https://images.cointelegraph.com/images/528_aHR0cHM6Ly9zMy5jb2ludGVsZWdyYXBoLmNvbS91cGxvYWRzLzIwMjItMDcvNGU5M2FlZGUtMmU1Mi00MTc3LWI4N2QtMTU0ZmRkMjQyNDg3LmpwZw==.jpg

Una nueva investigación muestra que, a pesar de la caída de los precios de los activos digitales, el criptojacking ha alcanzado niveles récord en el primer semestre de 2022.

Según una actualización de mitad de año sobre las ciberamenazas realizada por la empresa estadounidense de ciberseguridad SonicWall, los volúmenes globales de criptojacking aumentaron en USD 66.7 millones, es decir, un 30%, en el primer semestre de 2022 en comparación con el mismo periodo del año anterior.

El criptojacking es un ciberdelito por el que actores maliciosos se apoderan de los recursos informáticos de una víctima infectando la máquina con un malware diseñado para minar criptomonedas. A menudo se ejecuta a través de vulnerabilidades en los navegadores web y extensiones.

image
Fuente: SonicWall

El informe afirma que el aumento general del criptojacking puede atribuirse a un par de factores.

En primer lugar, los ciberdelincuentes están aprovechando la vulnerabilidad Log4j para desplegar ataques en la nube. En diciembre de 2021, se descubrió una vulnerabilidad crítica que afectaba a la utilidad de registro basada en Java en la biblioteca de código abierto gestionada por la empresa de software Apache. Los hackers pueden explotarla para obtener acceso remoto a un sistema.

En segundo lugar, el cryptojacking es un ataque de menor riesgo que el ransomware, que necesita hacerse público para tener éxito. Las víctimas del criptojacking no suelen ser conscientes de que sus ordenadores o redes han sido hackeados.

Cuidado con el sector financiero

Los atacantes también parecen haber cambiado sus objetivos preferidos durante el período, pasando de los sectores gubernamental, sanitario y educativo a los sectores minorista y financiero.

Los ataques de criptojacking dirigidos al sector financiero se dispararon un 269% en el periodo, más de cinco veces más que el segundo sector más importante, el minorista, que vio aumentar los ataques en un 63%.

“El número de ataques al sector financiero es cinco veces mayor que el segundo sector más alto, el comercio minorista, que solía estar al final de la lista”, señalaron los investigadores.

Los investigadores, sin embargo, señalaron que el volumen de ataques de criptojacking comenzó a caer junto con los mercados de criptomonedas en la primera mitad del año, ya que los ataques se estaban volviendo menos lucrativos.

Observaron un patrón de volúmenes significativamente más altos en el primer trimestre, seguido de una “caída de verano del criptojacking” en el segundo trimestre. La empresa afirma que, basándose en las tendencias anteriores, los volúmenes del tercer trimestre también serán bajos, y es probable que los ataques vuelvan a repuntar en el cuarto

El descenso del verano de este año también se ha atribuido a la caída de los precios de los criptoactivos, ya que los mercados se han reducido en un 57% desde principios de año.

Aclaración: La información y/u opiniones emitidas en este artículo no representan necesariamente los puntos de vista o la línea editorial de Cointelegraph. La información aquí expuesta no debe ser tomada como consejo financiero o recomendación de inversión. Toda inversión y movimiento comercial implican riesgos y es responsabilidad de cada persona hacer su debida investigación antes de tomar una decisión de inversión

Sigue leyendo:

Las inversiones en criptoactivos no están reguladas. Es posible que no sean apropiados para inversores minoristas y que se pierda el monto total invertido. Los servicios o productos ofrecidos no están dirigidos ni son accesibles a inversores en España.