image

Desde el principio, el uso de identidades seudónimas para proteger su privacidad ha sido una parte integral del sector de las criptomonedas; sin embargo, como el mercado ha madurado mucho desde los primeros días, la cuestión de que estas prácticas sigan siendo moralmente correctas ha vuelto a pasar a primer plano, especialmente en relación con proyectos que han alcanzado cierto grado de importancia.

En este sentido, la empresa estadounidense de medios de comunicación y entretenimiento Buzzfeed reveló recientemente las identidades de dos de los cuatro fundadores de Bored Ape Yacht Club (BAYC) -es decir, “Gordon Goner” y “Gargamel”- como Greg Solano y Wylie Aronow. 

La periodista Kate Notopoulos escribió recientemente un artículo titulado We Found The Real Names Of Bored Ape Yacht Club’s Pseudonymous Founders (Encontramos los verdaderos nombres de los fundadores del Bored Ape Yacht Club), en el que descubrió los nombres de la pareja revisando los registros disponibles públicamente asociados a Yuga Labs, la empresa que está detrás de la colección. Yuga se constituyó en Delaware con una dirección asociada a Solano, mientras que otros registros apuntan a Aronow.

El mismo día de la revelación, Yuga Labs indicó que su colección NFT estaba en conversaciones de financiación con una de las principales empresas de capital riesgo de Silicon Valley, a16z, que valoraba la colección completa en unos atractivos 5.000 millones de dólares.

Tras el “doxing” -término informal que hace referencia a la publicación de información privada sobre un individuo concreto en Internet- tanto Solano como Aronow acudieron a Twitter para destacar la importancia de la privacidad individual, especialmente en el contexto de la Web3 frente a la Web2.

¿Es ético el doxing?

Según Notopoulos, cuando una empresa tan grande como BAYC -es decir, que atrae miles de millones de dólares al año- opera a escala mundial, es imperativo que los fundadores o el director general de la empresa utilicen su nombre real y no un anónimo, y añade:

“Hay razones por las que en el mundo empresarial tradicional, el director general o el fundador de una empresa utiliza su nombre real y no un anónimo. ¿Cómo les haces responsables si no sabes quiénes son?”.

Para reforzar su argumento, añadió que los ejecutivos asociados a empresas que cotizan en bolsa en Estados Unidos están obligados por la Comisión del Mercado de Valores a rellenar varias declaraciones e informes, mientras que las empresas más pequeñas están sujetas a una intensa normativa bancaria, así como a las leyes de “Conozca a su cliente”, que obligan a todos los ejecutivos a utilizar sus nombres reales.

Dicho esto, la aparente “exposición no consentida” de los fundadores de BAYC ha sacado a la luz una serie de críticas, especialmente de aquellos individuos que operan dentro del floreciente ecosistema de Web3. Por ejemplo, el destacado podcaster de criptomonedas Colbie se refirió al artículo como “basura” periodística destinada simplemente a atraer clics, y el fundador de Messari, Ryan Selkis, se hizo eco de un sentimiento algo similar. 

Sin embargo, en medio de toda esta reacción, Notopoulos parece permanecer relativamente imperturbable, afirmando que hizo lo que tenía que hacer tanto desde un punto de vista ético como periodístico. 

Los expertos están divididos 

Giselle Nagle, jefe de operaciones de PhotoChromic, un protocolo de identidad digital basado en la cadena de bloques, dijo a Cointelegraph que la cuestión de la protección de la identidad es muy compleja y multifacética y que es muy difícil de resolver, y añadió:

“Para resumirlo, hay dos aspectos principales de la identidad: el personal y el público. La identidad seudónima funciona mejor cuando se necesita confiar en que la persona que está detrás de la identidad es quien dice ser y cuando se intercambia información sensible. Sin embargo, en ambos casos, el individuo debe tener plena autonomía para exponer o no su identidad”.

Añadió que la identidad de una persona es su mayor activo y que es necesario que todo el mundo -especialmente los individuos que operan en el ámbito de la tecnología digital- sepa colocar mecanismos para proteger su información. “Por primera vez desde la llegada de Internet estamos empezando a ver cómo se unen las piezas del puzzle para desbloquear el enorme potencial de una visión holística de la propia identidad”, opinó Nagle.

Del mismo modo, Jaya Klara Brekke, directora de estrategia de la empresa de tecnología de la privacidad Nym Technologies, dijo a Cointelegraph que la mencionada maniobra de Buzzfeed era muy sospechosa y que, por lo tanto, es cada vez más importante contar con protecciones de la privacidad más sólidas, especialmente a medida que la industria sigue madurando. 

En opinión de Brekke, los anónimos individuales ya no son suficientes, y añade que con las herramientas que permiten el análisis de los libros de contabilidad públicos, el tráfico y los metadatos, ahora fácilmente disponibles en el mercado abierto, las cuestiones relacionadas con la privacidad son más problemáticas. Dijo:

“Nos dirigimos rápidamente hacia un problema de privacidad mayor que nunca. Que, a su vez, alimentan los sistemas de perfiles e identidades discriminatorios, bloqueando el acceso abierto a los recursos tecnológicos. Necesitamos una tecnología que siga siendo neutral, abierta y disponible para todos”.

Una opinión algo contraria fue compartida por Lior Lamesh, cofundador y CEO de GK8, una fin-tech de ciberseguridad, quien dijo a Cointelegraph que blockchain, por su propia naturaleza, es privada y que mientras la organización que dirige una iniciativa de blockchain pueda gobernar sus operaciones de acuerdo con la ley del país, tiene el derecho de mantener las identidades de sus usuarios y partes interesadas en privado.

Lamesh también afirmó que los periodistas son buscadores de la verdad por naturaleza y, por tanto, tienen derecho a hacer su trabajo y, en este caso, que Notopoulos revelara la identidad de los fundadores de BAYC estaba bien:

“Esto no debe interpretarse como un motivo de preocupación. Lo que sí se puede decir ahora es que es casi seguro que estas artes digitales no se utilizarán como conducto para el blanqueo de dinero porque el equipo de BAYC aplicará nuevos métodos de protección de datos. Así que, en cuanto a la posibilidad de hacer lo correcto, no podemos decir que el movimiento del periodista de Buzzfeed esté fuera de lugar”.

La tendencia del doxing puede seguir ganando adeptos

Vale la pena mencionar que Solano y Aronow no son los primeros grandes nombres en el espacio de criptomonedas que han sido públicamente sacados a la luz este año, ya que a principios de 2022, “0xSifu”, el administrador de tesorería anónimo para el controvertido protocolo basado en Avalanche, Wonderland Money, fue revelado como ex convicto, así como cofundador del ahora desaparecido exchange de criptomonedas QuadrigaCX, Michael Patryn.

El pasado criminal de Patryn ha causado grandes olas dentro del panorama global de las criptomonedas allá por 2019, cuando el operador de QuadrigaCX, Gerald Cotten -que trabajaba estrechamente con Patryn- murió en circunstancias misteriosas, llevándose consigo criptomonedas de inversores por valor de 169 millones de dólares. 

Tras el escándalo, se desveló que el verdadero nombre de Patryn era Omar Dhanani, un delincuente imputado que se vio obligado a pasar un total de 18 meses en una prisión federal de Estados Unidos por cargos de robo de identidad hace más de una década y media. Tras su liberación, Dhanani cambió su nombre por el de Michael Patryn y posteriormente se asoció con el espacio de las criptomonedas, lanzando QuadrigaCX y, más recientemente, uniéndose al equipo de Wonderland. 

Por lo tanto, a medida que nos adentramos en un futuro en el que las empresas de criptomonedas siguen siendo cada vez más aceptadas dentro de la corriente principal, será interesante ver cuánto tiempo más podrán mantener sus identidades privadas los operadores seudónimos de varias plataformas.

Aclaración: La información y/u opiniones emitidas en este artículo no representan necesariamente los puntos de vista o la línea editorial de Cointelegraph. La información aquí expuesta no debe ser tomada como consejo financiero o recomendación de inversión. Toda inversión y movimiento comercial implican riesgos y es responsabilidad de cada persona hacer su debida investigación antes de tomar una decisión de inversión