como el real brasileño y el peso chileno, han sido superiores a los del dólar desde enero de 2022.

image
Gráfico de precios diarios de los pares BRL/USD y CLP/USD. Fuente: TradingView

Las divisas de los mercados emergentes tienden a tener un rendimiento inferior cuando el dólar sube, principalmente porque los inversores miran al billete verde como su último refugio en tiempos de incertidumbre del mercado global. Pero con la subida de los precios de las materias primas debido a la crisis entre Ucrania y Rusia, los inversores se están replanteando su estrategia.

Mientras tanto, los países que aumentan sus tipos de interés también están creando un mejor entorno de inversión para sus monedas, afirma Stephen Gallo, jefe europeo de estrategia de divisas de BMO Capital Markets.

Extractos de sus declaraciones al Wall Street Journal:

“Los bancos centrales de los mercados emergentes se ven obligados a endurecer su política para seguir el ritmo de la Fed. O eso, o se imponen controles de capital.”

El actual juego de poder entre el dólar y las monedas de los mercados emergentes ha dejado a bitcoin (BTC) sin consideración. Su valor ha caído más de un 50% desde noviembre de 2021 y se mantiene fuertemente con los activos de riesgo.

image
Gráfico de precios diarios del par BTC/USD con su correlación con el DXY y el par EUR/USD. Fuente: TradingView

Sin embargo, la correlación negativa de bitcoin con el DXY ha pasado a ser positiva esta semana. Esto sugiere que un mayor descenso en los mercados del dólar no necesariamente desencadenaría una recuperación del precio de BTC a corto plazo. 

Como informó Cointelegraph, los pedidos de un macro fondo de USD 20,000 e incluso mucho más bajo son cada vez más fuertes, ya que bitcoin lucha por volver a superar la marca de USD 30,000. 

Los puntos de vista y las opiniones expresadas aquí son únicamente las del autor y no reflejan necesariamente las opiniones de Cointelegraph.com. Cada inversión y movimiento de comercio implica un riesgo, por lo que usted debe llevar a cabo su propia investigación al tomar una decisión.

Sigue leyendo:

Las inversiones en criptoactivos no están reguladas. Es posible que no sean apropiados para inversores minoristas y que se pierda el monto total invertido. Los servicios o productos ofrecidos no están dirigidos ni son accesibles a inversores en España.