image

Un grupo de hackers que se infiltró en los servidores de Nvidia el mes pasado está intentando vender un software que podría desbloquear los limitadores de la tasa de hash de la minería de criptomonedas en las tarjetas gráficas insignia de la empresa.

Un grupo de hackers sudamericanos, conocido como LAPSUS$, afirma haber robado un terabyte de datos de los servidores de Nvidia a finales de febrero. El grupo ofrece ahora un software en forma de controlador personalizado para desbloquear los limitadores que la empresa ha puesto en sus tarjetas gráficas de gama alta.

Nvidia declaró que tuvo conocimiento del incidente el 23 de febrero, y declaró, según los informes del 2 de marzo:

“Somos conscientes de que el responsable de la amenaza tomó las credenciales de unos empleados y alguna información exclusiva de Nvidia de nuestros sistemas y ha comenzado a filtrarla en línea”.

El grupo de ciberdelincuentes ha intentado extorsionar a la compañía con sede en California a través de un canal de Telegram. Además de filtrar los datos personales sensibles que robó, el grupo está ofreciendo saltarse los límites de las tarjetas gráficas de la serie RTX 3000 de Nvidia para permitir mayores tasas de hash para la minería de Ethereum.

El 1° de marzo, PCMag reveló capturas de pantalla del canal del grupo en las que se afirmaba que “esta filtración contiene código fuente y datos altamente confidenciales/secretos de varias partes del controlador de la GPU de Nvidia, Falcon, LHR y demás”.

LHR se refiere a “Lite Hash Rate”, que es un limitador que la compañía introdujo para desajustar sus GPU en 2021 con el fin de disuadir a los mineros de criptomonedas de hacerse con todas ellas, dejando algunas para su mercado principal de jugadores de PC.

El grupo de hackers también está intentando pedir un rescate a Nvidia con la exigencia de que elimine el limitador de todas las tarjetas de la serie RTX 3000 y haga que los controladores sean de código abierto. Ha dado a la compañía hasta el 4 de marzo para tomar una decisión.

Los precios y la disponibilidad de las tarjetas gráficas han sido una pesadilla para los jugadores en los últimos dos años, lo que ha aumentado su enfado contra los mineros de criptomonedas y la industria en general.

Las GPU de gama alta pueden costar más de 1,800 dólares si están en stock, y los modelos de menor especificación son muy difíciles de conseguir, lo que ha llevado a la aparición de un mercado de tarjetas usadas en el que los precios de las tarjetas gráficas más antiguas a menudo superan su coste original en ciertas regiones.

Aclaración: La información y/u opiniones emitidas en este artículo no representan necesariamente los puntos de vista o la línea editorial de Cointelegraph. La información aquí expuesta no debe ser tomada como consejo financiero o recomendación de inversión. Toda inversión y movimiento comercial implican riesgos y es responsabilidad de cada persona hacer su debida investigación antes de tomar una decisión de inversión.

Sigue leyendo: 

Las inversiones en criptoactivos no están reguladas. Es posible que no sean apropiados para inversores minoristas y que se pierda el monto total invertido. Los servicios o productos ofrecidos no están dirigidos ni son accesibles a inversores en España.