El colapso del ecosistema de Terra -en concreto, la moneda nativa LUNA y la stablecoin algorítmica TerraUSD (UST)- sacudió el ecosistema más amplio de blockchain y criptodivisas. No sólo se desplomó el valor de los tokens del ecosistema Terra (como la ANC de Anchor), sino que el miedo, la incertidumbre y la duda generalizados hicieron que las criptodivisas líderes del mercado, Bitcoin (BTC) y Ether (ETH), cayeran por debajo de los 27,000 y 1,800 dólares, respectivamente, en algunos exchanges.

En el momento en que escribo este artículo, el mercado de las criptomonedas aún no se ha recuperado, aunque el contagio de Terra se ha contenido en su mayor parte.

Un gran golpe a la confianza del sector

Los participantes en el mercado de las criptomonedas -y especialmente los que están involucrados en LUNA y UST- fueron eliminados con el colapso de los dos activos. Para las personas que estaban apostando la supuestamente segura “stablecoin” tenuemente vinculada al dólar para ganar intereses, la espiral de muerte de UST fue absolutamente brutal. No sólo los fondos de cobertura, sino también los particulares perdieron mucho dinero. En algunos casos, perdieron los ahorros de toda su vida.

Desgraciadamente, la mayoría de los usuarios habituales (e incluso algunos de los fondos de cobertura) no eran conscientes de los riesgos que entrañaba el staking de las stablecoins algorítmicas, a pesar de que había un historial de fracasos experimentales en el frente de las algo-estables y de que no se habían implementado con éxito.

image

Los reguladores mordieron el anzuelo

Los reguladores se apresuraron -casi demasiado- a utilizar el dramático desenlace de Terra como ejemplo de la necesidad de regular las stablecoins (y las finanzas descentralizadas). La secretaria del Tesoro de los Estados Unidos, Janet Yellen, se apresuró a mencionar el suceso en una audiencia del Comité de Servicios Financieros de la Cámara de Representantes sobre el Informe Anual del Consejo de Supervisión de la Estabilidad Financiera al Congreso, en la que pidió a los legisladores que desarrollaran un “marco federal coherente” sobre las stablecoins en un esfuerzo por abordar los riesgos.

Los comentarios de Yellen son relativamente suaves si se comparan con los de la senadora Elizabeth Warren, que ha arremetido repetidamente contra las finanzas descentralizadas (y, en general, las criptomonedas) como una industria dirigida por “supercodificadores en la sombra” y delincuentes. La legisladora también escribió recientemente con la senadora Tina Smith que “invertir en criptodivisas es una apuesta arriesgada y especulativa”, entre otras cosas. Leyendo entre líneas, el colapso de Terra está echando leña al fuego de los críticos de las criptomonedas en el Congreso.

La imagen que pintan algunos legisladores -y ciertamente no sólo los de Estados Unidos- es que la industria de las criptomonedas es un lugar peligroso para que la gente invierta su dinero. A menudo citan la falta de regulaciones, protecciones para los usuarios y sistemas de mitigación de riesgos (cuando no se ocupan de afirmar falsamente que es utilizado principalmente por delincuentes).

Sin embargo, este cuadro no es precisamente realista.

El papel de los CEX en la gestión de riesgos y la protección de los usuarios

Los viejos tiempos del “salvaje oeste” de la industria de las criptomonedas han quedado atrás, al menos en el espacio de los exchanges centralizados (CEX). Muchas plataformas de negociación avanzadas con libros de órdenes centralizados proporcionan, de hecho, redes de seguridad y medidas de mitigación de riesgos con el único propósito de proteger a sus usuarios de la grave volatilidad del mercado.

Como ejemplo, tras el colapso del mercado de criptomonedas en torno a LUNA y UST la semana pasada – que fue devastador para tantos inversores y operadores de criptomonedas – OKX se destacó como los exchanges de criptomonedas que fueron capaces de proteger a sus clientes de los efectos brutales del colapso.

image

Explicaré cómo funcionó: el sistema de gestión de riesgos de OKX logró esto al notar primero la volatilidad del precio de LUNA y enviar una alerta por correo electrónico a todos los inversores que estaban staking UST en OKX Earn, la plataforma agregadora de criptomonedas del exchange que incluye ofertas de ganancias DeFi. En dos fases, OKX liberó más de 500 millones de UST pertenecientes a más de 9.000 inversores. El precio de los UST durante estas dos fases fue de 0.99 y 0.8 dólares. OKX también notificó a los usuarios de Earn que sus UST habían sido liberados del staking.

La liberación/desbloqueo de las UST de los inversores de ser apostadas a través de OKX Earn dio a los inversores la oportunidad de evitar más pérdidas en sus UST, que no pudieron mantener su vinculación con el dólar.

Por qué es importante la gestión del riesgo en las criptomonedas

El colapso de Terra y sus efectos más amplios en el mercado de las criptomonedas demuestran por qué los exchanges de criptomonedas necesitan sistemas avanzados de gestión de riesgos, especialmente cuando proporcionan acceso a protocolos financieros descentralizados (DeFi) que ofrecen rendimientos favorables. La respuesta del sistema de gestión de riesgos de OKX, que dio a los traders la oportunidad de protegerse de los efectos desencadenados por la grave volatilidad de los mercados, pone de manifiesto las ventajas de utilizar una plataforma de exchanges centralizada para “hacer DeFi”. En lugar de “ir por libre”, por así decirlo, y apostar por Anchor u otros protocolos, utilizar las ofertas de un CEX puede ofrecer protección al usuario y mitigar el riesgo si las cosas van mal para el protocolo en cuestión.

Por supuesto, debe haber un equilibrio entre los valores fundadores de las criptomonedas -independencia, descentralización, libertad, seguridad “sin confianza”- y la mitigación del riesgo para las personas y las empresas que quieren invertir, ganar o comerciar con criptomonedas. A fin de cuentas, todos queremos que todo el mundo tenga un acceso seguro e independiente al creciente mundo de las criptomonedas. Sin embargo, no todo el mundo está preparado (o incluso quiere) asumir todos los riesgos por sí mismo.

Los exchanges centralizados siguen teniendo un papel importante a la hora de facilitar un acceso más seguro a las finanzas descentralizadas mediante sistemas avanzados de mitigación de riesgos. A medida que más y más gente nueva se adentra en el apasionante mundo que ofrece la tecnología blockchain, podemos proporcionar orientación, experiencia y mitigación de riesgos para ayudar a garantizar que -al final del día- se queden.

Este artículo no contiene consejos ni recomendaciones de inversión. Cada movimiento de inversión y negociación implica un riesgo, los lectores deben realizar su propia investigación al tomar una decisión.

Los puntos de vista, pensamientos y opiniones expresados aquí pertenecen únicamente al autor y no reflejan ni representan necesariamente los puntos de vista y opiniones de Cointelegraph.

Lennix Lai es el director general de OKX. Dirige la estrategia empresarial y las operaciones de OKX a nivel internacional. Antes de unirse a OKX, Lennix trabajó en JP Morgan, AIG y Cash Financial Services Group. Con 15 años de experiencia en el mundo de los servicios financieros y fintech, Lennix desempeña un papel clave en la transformación de OKX de un exchange centralizado estándar en el mayor centro de servicios DeFi, tokens no fungibles y juegos de blockchain – así como trading de criptomonedas.

Las inversiones en criptoactivos no están reguladas. Es posible que no sean apropiados para inversores minoristas y que se pierda el monto total invertido. Los servicios o productos ofrecidos no están dirigidos ni son accesibles a inversores en España.